Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 25 s 7 s 2007 ESPAÑA 27 El CGPJ expedientará al juez que retiró la custodia a una mujer por ser lesbiana La Inspección señala que las expresiones contenidas en la resolución traspasan el límite permitido y quiebran la confianza social en los tribunales NIEVES COLLI MADRID. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrirá hoy un expediente disciplinario al juez de Murcia Fernando Ferrín Calamita por haber utilizado expresiones innecesarias, ofensivas o irrespetuosas en una resolución con la que retiró la custodia de sus dos hijas a una mujer por ser lesbiana. La Comisión Disciplinaria estudiará en su reunión de hoy el informe del Servicio de Inspección y, según fuentes del CGPJ, acordará la apertura de un expediente por una falta grave. El juez, actualmente de baja médica, podría ser sancionado con una multa de entre 300 y 3.000 euros. En su resolución, este juez de Familia vertió opiniones contrarias a la ley de violencia doméstica; críticas a la reforma del Código Civil (la que dio lugar al llamado divorcio express según la cual no hay que entrar en las causas de la separación, sino sólo en la adopción de las medidas, al ser el divorcio el derecho que cada uno de los cónyuges tiene a no permanecer durante más tiempo ligado a otra persona; aseguró que el ambiente homosexual perjudica a los menores y que una relación homosexual es negativa para los hijos, como lo son la condición de toxicómano, prostituta, pertenencia de uno de los progenitores a una secta satánica, etcétera Tras llegar a la conclusión de que la custodia de las dos menores correspondía al Arresto por top less El titular del Juzgado de Primera Instancia número 9 de Murcia, Fernando Ferrín Calamita, ingresó en la carrera judicial el 27 de junio de 1986. Desde entonces, ha estado destinado en distintos juzgados, el primero de ellos, el de Primera Instancia e Instrucción de Chiclana (Cádiz) donde permaneció dos años. Allí protagonizó otro episodio por el que el Consejo General del Poder Judicial le abrió unas informativas, aunque finalmente no llegó a ser expedientado. Ferrín hacía footing por la playa cuando vio a dos mujeres en top less Ordenó que fueran detenidas y conducidas a comisaría por un delito de escándalo público y ambas permanecieron varias horas en el calabozo. En 1988 se trasladó al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Béjar (Salamanca) en 1989 al de Huesca; en 1995 al de Elche y, finalmente, en 1998 a su actual destino, en Murcia. Nació en agosto de 1957. padre, el juez llegó a señalar que la madre debía elegir entre sus hijas o la nueva pareja La Inspección asegura que el juez Ferrín traspasó los límites a los que debían ajustarse los términos que utilizó en su resolución judicial para expresar su argumentación. De ahí que el contenido del auto encaje claramente en la conducta sancionada por el artículo 418.6 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ) que sanciona como falta disciplinaria grave la utilización de expresiones innecesarias o improcedentes, extravagantes o manifiestamente ofensivas o irrespetuosas desde el punto de vista del razonamiento jurídico Con esas expresiones, añade la Inspección en su informe, se está quebrantando la confianza social en los tribunales, que resulta inexcusable en una sociedad democrática para cumplir adecuadamente su cometido constitucional En este sentido, señala que la relación de los ciudadanos con el Poder Ju- Quiebra de confianza dicial se enturbia cuando el juez o magistrado deja de lado la objetividad y da paso a actitudes que sólo pueden tolerarse en una relación privada. Finalmente, la Inspección descarta que Ferrín hubiera cometido una segunda falta por trato desconsiderado hacia la mujer a la que retiró la custodia durante la celebración de la vista de medidas provisionales, en la que insistió en conocer cuál era el motivo de la separación de la pareja (la homosexualidad de ella) pese a que la ley establece que no debe entrarse en las causas. Este hecho era, en opinión de la denunciante, improcedente. Sin embargo, la Inspección entiende que la actitud del juez fue correcta y que no debe confundirse un posible comportamiento irrespetuoso con la discrepancia jurídica sobre las decisiones adoptadas por el órgano judicial. Se trata pues de un asunto de orden jurisdiccional, concluye el informe, y el CGPJ no tiene potestad para ejercer control alguno. No hubo regalos en Marbella Por otra parte, la Comisión Disciplinaria archivará las diligencias abiertas para determinar si cinco magistrados destinados en Andalucía recibieron obsequios de una empresa investigada en el caso Malaya