Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA JUEVES 26 s 7 s 2007 ABC Malestar en la Audiencia por las especulaciones sobre las condenas del 11- M Bassan Dalati Satut AP Samer Dabbas AP Acusaciones y defensas coinciden en la discreción del Tribunal y están convencidos de que no habrá filtraciones S. E. MADRID. Las especulaciones interesadas sobre las posibles condenas a los ya juzgados por los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid han causado sorpresa y malestar en la Audiencia Nacional, por cuanto las deliberaciones, cuyo carácter es secreto, todavía no han concluido. De hecho, uno de los tres magistrados está de vacaciones desde el 12 de julio, con lo que las reuniones que los miembros del tribunal (Javier Gómez Bermúdez, Fernando García Nicolás y Alfonso Guevara) han tenido hasta el momento se limitan a apenas una decena de encuentros una vez concluido el juicio. Fuentes jurídicas consultadas por ABC tampoco descartan la posibilidad de que el Tribunal acuerde la libertad de alguno de los acusados en los próximos días: se trataría de aquéllos que el próximo mes de marzo vayan a cumplir el máximo de cuatro años en prisión preventiva y cuyas condenas podrían ser inferiores a siete años. No obstante, esas fuentes advierten que ya no hay peligro de que alguno de los condenados pudiera quedar en libertad al cumplirse el plazo máximo de prisión provisional. Y ello porque el juicio ya se ha celebrado y porque el cumplimiento de esos cuatro años se produciría una vez notificada la sentencia. No es la primera vez que un acusado está cuatro años en prisión preventiva y, al rebajarse su condena dos años, la consecuencia es que pase en la cárcel más tiempo del que debería haber estado, recuerdan. Tampoco en las previsiones sobre la notificación de la sentencia ha habido cambio alguno. Se espera que la resolución esté lista la primera quincena de octubre. Los magistrados ultimarán en septiembre los flecos de la resolución, de la que será ponente el también presidente Gómez Bermúdez. Entretanto, y conscientes de que se trata de una sentencia con evidente repercusión social y mediática, ya no sólo en España sino en todo el mundo- -al tratarse de la primera contra Al Qaida en Europa- los magistrados han sellado un pacto de silencio para evitar cualquier tipo de filtración, y ello por respeto, por encima de todo, a las víctimas. El malestar en la sede de la Audiencia se justificaba en la posibilidad de que esas deducciones interesadas abran la espita de un sinfín más de especulaciones a beneficio de parte que pueden convertir los más Dos sirios crearon una red financiera para nutrir de fondos a redes yihadistas Tenían 700.000 euros distribuidos en diferentes cuentas de varios países DOLORES MARTÍNEZ MADRID. La Policía ha detenido a Bassan Dalati Satut y Samer Dabbas, de nacionalidad siria, por blanquear, a través del mercado inmobiliario, dinero que tenía por destino el terrorismo yihadista. Los arrestados contaban con 700.000 euros distribuidos en diferentes cuentas de varios países. Para este fin, crearon sociedades instrumentales, a cuyo frente situaron a testaferros. Con las detenciones de Dalati, de 48 años, y Dabbas, de 30 años, son ya 35 los individuos arrestados por su vinculación con el terrorismo internacional. Además de por blanqueo, la Policía los acusa de los delitos de colaboración con organización terrorista y falsificación de documento mercantil. Según el Ministerio del Interior, los sirios se dedicaban a canalizar los fondos que aportaban miembros o simpatizantes de organizaciones terrorista de ideología radical, tanto dentro de España como en el extranjero. Luego, estas cantidades las invertían en la construcción de viviendas y los fondos obtenidos por las ventas los destinaban a la financiación de actividades yihadistas. Todo el entramado empresarial y financiero era dirigido por Dalati, quien sustituyó en este cometido al anterior jefe del grupo, Muhamed Galeb Kalaje Zouaydi, encarcelado en Ocaña, donde cumple una condena de nueve años por la Operación Dátil De hecho, Dalati, alias Abu Abdo que también fue detenido en esa intervención policial, fue socio de Kalaje en tres empresas de construcción y de reformas que también sirvieron para financiar a células de Al Qaida de Europa, África, América y Asia. La primera empresa que crearon el sirio Kalaje y Dalati fue en 1997 con el nombre de Proyectos Promociones Iso, situada en la calle Avenida Presidente Carmona, 1. En 1999 abrieron Proyectos Promociones Paradais, con domicilio social en la calle Sor Ángela de la Cruz, 43 y, en 2001, Proyectos Edispan, en la calle Nuestra Señora del Carmen. En Madrid construyeron trece viviendas en la calle Baracaldo y Arroyo, siete en la de Mariano Serrano, cuatro en la de Hernani y catorce en Genciana. Los beneficios fueron enviados a ONG islámicas y mezquitas de Turquía, Egipto, Arabia Saudí, Alemania, Estados Unidos, Jordania, Palestina, Siria y Afganistán. Parte de las ganancias también llegaron a Yemen, en concreto a manos de Nabil Nanakli, sirio nacionalizado español, condenado a cadena perpetua por el intento de asesinato del primer ministro yemení. Así, el entramado dirigido por Kalaje y Dalati logró transferir 700.000 euros a personas y entidades vinculadas con Al Qaida. Ayer el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba también cifró en 700.000 euros los fondos que los dos últimos detenidos habían distribuido en diferentes cuentas de varios países. En los registros, se han incautado 120.000 euros que estaban en una caja fuerte oculta en la cocina, documentación de prensa sobre el terrorismo internacional y material informático. Pacto de silencio de dos meses que restan hasta en fallo en un tormento para el tribunal. Son las víctimas las que más confían en la discreción de los magistrados. Argumentan que si el comportamiento de la Sala ha sido ejemplar durante estos meses, no cabe esperar lo contrario antes de que se dicte sentencia. Lo lógico- -subrayan desde una de las acusaciones- -es que todos tengamos conocimiento de las condenas o absoluciones a la vez Ése es uno de los motivos por los que la lectura de la sentencia (del fallo, en este caso) será pública, como también lo fue la que condenó a la célula de Al Qaida que fundó en España Abu Dahdah Pero no sólo entre las acusaciones, sino también entre las defensas, imperaba ayer la desconfianza sobre las especulaciones que hablan de las condenas, aunque veían normal que al tratarse de un juicio con tanta trascendencia los medios de comunicación comiencen a hacer sus quinielas Los letrados consultados coincidían con las acusaciones en su convencimiento de que de ninguno de los miembros del Tribunal va a salir un solo dato que tenga que ver con la sentencia. Es palabra de caballeros- -apuntan- -y no tenemos indicio que nos lleve a pensar lo contrario Otro defensor ve en estas elucubraciones un intento de poner nerviosos a los acusados. Los letrados sostienen que el propio desarrollo del juicio ya ha fijado el destino de cada uno de ellos. La sala donde se celebró el juicio del 11- M durante una de las sesiones ABC