Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 24- -7- -2007 Un gran apagón provoca el caos en Barcelona ESPAÑA 13 Cortocircuito económico: de microcortes a macropérdidas Las Cámaras de Comercio piden a la Generalitat más control JOAN CARLES VALERO BARCELONA. En materia de suministro eléctrico, en Cataluña llueve sobre mojado. La comunidad produce energía de sobras, no en vano acoge dos centrales nucleares, además de otras hidráulicas, térmicas y de ciclo combinado. Lo que falla es la red de distribución. Un problema que tanto ERC en el gobierno tripartito como CiU en la oposición achacaron ayer al déficit de inversión en infraestructuras que padece Cataluña. El propio consejero de Economía de la Generalitat, Antoni Castells, reconocía ayer que la comunidad catalana tiene un problema de infraestructura energética. También el director en Cataluña de Red Eléctrica Española (REE) Lluís Pinós, admitía que el sistema eléctrico catalán estaba tocado por dos accidentes recientes provocados por obras. El consejo general de las Cámaras de Comercio de Cataluña pidió ayer a la Generalitat que realice un control más cuidadoso del desarrollo de las redes de distribución eléctrica y que las faltas de capacidad y de calidad sean cubiertas por planes de inversión por parte de las compañías distribuidoras. En opinión de las entidades camerales, la Generalitat debería trasladar al Gobierno el agravio en la retribución de la actividad eléctrica, que hace que del 25 de lo recaudado a través de las tarifas sólo retorne a Cataluña el 15 aplicado a inversiones en las redes eléctricas, lo que comporta, a su juicio, que la calidad de los servicios sea más baja. Las interrupciones como la que padeció ayer Barcelona son frecuentes en los últimos años en la comunidad catalana. Las averías suelen ser fruto de inclemencias meteorológicas, pero la mayoría se deben a roturas de cables subterráneos provocadas accidentalmente por excavadoras en las numerosas obras que se ejecutan en el área barcelonesa. En ambos casos, el sistema eléctrico no es capaz de compensar las averías. También se producen apagones de forma cíclica coincidiendo con las puntas de consumo durante los días del año de más frío y calor. Aunque los largos cortes de suministro suponen un duro revés para todos los sectores de la economía, en especial los que centran su actividad en la cadena de frío, se acumulan FOTOS: ELENA CARRERAS En el Hotel Catalonia Albinoni, situado en la popular y populosa avenida Portal del Ángel, el apagón se vivió como un pequeño susto. Se ha quedado gente atrapada en los dos ascensores, pero el chico de mantenimiento los ha podido liberar con la llave maestra explicaba Jose María García, botones del hotel. El mercado del Ninot, en el Ensanche barcelonés, también sufrió las consecuencias. Tomás Barbero, que regenta una charcutería desde hace 35 años, declaraba: No había visto esto en todos los años que llevo aquí. Estamos estudiando denunciar y ver si el seguro nos cubre las pérdidas del género Mientras, otros comerciantes tenían que desempolvar las viejas básculas mecánicas porque las modernas digitales no funcionaban. peraba con paciencia hacer el recorrido contrario sin problemas. El metro fue uno de los transportes afectados. La interrupción en las líneas 1, 3 y 5 fue breve, pero desorientó a los viajeros, muchos de ellos turistas. Bajé al metro en Valldaura dirección plaza Cataluña y el metro ha tardado casi media hora. Después se ha parado en Mundet y ha estado otros diez minutos detenido explicaba Francesc García, que se quejaba del calor sofocante dentro de las estaciones, lo que agudizó la angustia a la espera de los trenes. Conductores y peatones fueron toda la mañana de cabeza. La mitad de los semáforos no funcionaban y sólo la paciencia y la prudencia evitaron los accidentes graves, aunque sí fueron frecuentes los sustos y las carreras en los pasos, en las esquinas y en los cruces. Álvaro Guzzo sorteaba como podía el paseo de Gracia al trote para luego explicar que la situación era peor de dónde venía. Vengo del Hospital Clínico y allí no funciona nada decía mientras recuperaba el aliento. La cadena de frío se interrumpió en todos los establecimientos más pérdidas en la sucesión de microcortes de suministro que, prácticamente a diario, sufre el tejido industrial catalán. Los microcortes suelen ser alteraciones brevísimas que, sin embargo, provocan la pérdida de producción, incluso durante horas, al tener que reiniciar los ordenadores de las fábricas, en su mayoría automatizadas, cuando no robotizadas. El fabricante de automóviles Seat denunció recientemente esta circunstancia en su planta de Martorell (Barcelona) La filial española del grupo Volkswagen señala que estos problemas de suministro le restan competitividad a la compañía en relación a otras factorías que el holding automovilístico alemán tiene repartidas por el mundo. El apagón más espectacular ocurrió en las Navidades de 2003 en el Valle de Arán, al atrapar en la nieve a miles de ciudadanos, entre ellos el presidente del Gobierno de la época, José María Aznar, y su vicepresidente primero, Rodrigo Rato. Dos años antes, el Ejército tuvo que ayudar a restablecer el suministro en Cataluña. Sin luz verde Calor y agobio en el subsuelo Las consecuencias de la interrupción eléctrica causaron molestias a los usuarios de los distintos transportes subterráneos de la ciudad. Venía en tren desde Sant Gervasi hasta plaza Cataluña y ha tardado unos 20 minutos en pasar afirmaba Enric López, que es-