Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 24 s 7 s 2007 ABC El escepticismo rodea el estreno de Tony Blair como mediador del Cuarteto JERUSALÉN Recelo, aprensión y suspicacias rodean el primer viaje que realiza a Oriente Próximo el flamante enviado especial del Cuarteto, Tony Blair, con la intención de establecer los primeros contactos con las autoridades israelíes y con el presidente palestino Mahmud Abbás. El escepticismo que rodea la misión de Blair, que ayer se reunió con algunos responsables israelíes, es enorme, especialmente entre los palestinos, quienes ya han visto pasar por aquí a todo tipo de enviados especiales que ni siquiera han logrado detener la multiplicación de las colonias judías que proliferan en Cisjordania. Fuentes diplomáticas occidentales indicaron que Israel y Estados Unidos no se plantean realmente el conflicto con el objetivo de resolverlo sino de gestionarlo durante el mayor tiempo posible para permitir que Israel siga construyendo en sus colonias en violación de la legislación internacional más básica. Pero algunos funcionarios palestinos se mostraron ayer, si no entusiasmados, sí esperanzados con la idea de que Blair sea distinto a sus predecesores por el hecho de que mantiene una línea directa con el presidente Bush, pero pocos se hacen ilusiones. El escepticismo es aún mayor si se atiende a lo que piensa Hamás, el partido que ganó holgadamente las últimas elecciones legislativas palestinas y que está dispuesto a dialogar con todo el mundo, incluido Blair, menos con Israel. Sami Abu Zuhri, portavoz de los fundamentalistas en Gaza, manifestó que las posibilidades de que la misión del ex premier británico tenga éxito son prácticamente nulas y le reprochó su intención de ignorar a Hamás. Cualquier proceso que ignore a Hamás está condenado al fracaso advirtió. Blair, que en ningún momento dejó de sonreír, se reunirá hoy con el primer ministro Ehud Olmert y con Abbás. Pero el mismo hecho de que, a petición de Israel, Blair no tenga competencias para negociar un acuerdo definitivo entre las dos partes revela hasta qué punto su misión está condenada a ganar o perder tiempo, según como se mire. Blair será a fin de cuentas un nuevo gestor del conflicto y no puede esperarse de él nada más. Las mujeres y Hillary La esposa de Bill Clinton tropieza en su campaña presidencial con la polémica sobre sus genuinos valores femeninos y la apreciable desconfianza que su candidatura genera entre las mujeres con derecho a voto en Estados Unidos POR PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. ¿Quién es lo suficientemente mujer como para llegar a presidente de Estados Unidos? Con solo una candidatura femenina entre el pelotón de aspirantes a la Casa Blanca para el 2008 esta cuestión debería resultar bastante sencilla de contestar. Pero como suele pasar con los Clinton, todo es un poco más complicado de lo que parece. Ya que la campaña de la ex primera dama se enfrenta estos días con toda una delicada polémica sobre sus genuinos valores femeninos, complicada por el recelo que las encuestas registran hacia su candidatura entre las votantes estadounidenses. La controversia ha sido planteada por otra mujer fuerte, Elizabeth Edwards. La esposa del telegénico, multimillonario y populista John Edwards- -uno de los competidores de la senadora por Nueva York en el pulso por la nominación presidencial de los demócratas- -se ha atrevido a poner en tela de juicio las credenciales de Hillary como defensora de las cosas que de verdad importan a las mujeres, reprochándola el comportarse más bien como un hombre que quiere ser comandante en jefe. Según la señora Edwards, que sigue haciendo campaña pese a su grave diagnostico de cáncer, su esposo de llegar a presidente sería un mejor activista a favor de las mujeres que Hillary. A la que ha criticado entre otras cosas no haber presentado a estas alturas un plan de reforma sanitaria, jugar con el tema del aborto e ignorar cuestiones como los intolerables niveles de pobreza en un país como Estados Unidos, especialmente entre madres solteras. Además de reprochar el argumento electoral de que hay que votar a Hillary simplemente porque es una mujer. Ante estas cargas de profundidad, la campaña de la senadora ha optado por no abordar directamente la cuestión. Presionada por la Prensa, Hillary se ha limitado a contestar que aspira a la Casa Blanca porque creo que soy la persona mejor cualificada para hacer ese trabajo Bill Clinton ha sido más específico en defensa de su cuestionada esposa al afirmar que Hillary no está tratando de ser un hombre A juicio del ex presidente: No creo que sea inconsistente con el hecho de ser una mujer el dominar cuestiones de defensa o seguridad, además de mostrar fortaleza cuando la ocasión lo demanda. Yo no considero todo eso varonil, lo considero ser un líder En el fondo, esta polémica no hace más que reflejar la intensa búsqueda del voto femenino, bloque que tiende a materializarse más y con cierta proclividad para el Partido Demócrata Como ha explicado Ellen Moran, directora del grupo Emily s List que promueve la participación de las estadounidenses, todos los candidatos demócratas saben la importancia del voto femenino y por eso todas las campañas están intentando conectar específicamente con ese grupo De hecho, algunos analistas hablan ahora de una llamativa alteración de estereotipos de género cuando candidatos como Barack Obama o John Edwards tienden a exteriorizar más sus sentimientos personales y dejan saber, por ejemplo, de que extrañan mucho a sus respectivas familias durante el maratón electoral. En contraste con las reiteradas poses de dama de hierro de Hillary Clinton, dentro de sus esfuerzos por ser tomada en serio para ocupar el máximo cargo electo de EE. UU. que durante más de dos siglos ha sido un de facto monopolio masculino. Pese a la teórica afinidad que el voto femenino tendría que tener hacia la candidatura de Hillary, las encuestas de intención de voto coinciden en reflejar entre mujeres un apreciable nivel de desconfianza, ambivalencia e incluso hostilidad hacia la senadora. Con la paradoja de que ese rechazo se concentra en el segmento de votantes como ella misma: profesionales, casadas de cierta edad, con altos niveles de educación e ingresos. HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL Edwards contra Clinton Alguna esperanza El ex presidente sale en defensa de su mujer recalcando que no está tratando de ser un hombre EPA Las peores inundaciones en el Reino Unido desde 1947 Intensas lluvias en Inglaterra y en Gales han provocado el desbordamiento de algunos ríos y un peligroso aumento del volumen en otros. En Gloucester, donde está la Abadía de Tewkesbury, en la imagen, el gran caudal de los ríos Severn y Avon dejaron a 500.000 personas sin agua potable. La Agencia de Medio Ambiente advirtió que Gran Bretaña vive las peores inundaciones desde 1947 y el primer ministro anunció un plan para afrontar el cambio climático