Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 23 s 7 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES DERECHAS DE TODA LA VIDA MARIANO RAJOY, UN SEÑOR DE Se trata de ganar unas elecciones que están a la vuelta de la esquina y se van a disputar en el centro sociológico del cuadrilátero groso para España y lo ha hecho tan mal como dicen en el PP, ¿por qué Rajoy no actúa en consecuencia, renueva y centra su partido- -los votos del flanco derecho ya los tiene asegurados- lanza un programa de calado y presenta un equipo electoral y de gobierno que recupere la ilusión de una mayoría de los españoles, entre los que se encuentra el decisivo centro político español, hoy perplejo y navegando por el pantano de la abstención? Pues muy sencillo, porque, como ha declarado Rajoy en los cursos de verano, haciendo alarde de esa misma soberbia que le hace perder los debates del Parlamento, él es un señor de derechas de toda la vida Algo que se sabía- -aunque a veces se comporta como un señorito caprichoso e indolente pero lo que no se sabe bien es a cuento de qué se empeña Rajoy en pregonarlo a los cuatro vientos, al tiempo que tira por la borda a Piqué cuando acaba de perder a Matas en Baleares- -dicen que por su mala relación con Rajoy, entre otras cosas- provocando el público enfado de Gallardón y de otros barones como Arenas y Camps, que no van por la vida política de señorones de derechas de toda la vida, y menos aún cuando se trata de ganar unas elecciones que están a la vuelta de la esquina y se van a disputar en el centro sociológico del cuadrilátero. Pablo Sebastián S ALVO que Rodrigo Rato y Alberto Ruiz- Gallardón estén decididos a dar, desde el Congreso de los Diputados, la batalla por el liderazgo del Partido Popular- -en el caso de que Zapatero renueve el poder en las elecciones que se aproximan- difícilmente se puede entender que estos dos avezados políticos estén a día de hoy interesados en subirse al buque fantasma del PP para compartir con Rajoy una campaña electoral que parece destinada a la derrota, a la vista de la confusión que genera el escaso liderazgo y displicente autoridad del líder del partido, que ha mandado, con nocturnidad y alevosía a Cataluña al comando Acebes para dar un golpe de mano contra Josep Piqué, del que Rajoy ha dicho que hizo lo que pudo al frente del PP catalán que es mucho más que lo que hicieron otros, porque Piqué obtuvo en Cataluña en el año 2000 el mejor resultado de la historia del Partido Popular en las elecciones generales (763.318 votos y 12 escaños nacionales) y el segundo y tercer mejor resultado del partido en los comicios autonómicos, tras el récord de Alex Vidal- Quadras (421.752 votos y 17 escaños autonómicos) que fue sacrificado por Aznar para que Pujol apoyara su llegada a La Moncloa en 1996. Es decir, Piqué hizo mucho más que otros en el PP catalán, y por ello no se entienden las maniobras a su espalda, que eran una invitación para que se fuera, lo que más tarde sancionaría Rajoy con la frase lapidaria de la política es muy dura En el Partido Popular no se entiende nada de lo que ocurre en su interior; da la impresión de que entre los augures y el hoy tridente director- -Rajoy, Acebes y Zaplana- -han decidido que Zapatero debe tener una segunda oportunidad y, por lo tanto, darle toda clase de facilidades para que en el mes de marzo de 2008, o en octubre de este año si adelanta las elecciones, renueve el poder y consiga un aplauso mayoritario de los españoles, no sólo a su liderazgo, sino también a sus políticas de reforma territorial del Estado y de negociación con ETA, dos iniciativas que retomará con más ímpetu en cuanto reciba el mandato para gobernar cuatros años más. Entonces, si Zapatero es tan peli- ¿Por qué Rajoy no renueva y centra su partido- -los votos del flanco derecho ya los tiene asegurados- lanza un programa de calado y presenta un equipo electoral y de gobierno que recupere la ilusión de una mayoría de los españoles, entre los que se encuentra el decisivo centro político español, hoy perplejo y navegando por el pantano de la abstención? El golpe de mano de Acebes (y Zaplana) en Cataluña contra Piqué tenía varios objetivos: en primer lugar vengarse del político catalán que en 2005 se atrevió a decir que había que renovar a los políticos que representan la derrota del PP en el año 2004, es decir, a los Acebes y Zaplana, que al final han decapitado a Piqué. En segundo lugar, porque la frase de Rajoy del señor de derechas de toda la vida marca la línea dura del discurso que se va a plantear en esa Comunidad y en el resto de España- sin complejos dirán en el PP- jugándose el todo por el todo y abandonando la conquista del centro. Y, en tercer lugar, porque reconquistando las bases y órganos del PP catalán, el dúo Acebes y Zaplana considera aumentada su capacidad de influencia en el futuro Congreso del PP que seguirá a las elecciones, para entonces enseñar sus cartas y proponer a Esperanza Aguirre- -la tapada de los falsos liberales del PP- -como líder nacional, por encima de Rato- -que si aspira al cargo podría ser quien destruya esta conspiración- -o de Gallardón, que sí aspira y que lo tiene difícil dentro del partido, salvo que lo apadrinen Rato o Aznar. El caso es que en el PP se viven horas de desconcierto que ejemplariza la destemplanza de Rajoy, celoso quizás el líder del PP por la acogida que ha tenido la noticia del regreso de Rato. Y es una pena, porque cuatro años más de Zapatero acabarán por completar la profecía de Alfonso Guerra cuando dijo que, tras el paso del PSOE por el Gobierno, a España no la reconocerá ni la madre que la parió -Fuimos elegidos mediante listas cerradas; si ahora yo propusiera listas abiertas, estaría traicionando la voluntad de nuestros electores.