Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25- -7- -2007 Histórico debate por internet con los ocho candidatos demócratas de EE. UU. Hillary Clinton 31 micas que habrían facilitado la solución del conflicto. Tras una hora en Sofía, Ferrero- Waldner partió junto a Cecilia Sarkozy, que mantuvo una discreta presencia. Poco después de llegar a Bulgaria, las enfermeras y el doctor Ashraf fueron trasladados a la residencia presidencial de Boyana, donde permanecerán varios días en compañía de sus familiares para recuperarse de la pesadilla que han soportado. Han sido más de ocho años- -exactamente 2.755 días- -en las cárceles libias donde fueron sometidos a frecuentes torturas. Ahora sí que son libres Los familias de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino nunca perdieron la esperanza de su liberación. La abuela Zorka, como ya es conocida en Bulgaria, pasaba horas y horas sentada frente a la Embajada de Libia en Sofía POR R. ALVARADO SOFÍA. Tendré que aprender a ser una persona libre; debo comenzar todo de nuevo afirmaba con lágrimas en los ojos Cristiana después de haber pisado tierra búlgara donde la esperaba su madre, Zorka, que llevaba, como señal de buen agüero, el mismo vestido rojo que nueve años antes le había regalado su hija. Pese a tantos años de sufrimientos, manifestaba estar dispuesta a perdonar a todos incluso a aquellos que no lo merecen La abuela Zorka, como ya es conocida en Bulgaria, pasaba horas y horas sentada frente a la embajada de Libia en Sofía cada vez que se anunciaba alguna acción para exigir la liberación de las enfermeras. Esta mujer, de excepcional fortaleza, afirmaba poco antes de aterrizar el avión que le devolvía a su hija que no se lo podía creer hasta no ver personalmente a su hija. Snezhana comentaba que su última noche en Trípoli había sido muy tranquila y no tuvo que tomar pastillas para quedarse dormida porque su hijo, Ivailo, le había comunicado el día anterior que a más tardar el miércoles estarían de vuelta en la patria. Él, sin embargo, no se lo creía, pero yo sí le creí y como ven no me equivoqué Hasta el último momento Ivailo, mientras esperaba en la madrugada de ayer en el aeropuerto, seguía sin creer la feliz noticia. Fue después de abrazar a la madre cuando exclamó: Ahora sí sé que son libres! Las primeras palabras que pudo pronunciar Snezhana al abrazar a su hija Paulina fueron: Soy inocente Snezhana dedicó también palabras muy cariñosas a Cecile Sarkozy que las visitó en fecha reciente en la cárcel libia: Nos prometió que nos llevaría de vuelta a Bulgaria y cumplió su promesa. Es una persona a la que es imposible no creer lo que dice El doctor Ashraf, palestino recién nacionalizado búlgaro, que durante tres de los más de ocho años que estuvo preso, las autoridades libias mantuvieron incomunicado en su celda, comentaba que está muy agradecido a todos los búlgaros que en el mundo entero le apoyaron en los momentos más difíciles. Lo último que se pierde es la esperanza y yo jamás la perdí Señaló que cuando en 2002 el entonces ministro de Exteriores, Solomón Passy, lo visitó en la cárcel y le preguntó qué podía hacer por él, le respondió: Quiero ser búlgaro e inmediatamente agregó orgulloso: Ahora ya lo soy Ahsraf, cuyos familiares vienen hoy, señalaba que quiere olvidar para siempre las celdas, las rejas y el chasquido de los candados. A Dios gracias ya no hay llaves Hoy se reúne el Consejo de Ministros para estudiar una serie de detalles relacionados con el caso de las enfermeras búlgaras, concretamente algunas compensaciones bajo la forma de ayudas sociales. Ya el ministro de Sanidad les comunicó ayer que sus puestos de trabajo se mantienen y que podrán incorporarse a sus respectivos hospitales en el momento que lo deseen y su estado de salud se lo permita. Ayudas sociales Última noche en Trípoli Las primeras palabras que pudo pronunciar Snezhana al abrazar a su hija fueron: Soy inocente