Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
64 40 www. abc. es cuarentagrados JUEVES 26- -7- -2007 ABC Julian Schnabel inaugura mañana en la vieja fábrica de Tabacalera de San Sebastián una extensa muestra de su producción pictórica, titulada Summer Julian Schnabel Pintor y cineasta A veces, la gente olvida que una obra de arte es un acto de paz POR ALBERTO MOYANO FOTOS: DAVID APREA ijo de un emigrante checoslovaco y de una neoyorquina de ascendencia rumana, el destino de Julian Schnabel (Nueva York, 1951) se decidió a los nueve años, cuando en una visita con H Su película para el decorado del espectáculo Berlín de Lou Reed, se estrena el 4 de septiembre en el Festival de Venecia y puede que se vea en el de San Sebastián su madre al Museo de Brooklyn, se encontró frente a un cuadro de Rembrandt. Allí decidió que quería ser pintor. Aunque aún no tenía edad para utilizar el óleo en clase, de vez en cuando, íbamos a la tienda y mi madre me compraba dos tubos de colores Schnabel recuerda que tras la Guerra Mundial, la gente iba a EE. UU. buscando un arte nuevo y dejando atrás su equipaje histórico. El peso de la tradición es menor en EE. UU. Durante su etapa de formación, veía los cuadros de los maestros antiguos en los libros, pero estas ilustraciones nunca me dejaron satisfecho. Quise ver los cuadros en persona, así que viajé a Italia. Tampoco se puede ver un cuadro en un ordenador. Internet funciona muy bien, pero no para entender el arte ni para saber qué es estar enfrente de un cuadro, y ver las manchas y cómo se han trazado las pinceladas. Hay mucha gente que ha pintado Cristos crucificados, pero ¿por qué es mejor un caravaggio que uno de otro pintor? ¿Por qué conocemos a Fra Angelico? En un libro no se diferencian mucho. La gente no puede localizar todo en el ordenador Subyugado por la estética industrial de la antigua fábrica de tabacos, ahora Schnabel manifiesta su entusiasmo por este espacio de Tabacalera en San Sebastián, mientras recorre las dieciocho salas de la planta baja del edificio que acogerán sus obras. Además, su película para el decorado del espectáculo Berlín de Lou Reed, se estrena el 4 de septiembre en el Festival de Venecia y probablemente se proyectará en el de San Sebastián. ¿Qué sensaciones le produce reencontrarse con obras que pintó hace más de dos décadas? -Estos veintitantos años han pasado como un parpadeo. Ver ahora todas estas obras es como leer un diario en el que escribiste algunas cosas en un determinado momento. Me siento bien cuando miro esos cuadros porque veo que mantengo una conexión con ellos. Muchos están habitualmente en mi estudio de Nueva York. Por