Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24- -7- -2007 Chávez presenta un plan para ser reelegido de forma indefinida en Venezuela 31 Polonia levanta sus últimas reservas al nuevo Tratado En el lanzamiento de la Conferencia intergubernamental renuncia a la paralización legislativa de dos años que reclamaba FERNANDO PESCADOR SERVICIO ESPECIAL BRUSELAS. La Unión Europea lanzó ayer en Bruselas la Conferencia Intergubernamental (CIG) que deberá articular la reforma de los Tratados europeos, de acuerdo con los compromisos asumidos el pasado mes de junio por los líderes comunitarios, durante el Consejo Europeo de Bruselas. Se trató de una ocasión esencialmente protocolaria, de apenas una hora de duración, a la que asistieron los ministros de Exteriores de los 27, el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso y los tres europarlamentarios que se sumarán a los debates cuando estos tengan nivel ministerial. Hubo, no obstante, contenidos inesperados y de un signo positivo: la ministra polaca de Exteriores, Anna Fotyga, manifestó a la CIG que Varsovia quiere clarificar los términos del acuerdo de junio, en lo referido a la aplicación del denominado Compromiso de Ioannina reformado, que ha sido objeto de una relativa controversia estas últimas semanas. Evocando un acuerdo verbal del que nadie se responsa- Europa y EE. UU. llegan a un acuerdo para intercambiar datos del pasaje aéreo Washington podrá almacenar la información obtenida durante quince años F. PESCADOR BRUSELAS. El 1 de agosto próximo, la Unión Europea y los Estados Unidos pondrán en práctica un nuevo código de intercambio de información de pasajeros aéreos, que sustituirá al provisional en vigor desde octubre de 2006, y que expira el 31 de este mes. Los ministros de Exteriores de los 27 dieron ayer el visto bueno definitivo al nuevo protocolo, que refunde en 19 las 34 categorías de información que el Departamento norteamericano de Seguridad Nacional (DHS) obtenía de los ordenadores de las compañías aéreas desde marzo de 2003, sobre pasajeros en vuelo a los EE. UU. atendiendo a requisitos de seguridad establecidos por Washington a raíz de los atentados del 11- S. Aquel procedimiento de 2003, que la Comisión y el Consejo de la UE avalaron con decisiones legislativas concretas, se vieron invalidados por el Tribunal Europeo de Justicia, al fallar este en noviembre de 2005 que el marco jurídico puesto a punto por Europa para atender a las demandas estadounidenses no se adecuaba a derecho comunitario. Negociaciones ulteriores entre los Estados miembros y la Administración norteamericana dieron lugar al acuerdo provisional de octubre de 2006 que debía ser convalidado por otro definitivo antes del 31 de julio de 2007. Ayer, el Consejo de Exteriores zanjó el trámite. El nuevo acuerdo tendrá una duración de 7 años, pero Estados Unidos podrá almacenar la información que recolecte en su transcurso durante 8 más, lo que eleva su vigencia real a 15. En circunstancias ordinarias, el DHS no recopilará información de pasajeros que merece la consideración de sensible a través de la cual pueda deducirse el perfil racial u origen étnico del pasajero, opiniones políticas, creencias, ideologías, adscripciones sindicales o detalles de su salud y su vida sexual. Dichas informaciones pueden ser deducidas, en ocasiones, mediante un análisis detallado de los más de 60 datos de un pasajero que los PNR (Personal Name Records) pueden llegar a contener. Sin embargo, en circunstancias excepcionales, las autoridades norteamericanas podrán acceder a esa información. El Consejo de la UE detallaba ayer que será así cuando haya vida en peligro Además, el Departamento norteamericano de Seguridad Nacional podrá compartir esa información con agencias de seguridad de terceros países, a efectos exclusivos de seguridad. José Manuel Durao Barroso biliza, los hermanos Kaczynski dijeron haber entendido, pocas horas después de concluida la cumbre europea, que aquellos actos legislativos que quedaran bloqueados mediante la invocación del compromiso en cuestión (técnicamente la aplicación de una minoría de bloqueo de sólo 93 millones de población) se mantendrían en esa condición durante un par de años. Tales pretensiones fueron inmediatamente contestadas por la Presidencia alemana de la Unión y por los restantes socios comunitarios, quienes dijeron haber entendido que esa paralización no duraría en ningún caso más de 4 meses, es decir, el tiempo que suele mediar entre dos Consejos europeos, que se convocan cuatro veces al año. Ayer, la ministra polaca no insistió en los dos años de paralización. Dijo desear que los términos del Compromiso adaptado de Ioannina fueran incorporados al Tratado, y no que figuraran anejos a este, en una Declaración, y que el plazo para la paralización de los actos legislativos contestados fuera de una duración razonable