Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25- -7- -2007 40 75 festivales líricos del verano Barenboim y su Orquesta del Divan, que reúne a músicos judíos y palestinos, dan un toque especial a esta edición cuenta de que su presencia en España en el mismo periodo le obligará a entretejer fechas entre la ciudad de Mozart, El Escorial y la Quincena Donostiarra. Otro título esperado, además del Cazador Furtivo es el Eugene Onegin que, tras su reaparición sinfónica el pasado año, devuelve a la ópera a Barenboim, alejado de la escena salzburguesa desde el Don Giovanni de 1994, que le reunió con Patrice Chéreau: el mismo director escénico con quien regresará a la Scala en diciembre para el Tristán que abre temporada. Barenboim se propone conseguir en el sacrosanto lugar el definitivo espaldarazo al West- Eastern Divan, su orquesta de corazón español, con la que ofrecerá un programa de música sinfónica y otro camerístico, además de un taller en forma de masterclasses y un encuentro entre música y políticos. Dejando al margen los rescoldos reavivados de la pasada edición- Las Bodas de Fígaro con Harding suplantando a Harnoncourt, y el bombón del Bastian y Bastiana en el teatro de marionetas- -queda por ver cómo Jean Fabre resuelve coreográficamente la misa de difuntos coreografiada, que ha titulado Réquiem para una metamorfosis. En el capítulo de orquestas invitadas, destacar la presencia de la Filarmónica de Israel, y la de Berlín, que vuelve a reservarse los últimos días. Y, en fin, dos sorpresas que se sirven por repetido, cuyas entradas se agotaron inmediatamente: los conciertos en la Catedral de la Orquesta Barroca de Venecia, dirigida por Andrea Marcon, con Anna Netrebko y Elina Garanca interpretando a Pergolesi; y los que, bajo el título Amor, vida de mi vida reúnen a Plácido Domingo y Rolando Villazón, con López Cobos en el foso, para un programa dedicado a ensalzar la zarzuela en este lugar. Un empeño siempre declarado del tenor madrileño, que ya triunfó en un intento similar hace 24 años, contando entonces como aliados con Pilar Lorengar y García Navarro. Más información sobre el festival: http: www. salzburgfestival. at Katharina Wagner, bisnieta del compositor, pone en escena Los maestros cantores de Nuremberg que hoy abre el festival AFP Rescoldos reavivados Bayreuth POR OVIDIO GARCÍA PRADA radicionalmente, el 25 de julio se inaugura el Festival de Bayreuth. Hoy arranca la 96 edición en medio de una gran expectación mediática, rayana en la histeria, y con asistencia de alta prominencia política (la canciller Angela Merkel y el presidente de la Comisión de la UE, J. M. Barroso, entre otros) El mundillo musical, especialmente el wagneriano, parece electrizado por el nuevo montaje de Los maestros cantores de Nuremberg firmado por una joven debutante rubia de 29 años, dotada con una fuerte dosis de autoconciencia y confianza en sí misma: Katharina Wagner. Será el examen de reválida de esta bisnieta del compositor como directora escénica wagneriana y, para más inri, la prueba de madurez de su cualificación para suceder a su padre en la dirección del Festival. Desde los tiempos de Cósi- La prueba de fuego de Katharina Wagner T ma, la segunda esposa de Richard Wagner, es la primera mujer en dirigir en Bayreuth una obra wagneriana. Esto, más el hecho de que el Consejo del Patronato del Festival replanteará en septiembre el tema de la sucesión en la jefatura, han creado un ambiente de inmensa tensión. Una cosa parece segura: tras 56 largos años de férrea regencia, ejercida desde 1976 en solitario por WW (Wolfgang Wagner) como director vitalicio, el trono wagneriano lo ocupará una de sus dos hijas o sobrina, restableciéndose nuevamente, por tercera vez, el matriarcado en Bayreuth, instaurado por Cósima en 1886. Los maestros... es la única obra que después de la guerra ha escenificado siempre un miembro de la familia. Los tres últimos montajes, afincados en la tradición, los firmó WW Con el último se despidió él en 2002 como director de escena. Habiendo trabajado varios años como asistente de su padre, Katharina conoce la pieza perfectamente, pero declara tener conceptos de la obra totalmente distintos a los de su progenitor. Alejándose de la estética operística convencional persigue una interpretación ideológico- crítica. No quiere hacer concesiones al público, sino provocar, porque, dice, de lo contrario no habría entendido la obra Ella la entiende como una discusión sobre tradición y progreso, un choque entre tradición e innovación. Anuncia que el final en la pradera, con alusiones al III Reich, lo configura con imágenes inéditas en Bayreuth como una lucha del conservadurismo contra las tendencias aperturistas. El elenco de intérpretes presenta toda una pléyade de debutantes alemanes: el barítono Franz Hawlata (Hans Sachs) y el tenor Klaus Florian Vogt (Stolzing) etc. Igualmente, el escenógrafo Tilo Steffens y el director berlinés Se- Tradición e innovación bastian Weigle, batuta titular del Liceo barcelonés. El resto de las 30 representaciones, lo ocuparán la reposición de la tetralogía de El Anillo del Nibelungo montaje ambivalente firmado por T. Dorst (escena) y Chr. Thielemann (música) así como, por última vez, un banal Tannhäuser del francés Ph. Arlaud, con dirección musical del bisoño Ch. U. Meier (debutante al igual que el tenor holandés Frank van Aken en el papel principal) y el caótico Parsifal de Ch. Schlingensief. Katharina Wagner considera absurda la idea de que su éxito en Los maestros sea el aval para acceder a la jefatura del Festival y rechaza la suposición de que exista un automatismo entre el éxito o fracaso del montaje y su cualificación como presunta candidata. No obstante, a medianoche de hoy se sabrá si el último sueño del casi nonagenario patriarca, de instaurar a su hija como sucesora, tiene visos de realidad. En resumen, en esta reedición del festival musical más famoso del mundo, que pudiera ser histórica, porque podría ser la última bajo la égida de WW, se presagia un verano caliente y un no menos caliente otoño, con el mito de Bayreuth de por medio y en entredicho. Más información sobre el festival: http: www. bayreuther- festspiele. de