Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 23- -7- -2007 40 a muchas chicas y chicos que, agobiados por un calor asfixiante, empezaban a sentir síntomas de deshidratación, lipotimias y crisis de ansiedad. Brainstorm Teddy Picker Do me a favour -impresionante, con un extraordinario desarrollo instrumental- los mejores temas de este grupo que empezó tocando versiones de Oasis, fueron disparando la adrenalina del público, que al término de la actuación ni siquiera pidió bises, pues la descarga había sido más que suficiente para dejar satisfecho hasta a los más fanáticos del grupo. Y en la sesión de ayer, The Hives dieron lo mejor de sí mismos en el Escenario Verde, con su vocalista, Howlin Pelle Almqvist esforzándose por hablar en castellano con el público. ¡Somos los reyes del Festival de Benicasim! dijo repleto de orgullo. Y la verdad es que Almqvist se parecía en algunos momentos a un joven Iggy Pop, serpenteando su cuerpo en el escenario y bajando a abrazarse con sus fans en cuanto tenía ocasión. Uno de los más gratos descubrimientos del que escribe estas líneas fue la banda neoyorquina Clap Your Hands Say Yeah. Con un cantante con una voz femenina- -mucha gente decía: ¡Ah! pero si es un tío! -que hacía de los gallos un arte, acompañado de un sintetizador que creaba las atmósferas perfectas para dicha tesitura, hicieron bailar a todos los que les veían físicamente o a través de las pantallas situadas en el exterior de la carpa Vodafone. Sus grandes momentos los brindaron los temas Satan said dance y The skin of my yellow country teeth Kings of Leon demostraron poseer una perfecta técnica en una de las más exquisitas actuaciones de la noche. Con un repertorio que tiró bastante del primer disco, más acorde con la idiosincrasia del festival, el vocalista dio buena cuenta del poderío en directo de su osbourniana voz, a pesar de que el volumen de su micrófono no le dio facilidades. Por su parte, Patrick Wolf y su banda londinense mostraron su fusión de pop con varios estilos electrónicos, en un gran show con el cantante envuelto en sudor y ataviado sólo con unos calzoncillos durante la hora y media de su actuación, en la que desparramó como pocos en este festival. 69 XXXI FESTIVAL DE JAZZ DE VITORIA Los organizadores hablan de récord de asistencia Por si había alguna duda sobre el tirón del cartel de este año, los organizadores del FIB se encargaron anoche de despejarla. Según sus datos, el festival ha batido en 2007 el récord de asistencia en sus trece años de historia, con más de 150.000 espectadores a lo largo de las cuatro jornadas de conciertos. Eso sí, este repunte se produce en gran parte gracias a la masiva afluencia de extranjeros, que ya suponen el 47 por ciento de los asistentes. Un 70 por ciento de ellos proceden de Gran Bretaña. Prueba del respaldo inquebrantable que algunos fibers mantienen respecto a su festival es el dato desvelado por sus organizadores de que ya se han vendido 120 abonos para la edición del año que viene, pese a que aún no se conocen los grupos que asistirán. A eso se le llama tener una fe ciega. Espléndido fin de fiesta LUIS MARTÍN Norah Jones es menuda, como su voz. Y, aunque ya no mantiene el aire distante de aquel estreno en Madrid de 2002, sigue pareciendo una de esas chicas tímidas que aprovechan cualquier oportunidad para quitarse de en medio. Por si fuera esto poco, Norah se luce con un repertorio que no es precisamente un modelo de uniformidad: vapores de country, pop y folk- rock conviven con los trazos de un jazz demasiado aquietado como para no inquietar a una afición que, sólo un día antes, había defendido la fiereza del género con Terremoto Ornette. Norah Jones no es, en fin, el desplante a la corriente de efímeras fragancias del jazz actual. Y, sin embargo, sus discos tienen un éxito sorprendente. Y son agradables a la escucha. Comparecía con los miembros de la Handome Band con la que ha vuelto a grabar su último disco, Not too late Una formación discreta pero contundente: dos guitarras, bajo y batería, con sobrada calidad como solistas cada uno de ellos. Y arrancó el concierto, con Norah guitarra en bandolera, entonando Come away with me la canción que dio título a su primer álbum de impacto, y enseguida se entró en faena con el temario de Not too late Ya con la cantante sentada ante el piano, fueron llegando The sun doesn t like you Rosie s lullaby Thinking about you y de, nuevo, de su primer álbum, Cold, cold heart el clásico de Hank Williams del que también Joe Pass y Dinah Washington entregaron espléndidas versiones. Y en la bonanza de un temario que obligado parecía que incluyese algún número de Feels like home segundo disco de la artista, una aparición muy especial, la de M Ward, guitarrista y cantante al que Norah Jones conoció durante una gira de apoyo a John Ferry, candidato para la Presidencia de Estados Unidos. M Ward, que había actuado en la primera parte de la velada, tocó con Norah los mejores cielos descendiendo a la carnalidad del bluegrass de Creepin in la canción que grabó una vez a dúo con Dolly Parton, intérprete predecesora de muchos de las realizaciones de hoy en el terreno de las músicas estadounidenses de raíz. Todo cuanto hace hoy Norah Jones tiene uno u otro tinte de country. Y, si ya había saltado en el capítulo de invitados especiales el nombre de M Ward, en adelante seguiría haciéndolo en títulos como Little room y Broken ambos incluidos en el álbum objeto de esta presentación. Y todo entrelazado en cristalina fusión y sin sombra de confusión. Una hermosura hasta en el turno de bises- -de nuevo, Norah a la guitarra- con Don t no why el single que la hizo famosa, y The long way home tema estrella del álbum Feels like home Un buen fin de fiesta para este festival. En Norah Jones hay un espléndido presente y un enorme futuro. Felicitaciones, por cierto, a Radio 3 y a Manolo Fernández, por seguir a la vanguardia de las retransmisiones en directo de eventos importantes, y éste lo era. The Hives: Somos los reyes de hace cinco años. Si el precio sigue subiendo, el año que viene me plantearé volver afirma Rubén, que como muchos otros festivaleros, tiene como única queja el elevado coste del abono. Aunque Iggy Pop y sus Stooges y grupos como Wilco o The Klaxons ofrecieran grandes directos, sin duda las estrellas del fin de semana fueron los Arctic Monkeys. Parece mentira que hace sólo cinco años los jovencísimos miembros de esta banda estuvieran aprendiendo a tocar sus instrumentos, viendo cómo 40.000 personas aclamaban su buen saber hacer en un directo como el del pasado sábado en el festival de Benicasim. Estos chicos han tenido que firmar un pacto con el diablo, pues el enorme talento que desplegaron en el Escenario Verde en la penúltima noche de FIB está sólo al alcance de unos pocos. La enorme masa de fibers ya estaba apostada frente a las tablas más de media hora antes de que comenzara el concierto, sabedores de que una buena juerga se avecinaba. Con la irrupción en el escenario de la banda inglesa, el público empezó a botar de tal manera que la seguridad del FIB tuvo que emplearse a fondo para ayudar a salir del atolladero Más información en: http: www. fiberfib. com Norah Jones entusiasmó, al piano, en Vitoria EFE Concierto de Norah Jones The Handsome Band. Lugar: Polideportivo Mendizorroza (Vitoria) Fecha: 21 de julio