Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 26 s 7 s 2007 ETA rompe la tregua s La lucha antiterrorista ESPAÑA 13 Cae en Francia un etarra mientras estallan dos artefactos en el Tour El terrorista Pablo Aperribay recabó información sobre políticos vascos del PP y PSE D. M. J. P. MADRID. El etarra Pablo Aperribay Bediag está ya en el calabozo. El terrorista, que ocultó al pistolero Javier Pérez Aldunate cuando preparaba en 2004 un atentado contra su Majestad el Rey con un fusil de mira telescópica en Palma de Mallorca, fue detenido a mediodía de ayer por la Policía municipal de la localidad francesa de Lannemezan. El criminal estaba acompañado por otro individuo, que consiguió huir, merodeando por un aparcamiento, al parecer con el propósito de de robar un coche. Aperribay no iba armado pero sí llevaba dinero. Además de 400 euros, portaba una cantidad no determinada de libras esterlinas, hecho al que se da cierto relieve en medios de la lucha antiterrorista por cuanto vendría a abonar la hipótesis, tras la detención el pasado abril de tres etarras en Sheffield, de que la banda estuviera utilizando el territorio británico para esconder a sus activistas. Pablo Aperribay, que se encontraba huido desde febrero de 2005 y está acusado de haber formado parte del comando Ardur levantó las sospechas de una patrulla urbana por la extraña actitud que tuvo, al igual que el etarra que logró fugarse, en un aparcamiento. Los agentes pensaron que la intención de los dos individuos era robar un turismo por lo que procedieron a su identificación. Aperribay no dudó ni un segundo en confesarse delincuente etarra y dar su verdadero nombre. Posteriormente, los policías comprobaron, a través del cotejo de las huellas dactilares, que los datos de filiación eran correctos. En la mochila que portaba había ropa y dinero. Su nombre y foto aparecía en los carteles de los etarras más buscados. Aunque no se le relaciona con ningún atentado concreto, las Fuerzas de Seguridad le acusan de haber escondido al también miembro de ETA Javier Pérez Aldunate, quien en el verano de 2004 fue enviado por Garikoitz Aspiazu, Txeroki a Vizcaya para perpetrar un atentado con un fusil de mira telescópica. Aldunate dijo en su declaración que entre sus objetivos estaba matar al Rey, aunque lo único que hizo en este sentido fue realizar un viaje de ida y vuelta a Palma de Mallorca. Como miembro del comando Adur Aperribay realizó seguimientos a políticos vascos del PP y PSOE, entre ellos María San Gil, Leopoldo Barreda, Alfonso Basagoiti, Patxi López y Rodolfo Ares. Mientras Aperribay era detenido cerca de Tarbes, dos pequeños artefactos hicieron explosión al paso del Tour de Francia por el término municipal de Isaba (Navarra) concretamente en los márgenes de la carretera N- 1370. A las 11: 05 horas de la mañana se recibió una llamada telefónica en el servicio DYA Navarra, de un comunicante con voz de varón que dijo hablar en nombre de la banda ETA, y que avisaba de la colocación de un indeterminado número de artefactos que explosionarían entre las doce y las dos de la tarde entre el kilómetro 16 y el 26 de la carretera nacional 1370 de Navarra. El operador de DYA lo puso en conocimiento del Servicio SOS Navarra (112) que lo comunicó a la Comandancia de la Guardia Civil que, a su vez, activó en la zona de riesgo los servicios desplegados con motivo del paso del Tour de Francia. Los artefactos contenían entre 500 gramos y un kilo de explosivo, que podría ser amonal. Los daños materiales fueron mínimos. La banda terro- El etarra Pablo Aperribay ABC Explosiones en el Tour rista ETA ha llevado a cabo varias acciones contra el Tour de Francia y la Vuelta a España desde hace años. ABC. es Vídeo de de los artefactos que estallaron en el Tour en abc. es Actitud extraña El terrorista Marcos Martín da la espalda al presidente del tribunal, Fernando Bermúdez de la Fuente POO L APRENDIZ DE TXAPOTE Con la misma chulería del etarra, el grapo Marcos Martín increpó ayer al Tribunal que le juzgaba por el asesinato de un policía de proximidad en Carabanchel en noviembre de 2000 POR N. V. MADRID. Además de las mentes criminales, hay otras cosas que tienen en común los terroristas que pasan por la Audiencia Nacional, cualesquiera que sean las siglas a las que sirven. Una de ellas es, en algunos casos, la chulería y la prepotencia acuñadas por Francisco García Gaztelu, Txapote emuladas ayer por el grapo Marcos Martín. Este delincuente, de apenas 30 años, se sentó en el banquillo de los acusados para responder por el asesinato del policía de proximidad Francisco Javier Sainz Morales, hechos por los que el fiscal pide 30 años. Martín tenía 25 cuando el 17 de noviembre de 2000 se acercó al agente, que acababa de hacer una visita a la dirección de un colegio, y le disparó por la espalda situando la pistola a apenas 40 centímetros de su nuca. Después, y en presencia de no pocos testigos, se agachó, cogió el arma reglamentaria de Sainz y amenazó, en compañía de Israel Torralba, ya condenado por estos hechos, a todos los vecinos que se iban cruzando en su cobarde huida. No me mires, esto no va contigo repetía uno por uno a los viandantes. ¿Es usted Marcos Martín? preguntó nada más comenzar la vista el presidente del tribunal, Fernando Bermúdez de la Fuente, quien, anticipándose a la respuesta del terrorista, añadió: Y le ruego que sea correcto Usted no tiene ninguna autoridad sobre mí. No tiene legitimidad para juzgar a militantes antifascistas Tras un tenso diálogo, el presidente espetó: Devuélvanle a su sitio Y desde allí, ya en el interior de la pecera y con los movimientos de un león enjaulado, fue cuando escuchó Martín los testimonios de tres vecinos de Carabanchel que le reconocieron como la persona que empuñó el arma. Una de ellas, cuya declaración fue reproducida en el juicio al no haberse localizado al testigo, identificó sin ningún género de dudas a Marcos Martín como la persona que disparó sobre el agente. Es la misma mirada penetrante y de odio señaló esta mujer a quien sorprendió el atentado cuando iba a comprar al mercado. Además de los vecinos, los policías que comparecieron en el juicio apuntaron a Martín como autor del disparo, entre otras cuestiones por la coincidencia de una vaina recuperada en el lugar de los hechos con otras 14 halladas en la zona del atraco a un furgón blindado en Vigo cometido por los Grapo también en 2000. En esta acción también estuvo Martín.