Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 25 s 7 s 2007 ABC HORIZONTE Ramón Pérez- Maura VENTAJA PARA GADAFI H ace siete meses describíamos el desafío (ver Gadafi vuelve a retarnos a todos ABC 20- 12- 06) y ayer se cumplían los peores augurios. Un caudillo árabe vuelve a demostrar que su concepto del tiempo difiere del que tenemos los occidentales. Que él puede sentarse a esperar. Y así lo ha hecho. Quizá él aspiraba a un trofeo mayor del que ya tiene- -veremos en los próximos días si no llega la condonación de la deuda libia con Bulgaria, unos 30 millones de dólares- -pero al fin ha podido exhibir a la mujer del flamante presidente francés peregrinando hasta Trípoli. Francia ha estado ausente de muchos negociados internacionales durante los últimos doce años. Ahora intenta ocupar posiciones de liderazgo y a fe que lo está consiguiendo. La cuestión aquí es que todos sabemos que las enfermeras búlgaras y el médico palestino no tenían ninguna responsabilidad en la infección del VIH de la que les acusaba el régimen libio. Hasta Luc Montagnier explicó la imposibilidad de su relación con el contagio. Y aun así se quiere presentar como una victoria de Occidente y de la diplomacia francesa el que Libia conmutara la pena de muerte por una de cadena perpetua y autorizara la extradición para que fueran indultados en su país de origen. Bien está lo que bien acaba, ¡cómo negarlo! Pero se ha hecho de forma y manera que el régimen de Muamar el Gadafi no ha tenido que reconocer ningún error. Y no sólo eso. Ha demostrado su magnanimidad ante los libios al no condenar a la horca a quienes para los ciudadanos del país norteafricano son responsables de la muerte y la enfermedad crónica de centenares de niños libios. El próximo 1 de septiembre Gadafi cumplirá 38 años en el poder. Él se ha movido con habilidad ante los ojos de los occidentales para parecer más cercano a nosotros. Pero ante su pueblo sigue aparentando la misma fuerza y carisma de aquel coronel que derrocó al Rey Idris I. Gadafi ha hecho que Sarkozy se postre ante él. Bulgaria recupera a sus enfermeras inocentes. Francia vende un éxito de política exterior. Tres actores contentos, pero los motivos no son equiparables. Cecilia Sarkozy acompañada de la comisaria europea de Relaciones Exteriores, Benita Ferrero- Waldner, ayer en el aeropuerto de Sofía AFP Sarkozy defiende el papel de su mujer en el caso de las enfermeras búlgaras El presidente francés se entrevistará hoy en Sirte o Trípoli con Muamar el Gadafi para normalizar las relaciones entre Libia y la Unión Europea JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nicolas Sarkozy, acompañado de su ministro de asuntos exteriores, Bernard Kouchner, se entrevistará hoy en Sirte o Trípoli con el presidente Muamar el Gadafi, para sellar oficiosamente la normalización de las relaciones entre Libia y la UE, tras la liberación de las enfermeras búlgaras, en una compleja negociación en la que la mujer del presidente francés, Cecilia Sarkozy, ha jugado un papel importante para desbloquear un diálogo que se prolongaba sin éxito desde hace años. El presidente Sarkozy rindió ayer un homenaje personal a su esposa, rechazando con un gesto las críticas y reservas: Había un problema, que nadie había conseguido resolver. Francia se ha comprometido. Ha corrido riesgos. Y, finalmente, hemos conseguido la liberación. No hay nada que teorizar. Había un problema. Nadie impidió a otros que utilizaran los métodos que consideraran oportunos. Cecilia ha jugado un papel difícil. Nosotros considerábamos francesas a las enfermeras búlgaras. Han sido liberadas. ¿Cómo no alegrarse. indicó. Gadafi se negaba a recibir a ministros o diplomáticos europeos, desde hace años. Pero aceptó el diálogo personal con Cecilia Sarkozy, esposa del presidente francés. Y esa tarea de intermediaria psicológica parece haber sido determinante. Oficialmente, nadie ha pagado nada. Tampoco es un secreto que Qatar ha participado activamente en la negociación, con dinero público. Y Washington y París han aceptado financiar importantes trabajos humanitarios y hospitalarios, en Libia. En Trípoli, la comisaria europea para asuntos exteriores firmó un protocolo que permitirá abrir algún tipo de negociaciones entre Libia y la UE. A mucho más corto plazo, el diálogo personal entre Gadafi y Sarkozy, hoy mismo, también permitirá el discreto desembarco de empresarios franceses en Libia, próximamente. Sarkozy, todavía como candidato, denunció con virulencia el cinismo diplomático ante los países que violan los derechos humanos. Libia será su primera prueba de fuego. La liberación de las enfermeras búlgaras, puede abrir una nueva página en la historia de las relaciones de Libia con Europa. La UE celebra el desenlace y se prepara para la normalización ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La Presidencia portuguesa de la Unión Europea agradeció a las autoridades libias su actitud constructiva y reiteró el compromiso de la UE de mejorar la cooperación con este país en muchas áreas de interés común tras la resolución de este caso de las enfermeras búlgaras. Javier Solana expresó por su parte su satisfacción por el acuerdo que pone fin a una larga tragedia y se mostró convencido de que ahora mejorarán las relaciones entre la UE y Libia. En general, el Parlamento Europeo, la comisaria Benita Ferrero Waldner, que ha intervenido personalmente, el presidente de la Comisión, Durao Barroso y todas las instancias comunitarias se han volcado en las expresiones de satisfacción, sin que por el momento hayan sido revelados los detalles concretos de las negociaciones, a excepción de las alusiones a la intervención del Emir de Qatar. La Unión Europea y Libia pueden normalizar sus relaciones, en un momento en el que a Libia le interesaba volver a tener una puerta de salida al mundo, y a Europa no le viene mal extender sus horizontes de aprovisionamiento energético.