Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES Golf s Open Británico LUNES 23 s 7 s 2007 ABC Sergio García tira por la borda sus opciones de ganar un Major El irlandés Padraig Harrington (67) venció en el mano a mano final al español (73) MIGUEL ÁNGEL BARBERO CARNOUSTIE (ESCOCIA) ¿Quién dijo que ganar el Open Británico iba a ser fácil? Sergio García afrontaba la última vuelta con tres golpes de ventaja y mucho a su favor para lograr el primer grande de su carrera. Sólo tenía que mantener una vuelta de par y confiar en que ninguno de sus oponentes firmara la tarjeta del siglo. Pues bien, falló en lo básico, en asegurar su propio juego. Y con un resultado de dos sobre par dejó el camino expedito a sus perseguidores. Padraig Harrington hizo 67 golpes y se llevó la gloria en el desempate. Previamente pudo haberla sellado en el hoyo 18, pero se fue al agua por dos veces y con la sensación de haber perdido sus opciones. Nuevamente Sergio tuvo el torneo en sus manos, pero hizo un bogey en ese agujero postrero y la lotería del play- off se decantó por el irlandés, que jugó con mucha seguridad. El castellonense no lo volverá a tener tan a tiro en mucho tiempo. Y eso que comenzó sobre ruedas, cuando en el hoyo tres su primer birdie le proporcionó cuatro golpes de ventaja sobre su inmediato seguidor, que por ese entonces era Steve Stricker. Fue un espejismo. Lo que en los tres primeros días le vino de cara de repente empezó a torcerse. Por un lado, empezó a perder calles y a meterse en dificultades. Y lo que fue peor, a perder el toque con el putter la herramienta que mejor le había funcionado durante la semana. Al paso por el ocho ya había fallado un birdie claro y cometido tres bogeys tontos. Había estado treinta hoyos seguidos sin cometer ninguno y de repente hizo tres en sus últimos cuatro. Y como Romero le plantó cara metiéndola desde el bunker del 11, se encontró de repente compartiendo el liderato con el argentino. Lo malo no era sólo eso, pues el suramericano se fue en el siguiente hoyo a la maleza y le dejó de nuevo solo en cabeza, sino que abrió la puerta a una jauría de perseguidores entre los que había nombres nada convenientes, como Els, Harrington, Woods, Cink o DiMarco. La estrategia, lógicamente, tenía que cambiar. Ya no valía con conservar la ventaja, ahora tenía que comenzar a atacar. Y con la confianza tocada, Carnoustie no es el mejor campo para lanzarse a tumba abierta. La persistente lluvia matinal dejó el campo inundado en muchas zonas y, sobre todo, mucho más lento y largo. Sergio afrontó los últimos nueve agujeros aún con un golpe a su favor y con la bola en el centro de la calle del diez. Parecía haberse serenado, pero entonces empezaron los ataques por los otros flancos. Harrington se subió a lo más alto con un birdie en el 11 y Romero se rehizo a lo grande con cuatro aciertos seguidos para situarse en solitario con dos golpes de ventaja. Era su décimo birdie del día y parecía tocado por una varita mágica. El torneo había dado un vuelco para el castellonense. Por primera vez tenía que remontar. Y eso que en un minuto de oro todo cambió una vez más. Romero se marchó fuera de límites en el diecisiete al tiempo que García hacía birdie en el 13 y Harrington eagle en el 15. La consecuencia fue que el irlandés se puso a marcar el ritmo con descaro. No obstante, Sergio reaccionó en el catorce y le empató. El argentino, mientras, acabó como pudo y dejó el torneo en un mano a mano europeo. Por primera vez la Jarra volvería al Viejo Continente, al mismo sitio donde Lawrie la obtuvo por última vez hace veintiocho majors El español fue a fallar en el momento más inoportuno (15) y dejó a Poddie con uno de ventaja y dos hoyos por delante. En el primero cumplió, pero en el siguiente se fue al agua por dos veces. Los dos jugadores se cruzaron en el puente y ni se dirigieron la palabra. Sergio sólo necesitaba el par en el dieciocho para ver cumplido su sueño. Pero no pudo ser. Perdonó demasiado y su contrario, perro viejo, no dejó escapar una segunda opción en los hoyos extra. De mandar a remontar Sergio García lamenta la oportunidad perdida AP El ganador: Me concentré al máximo en jugar el desempate M. Á. B. CARNOUSTIE. El irlandés Padraig Harrington, de 35 años, es un golfista de largo recorrido. Inició su carrera victoriosa en el Open de España de 1996 y luego ha logrado otros doce triunfos en Europa, incluyendo además dos en nuestro país: Madrid (2000) y Valderrama (2001) Asimsimo, tiene dos títulos más en Estados Unidos, otro en Japón y el Orden de Mérito continental de 2006. Por si fuera poco, es uno de los baluartes del equipo europeo de la Ryder Cup. Cuando me hice profesional me contentaba con poder vivir de esto y he superado con creces mis expectativas declaró emocionado. Después del doble bogey del último año no lo tenía fácil para recuperarse, pero encontró la manera. Clasificación final 1. P. Harrington (IRL) 277 golpes. 2. SERGIO GARCIA, 277. 3. A. Romero (Arg. 278. 4. R. Green (Aus. y Ernie Els (Sur. 279. 6. H. Mahan (EE. UU. y S. Cink (EE. UU. 280... 12. MIGUEL ANGEL JIMENEZ, 282. Me dije a mi mismo que no iba a perder de esa manera y me concentré al máximo en jugar el desempate. Estaba convencido de que íbamos a salir a jugarlo y que lo ganaría Hacía sesenta años que un irlandés no ganaba el Open Británico, por lo que la fiesta en la isla vecina se presenta intensa: No tengo nada que hacer en los próximos días, o sea que voy a intentar disfrutarlo al máximo También habrá celebración en Tucumán, ya que Andrés Romero volvió a llamar la atención en un torneo que parece hecho a su medida. El año pasado quedó octavo en Hoylake y ayer fue líder con dos golpes de ventaja a falta de dos hoyos. Finalmente acabó tercero. Estoy encantado por lo que he hecho, todavía no me lo creo declaró el argentino, que hace dos años aún no tenía la tarjeta para jugar el circuito. Su tarjeta fue espectacular (diez birdies seis de ellos en siete hoyos) y de no ser por dos doblatas se habría visto otra historia. Todavía estoy asombrado de lo que he hecho. Este torneo siempre me ha llamado la atención y mi ilusión era hacerlo bien aquí