Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 26 s 7 s 2007 ABC AD LIBITUM MUESTRARIO DE APAGONES OLEMOS, por estos hermosos pagos, hacer las cosas deliberadamente mal. Son tantos los complejos sociales y políticos, incluso morales, que nos afligen que difícilmente encontramos las líneas coherentes de actuación en las que, a partir de unas causas determinadas, se persiguen unos efectos concretos y palpables. Ahí tenemos, y es un buen ejemplo de lo que digo, el apagón que estos últimos días tiene justamente enrabietados a los barceloneses y es, además de un gran problema, el pregón de otros de mayor envergadura que aguardan turno como fruto de la delirante política energética que venimos arrastrando M. MARTÍN desde hace ya muchos FERRAND años. Privatizar, como se hizo con las empresas eléctricas, está muy bien; pero hacerlo sin liberalizar el mercado y, al tiempo, amurallar el sector contra la libre competencia en un marco regulado es, como demuestran los hechos, un gran disparate. Lo público ofrece sus certezas y lo privado sus ventajas; pero esos mestizajes, tan gratos a nuestros dos grandes partidos, sólo sirven para alumbrar un gran ornitorrinco nacional que es mamífero, pero pone huevos y parece construido con los desperdicios de un zoo. Así, en la oscuridad ambiental y en las fronteras de la crispación, las primeras cabezas del PP acudieron ayer a Barcelona para echarle medias suelas a los agujereados zapatos del partido en Cataluña. Es la liturgia del relevo, inevitable en las crisis. A un Josep Piqué caducado sigue un Daniel Sirera sin afeitar. Ahora, según dice Ángel Acebes, el muñeco con el que Mariano Rajoy juega a ser ventrílocuo, el PPC está organizado ¿No lo estaba antes? Es, dice también el impar número dos de la formación, un partido con proyecto para Cataluña ¿No lo tenía? Se ve, a pesar de la oscuridad reinante, que los apagones no son exclusiva de la red eléctrica y cursan y abundan en todos los ámbitos de la realidad. La brillantez nunca ha sido una nota definidora de Acebes; pero, en el descenso de las probabilidades de que Rajoy alcance el poder en los próximos comicios, se ha vuelto espeso y pavonado, oscuro y farfullador. Este afán de no comprometerse demasiado, de querer ser carne y pescado a un mismo tiempo, la vocación centrista que tanto define a los cuadros del PP y del PSOE, dramáticamente semejantes y paralelos, recuerda lo que Horace Walpole, pieza clave para el conocimiento de la sociedad inglesa en la segunda mitad del XVIII, decía de los jóvenes nobles y prósperos, poco dados al esfuerzo y al trabajo, que provistos de rizos y catalejos paseaban por el mundo sin rumbo predeterminado. Les definió con precisión: hablan sin sentido, sonríen sin gracia, comen sin apetito, montan sin ejercitarse y putañean sin pasión Trasládese tan fiel retrato de toda una casta a nuestros líderes en presencia, con las correcciones de tiempo, distancia y función que hacen al caso y tendremos explicación certera para el amplio muestrario de apagones que se presenta ante nuestros ojos y niebla nuestras esperanzas de futuro. QUIÉN VA A ESPIAR AL ESPÍA doroso puede desconocer la relevancia del secreto para una opinión pública semidesvanecida en brazos evitar que los demás Estados puedan saber de las intenneopacifistas sólo le faltaba un supuesto agente ciones del propio en la política internacional. Se añade doble para convencerse de que la seguridad del hoy la existencia de un enemigo que no tiene forma de Estado sólo es una leyenda de capa y espada. Incluso a Estado: el terrorismo islamista. Además, se da para el los políticos posmodernos les incomoda atisbar la exissecreto de Estado un contexto europeo que pretende tencia de esos hombres y mujeres que operan en la línea compartir la información necesaria para una política de sombra, tienen por hábitat el secreto posible en un Esde seguridad común. tado de Derecho y alguna vez truncan su lealtad venEn una democracia, el cómo no exponerlo todiendo información clasificada a otros países. do a la luz y taquígrafos es la intricada casuístiEsos agentes pueden haber sido reclutados en la ca que connota los trabajos de los servicios de inuniversidad para servir al Estado. El caso de Roteligencia. En general, es la primacía de la polítiberto Flórez, detenido en Tenerife, sería el de un ca- -dice Ruiz Miguel- -sobre los instrumentos agente doble, cuya solicitud informativa para de la política. Lo que no parece factible es prescon otro país es considerada traición. Para colcindir de esos servicios, por tenebrosa que sea su mo, el comprador de secretos parece ser Rusia, envoltura y por muchos agentes dobles que apacuando nos creíamos más allá de la posguerra rezcan de vez en cuando. España, por ejemplo, nefría. En general, se tiene conciencia pública de la VALENTÍ cesita de muy buena información sobre lo que existencia del Centro Nacional de Inteligencia PUIG ocurra en el norte de África y sobre lo que prepaen contadas ocasiones de la vida pública: cuando re ETA. Lo demás es suponerle un orden arcangélico a lo pasa la sombra de un chantaje, estallan las bombas del que es frontera permanente del conflicto. Evitar esos 11- M o dimite un vicepresidente de Gobierno, como fue conflictos con buena información y no incitarlos es un el caso de Narcís Serra. Flórez no parece un agente del deber de los servicios de inteligencia. Algún día sabremontón. Se le atribuyen desempeños complejos o en el fimos por qué murieron los hombres del CNI en Bagdad. lo de la navaja: caso del Perú, infiltrándose a la vera del En lo que requiere sigilo y cálculo, de repente un dicandidato Alejando Toledo. rector del CNI hace aparición y charla prolijamente con Las revelaciones auspician el morbo habitual, pero los periodistas para referir que un agente es acusado de lo más enigmático es que el director del CNI, Alberto traición. Es algo que pertenece a la realidad y no a la ficSaiz, decida contar la historia en rueda de prensa poco ción de los 007 o del espía que surgió del frío. Entre otras ceñida al perfil de hermetismo y autocontrol que se le cosas, pertenece a la circunstancia política. Inserto en supone a la Casa. La elementalidad política de Alberto Defensa, el CNI informa a La Moncloa. Si en una demoSaiz quizás no encaje exactamente con los atributos de cracia es posible el secreto- -la labor de los servicios de un responsable de los servicios de inteligencia. Incluso inteligencia- -es porque convenimos que la opacidad es si se tratase de lanzar una cortina de humo, el modo elenecesaria en parcelas acotadas que se refieren a la segugido por el director del CNI indica una premura sin cauridad nacional. Aún así, ese secreto sólo sería legítimo telas, un quehacer desacorde con las normas básicas bajo formas de control específico y acceso restringido del oficio. En su estudio Servicios de inteligencia y sepor parte del ejecutivo y el legislativo. También del judiguridad del Estado constitucional el profesor Carlos cial. El sentido de Estado exige no anteponer el proveRuiz Miguel recapacita sobre esas nociones después cho partidista. Esas cosas no pasarían de ser efectiva la del 11- S. Se trata de conocer los límites del secreto- -y Alianza de Civilizaciones. de los agentes secretos- -en el ámbito del Estado constivpuig abc. es tucional. Históricamente, sólo un ser ciegamente can- S A -Si yo no necesitase el apoyo de los que piden desenterrar las fosas, jamás utilizaría los muertos de la guerra civil para gobernar.