Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA La polémica de Educación para la Ciudadanía LUNES 23 s 7 s 2007 ABC La objeción no es la única solución, y no es viable en centros confesionales Antonio Dorado s Obispo de Málaga y Presidente de la Comisión de Enseñanza En expectación de destino Así define su actual situación Antonio Dorado, quien defiende la impagable labor de la Federación de Religiosos de la Enseñanza (FERE) Considera que esta organización ha sido tratada injustamente POR JESÚS BASTANTE MÁLAGA. Monseñor Dorado atiende a ABC días después de haberse sometido a una operación de la vista. Durante la conversación, el responsable en materia educativa en el Episcopado, cuya comisión abordará hoy el estudio sobre las medidas legales frente a Educación para la Ciudadanía, habla sin tapujos del diálogo de sordos al que les sometió el Gobierno respecto al debate de la LOE y sostiene que la objeción de conciencia no es la única solución y que, además, no es viable en los centros confesionales parte religiosos agustinos y salesianos. Nos sumamos a la alegría de ver personas que son reconocidas como buenos testigos de la fe. Pero su objeto no es ése. Pablo VI se cuidó mucho de que estos procesos se iniciasen a una cierta distancia de los acontecimientos. Tras la Guerra, la Iglesia española manifestó su dolor por la muerte de todos, y fue muy cuidadosa en no promover beatificaciones para no aumentar la división entre los españoles. Se ha hecho sin pudor, con alegría y sin el ánimo de herir a nadie. los que profesan otra ideología, les resulta un obstáculo grande. Por eso, no es extraño que tiendan a debilitar y desprestigiar, a veces injustamente, aquellas instituciones que pueden resultarles rivales. Esto pasa con la Iglesia: algunos tratan de poner en primer plano aquellos aspectos negativos, muchas veces desvirtuados. En cuanto a la persecución, la Iglesia siempre ha estado perseguida, porque así lo predijo Jesucristo. -Preocupa, y contrasta cuando esa privacidad no se impone a otras religiones, a las que incluso se apoya. Es contradictorio. ¿Quién es el Estado para poner coto a las manifestaciones legítimas de los sentimientos religiosos? La Iglesia siempre ha mantenido, incluso en regímenes contrarios, una actitud de fidelidad, lo que para muchos ha sido causa de martirio. -Desde el PSOE y el Gobierno, se estápostulando una corriente laicista. ¿Preocupa? no son tolerables en una sociedad democrática y respetuosa. las negociaciones? ¿Hasta qué punto pudieron negociar con el Ejecutivo? -Su diócesis celebrará, en octubre, la beatificación de varios mártires de la Guerra Civil... Una ceremonia que ha desatado críticas de quienes la entienden como una respuesta de la Iglesia a la Ley de Memoria Histórica. ¿Qué hay de cierto? -La Iglesia en España, monseñor, ¿está perseguida? -Serán 21 personas, la mayor -No se puede negar la influencia social que tiene la Iglesia en España. Su fuerza no se basa en los cañones, sino en la fe, y su influencia es enorme tanto en el orden social como en la educación, así como en el número de personas que se confiesan públicamente creyentes. A -La Iglesia somos muchos, y cada día, en la Santa Misa, manifestamos nuestra condición de pecadores. La Iglesia no es una institución de puros, pero tampoco de bandidos. Evidentemente, no siempre los comportamientos son los más evangélicos. Sobre todo cuando se da una sistemática actitud de menosprecio y calumnia, como la actual, que irrita los ánimos. Estamos en un momento en que la Iglesia tiene que promover el diálogo y la serenidad. Pero también es necesario por parte de las demás instituciones un poco de sosiego, de calma y serenidad, para no herir excesivamente los sentimientos religiosos. Espectáculos como el de las fotos blasfemas de Badajoz, y los últimos espectáculos de Pamplona, de Getafe, -En esta última legislatura, ¿se ha llegado a una tensión insalvable entre el Gobierno y la Iglesia? La reacción eclesiástica, ¿está siendo la más adecuada? -Usted ha sido uno de los máximos responsables del diálogo con el Gobierno en torno a la reforma educativa. ¿Cómo han sido Tras la Guerra, la Iglesia española manifestó su dolor por la muerte de todos, y fue muy cuidadosa de no promover beatificaciones para no aumentar la división No se puede negar la influencia social que tiene la Iglesia en España. Su fuerza no se basa en los cañones, sino en la fe -El principal punto de fricción se encuentra en la nueva materia de Educación para la Ciudadanía, y en las posibles actuaciones frente a ella, que han mostrado una cierta división entre los obispos. ¿Cuál es su postura? -Mi postura se refleja en los tres documentos de la Conferencia Episcopal. Luego un obispo dirá lo que quiera, por su cuenta, y será muy respetable, pero la opinión colectiva de la CEE se ha hecho público en tres documentos. El primero, el pasado mes de noviembre, la Asamblea Plenaria afirmaba que la asignatura resultaba una inaceptable intromisión del Estado en la educación moral de los alumnos. En febrero, la Comisión Permanente aprobó una nota en la que calificábamos la nueva asignatura como una formación estatal y obligatoria de la conciencia, -Siempre se ha dialogado en los márgenes. Cuando se han tratado los grandes contenidos de las leyes, ahí no ha habido diálogo, y si lo ha habido ha sido un diálogo de sordos. Sólo hemos podido dialogar sobre dos disposiciones adicionales, clase de Religión y profesores, que no tienen carácter de Ley Orgánica. Incluso ahí nos hemos visto muy dificultados para mantener lo exigible desde el punto de vista de la Constitución y los Acuerdos Iglesia- Estado. Espectáculos como el de las fotos blasfemas de Badajoz, y los últimos de Pamplona, de Getafe, no son tolerables en una sociedad democrática y respetuosa