Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Un gran apagón provoca el caos en Barcelona MARTES 24 s 7 s 2007 ABC Sin luz a pleno sol A pesar de las molestias que supone vivir lejos de los enchufes la vida urbana siguió su curso. Sin embargo, con el paso de las horas, la perplejidad inicial dejó paso a la indignación de vecinos y comerciantes F. FONTANET BEL ROGER JORRO BARCELONA. Once de la mañana. Hospital Clínico. Sol radiante en la calle y de pronto la oscuridad lo invade todo. Caos generalizado en todas las plantas. Los quirófanos paralizados, los laboratorios, las consultas, las operaciones más rutinarias... Ana D. de 49 años, tenía programada una consulta en la quinta planta: He llegado para revisarme y me han dicho que subiera al quinto piso, como soy asmática y no puedo subir escaleras han cancelado la visita y la han pospuesto para noviembre, estoy indignada La falta de electricidad seguía oscureciendo la actividad en el gran centro médico. Una madre se angustiaba porque a las once y media estaba previsto que su hijo entrara en quirófano, pero: Está en el box y lo van a subir a planta ya que sólo operan de urgencia afirmaba sin tener claro cuál iba a ser el desenlace de su problema. Los ordenadores impedían agilizar las consultas, y las colas se hacían cada vez más densas ante las ventanillas. Un equipo autónomo de generación de electricidad paliaba las situaciones más graves y perentorias. La situación en los alrededores del Clínico estaba presidida por la indignación entre los propietarios de establecimientos, que veían como además de no hacer caja se echaba a perder el género. F. González, camarera del Bar Xalana, justo delante del hospital, se lamentaba: Cada día servimos unas 100 comidas, hoy todavía no hemos podido hacer ninguna- -eran las dos de la tarde- calculamos unas pérdidas de 1.000 euros sólo en las comidas, sin sumar lo que estamos dejando de trabajar en la barra Calle Villarroel abajo la situación era aún más desesperante. En la Pastisseria Serra, su empleada Rosa María, empezaba a perder los nervios viendo como todas las existencias- -pasteles, bombones y demás- -empezaban a derretirse con el calor. Hace tres horas que no tenemos luz y nadie atiende al teléfono en FECSA. No sabemos el volumen de pérdidas pero la mayoría del género ya no se puede salvar manifestaba indefensa sin saber qué hacer. Avanzaba la mañana y las consecuencias del apagón eran y se vivían de forma desigual. Algunos establecimientos sí notaron la incidencia, aunque a otros casi contiguos no les faltó el suministro. Cosas de las redes eléctricas. Comerciantes indignados El mercado de Ninot fue uno de los afectados por el apagón No sabemos el volumen de pérdidas, pero el género ya no se puede salvar afirmaba un comerciante En el Hospital Clínico se han visto afectadas visitas, operaciones y análisis cubriendo sólo las urgencias Sin semáforos, fueron frecuentes los sustos y las carreras en pasos de peatones, esquinas y cruces Los comerciantes lamentaban que el género estropeado era irrecuperable En el metro se sucedieron los cortes bajo un calor sofocante