Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL MARTES 24 s 7 s 2007 ABC La prensa polaca revela la existencia de un burdel en Auschwitz EFE AUSCHWITZ. El diario polaco Rzeczpospolita reveló ayer en sus páginas un macrabro episodio más sobre el campo de concentración de Auschwitz. En este centro nazi de exterminio funcionaba un burdel en el que las presas ejercían la prostitución. La otra opción que les daban a eligir los nazis era la muerte. Los prostíbulos fueron organizados en diez campos de concentración en 1941 personalmente por Heinrich Himler, jefe de las SS dice el diario. En un principio los presos ganaban el derecho a utilizar los servicios del prostíbulo como premio por buen comportamiento, esforzado trabajo o la utilidad para el personal nazi del campo. Los afortunados debían someterse previamente a un exámen médico para detectar si tenían alguna enfermedad venérea. Tras esto, entregaban dos marcos al funcionario de las SS que gestionaba el negocio, precio que tenía también un paquete de cigarrillos, y ya podían subir al piso alto del barracón en el que las presas esperaban a los clientes. Las chicas estaban vestidas como si fuesen mujeres normales que vivían en libertad, con ropa bonita y limpia, porque esa sensación de normalidad aumentaba el atractivo y el interés de los presos por conseguir el permiso necesario dice Rzeczpospolita El diario señala que los burdeles ayudaban a los alemanes a mantener la calma en los campos, porque los participantes en cualquier suceso de insubordinación perdían durante muchos meses el derecho a traspasar sus puertas. El profesor Jozef Szajna, ex preso de Auschwitz, que tiene tatuado el número 18.729, afirma que los burdeles cumplían en el sistema nazi de represión un papel muy importante, porque, por un lado, servían para comprar la tranquilidad en los campos de exterminio y, por otro, les proporcionaban considerables ingresos. Todo aquel que piensa que el burdel que funcionaba en la barraca 24 de Auschwitz era un gesto de compasión de los nazis hacia los presos se equivoca del todo, porque su objetivo era hundir en la humillación más profunda tanto a las presas obligadas a prostituirse, como a sus compañeros de desgracia que se aprovechaban de la explotación canallesca de las mujeres señala el profesor Szajna. La primera dama francesa acude al rescate de las enfermeras búlgaras Mientras la Comisión Europea centra todos sus esfuerzos en el terreno diplomático, el trabajo humanitario de Cecilia Sarkozy puede ser más efectivo con Libia JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Cecilia Sarkozy, esposa del presidente de la República, y Claude Guéant, secretario general del Elíseo, esperan conseguir la liberación y acompañar a Bulgaria, en un avión militar francés, a las enfermeras búlgaras encarceladas y acusadas en Libia de inocular el Sida a 460 niños. Si tal liberación se consumase, se trataría de la primera acción humanitaria exterior de Cecilia Sarkozy, desde su posición de primera dama francesa sin una vocación diplomática particular, pero con unas consecuencias evidentes para la imagen internacional de Francia. Cecilia Sarkozy no ha negociado nunca con el presidente Muamar Gadafi, pero sí se ha entrevistado en sucesivas ocasiones con su hija Aicha, que dirige una organización caritativa en Libia, con la que ya trabó una incipiente relación personal hace dos semanas, días antes de que las autoridades libias anunciasen una pena de sustitución de cadena perpetua que pudiera permitir la liberación, una vez que la justicia libia ha renunciado a la ejecución de las enfermeras. La UE lleva varios años negociando pacientemente con Gadafi, sin unos resultados muy llamativos. En la recta final del proceso negociador, con muchos flecos, humanitarios, diplomáticos, económicos y puramente personales, la doble intervención de Nicolas Sarkozy y su esposa Cecilia ha acelerado un diálogo que el presidente francés todavía calificaba ayer mismo de muy duro Esfuerzos diplomáticos La semana pasada, la comisaria europea para Asuntos Exteriores, Benita Ferrero- Waldner, se entrevistó con el presidente francés para discutir detalles del proceso. El domingo Nicolas Sarkozy hablaba con el presidente de la Comisión Europea, para aunar posiciones. Cecilia Sarkozy y el secretario general del Elíseo, Claude Guéant, abandonaron el domingo París rumbo a Trípoli con la más extrema discreción. La presencia en la capital Libia fue hecha pública por la Comisión europea ayer y confirmada en París, donde los portavoces presidenciales insistie- Cecilia Sarkozy, a la izquierda, y Aicha Gadafi, hija del líder libio con la que se entrevistó ayer en Trípoli ron en el carácter humanitario y no diplomático de la misión. Desde Sirta, donde se encuentra el presidente libio, un portavoz de Gadafi anunció la presencia en Trípoli, este miércoles, del presidente Sarkozy. Detalle no confirmado en París, a la espera de que Libia acepte el viaje de las enfermeras hasta su patria, acompañadas por Cecilia, donde pudieran beneficiarse, de una amnistía y liberación final. Mientras Cecilia Sarkozy dialogaba con Aicha Gadafi los aspectos puramente humanitarios de la posible liberación de las enfermeras búlgaras, Benita Ferrero- Waldner sostenía con miembros del Gobierno libio una compleja negociación diplomática y financiera. Ori- AFP La UE lleva varios años negociando con el presidente de Libia, sin unos resultados demasiado llamativos ginalmente, Libia reclamaba 100 millones de dólares por cada niño contaminado, unos 460. Más allá del montante exacto, los países donantes, entre ellos España, se resistían a aceptar tal exigencia, prefiriendo las donaciones para hospitales, autopistas, tareas médicas, etc. Se da por supuesto que Gadafi también exige su reconocimiento europeo. En esta situación la comisaria europea ha tenido que trabajar en el marco estricto de una misión diplomática convencional, sometida a la disciplina y exigencias políticas de todas las partes. Cecilia, por su parte, se ha limitado a trabajar en el terreno humanitario, sin dialogar nunca con Gadafi ni miembros del gobierno. El aspirante a primer ministro de Bélgica confunde el himno nacional con la Marsellesa ABC BRUSELAS. Yves Leterme, líder del partido Demócrata Cristiano Flamenco será previsiblemente el próximo primer ministro de Bélgica, pero los últimos días ha sido noticia en su país por razones muy distintas. Según informa Efe, la polémica se desató cuando al ser preguntado por un periodista, Leterme confundió el himno belga, La Braanconne, con la Marsellesa de Francia e incluso llegó a entonar los primeros acordes de Allons enfants de la patrie El presidente de Flandes, Yves Leterme lleva casi un mes en plenas negociaciones para formar gobierno después de que su partido de centro derecha ganara el mayor número de escaños en el Parlamento en las elecciones generales del pasado 10 de junio. Los hechos tuvieron lugar en los actos de celebración del 21 de julio, Día Nacional de Bélgica, a los que asistió la familia real y gran número de autoridades y figuras políticas. Un periodista de la cadena pública francófona de radio y televisión RTBF, preguntó al actual líder de la región flamenca, sobre lo que se celebraba ese día, Leterme contestó que el 21 de julio el país conmemora el Día de la Constitución La realidad difiere un tanto, pues Bélgica celebra su Día Nacional en honor al juramento hecho por el Rey Leopoldo I ese mismo día en 1831 y que dió paso al nacimiento del Estado, como lo conocemos hoy. Tras esta respuesta el periodista solicitó al líder flamenco cantar el himno nacional belga. Aunque dijo conocerlo un poco Leterme empezó a reproducir los acordes iniciales de la La Marsellesa el himno nacional francés. La sorpresa inicial se ha transformado los últimos días en polémica y ha dado argumentos a los francófonos, que habitan principalmente en la región de Valonia, una de las más débiles económicamente, para hacer notar su disconformidad con la elección de un ministro, que según dicen no defenderá sus intereses al mismo nivel que los de sus compatriotas flamencos, región más próspera.