Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CIENCIAyFUTURO Medio ambiente Salida de aire DOMINGO 22 s 7 s 2007 ABC PROYECTO DE ALMACÉN TEMPORAL CENTRALIZADO (ATC) 1- Introducción del contenedor en el área de recepción 2- Volteo del contenedor a la posición vertical 3- Carro de transferencia 4- Retirada de la 1 tapa y comprobación del interior 5- Retirada de la tapa de la celda y de la 2 tapa del contenedor 6- Descarga del combustible gastado 7- Zona de almacenamiento en tránsito del combustible gastado 8- Cápsula de acero inoxidable 9- Transferencia de la cápsula al contenedor de almacenamiento 10- Transferencia a los tubos de almacenamiento 11- Tubos de almacenamiento Módulo de almacenamiento Entrada de aire 10 5 4 7 6 9 8 11 2 1 3 Tubo de almacenamiento del combustible gastado (2 barrera) Tubo de almacenamiento de residuos vitrificados ABC Fuente: ENRESA Área de recepción Zona de preparación Celda de descarga Zona de encapsulado Cápsula (1 barrera) El ATC queda aparcado, la opción más cara y peligrosa para los residuos radiactivos El Gobierno supedita a criterios electoralistas la inaplazable construcción de un Almacén Temporal Centralizado S. BASCO MADRID. La ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, despejó tras el Consejo de Ministros del pasado viernes cualquier duda sobre las intenciones del Gobierno en torno al proyecto de un Almacén Temporal Centralizado (ATC) para los residuos nucleares de alta actividad de las centrales españolas. Aprobado por el Congreso en septiembre de 2005, la fase de información pública para acoger esta infrastructura se abrió el pasado año y, tras sucesivas prórrogas, jamás ha dado paso a la segunda fase, la de recepción de candidaturas. Narbona ha asegurado que todavía no hay una decisión sobre el ATC; los trabajos de contenido técnico ya están elaborados, y nos hallamos en un periodo de búsqueda de consensos sociales y políticos En román paladino significa que el Gobierno aparca el proyecto. Primero fueron las pasadas municipales, y ahora las próximas generales, las que paralizan su construcción. El Ejecutivo no está dispuesto a asumir el coste electoral que sin duda supondría una decisión tan impopular como imponer a un municipio, a una región, la instalación de un cementerio nuclear. Sin embargo, impone a la ciudadanía el alto coste económico y el riesgo medioambiental que supone aparcar el ATC. La inversión prevista para el proyecto, en las tres fases de su construcción, asciende a 650 millones- -un 25 para obra civil, un 50 para componentes mecánicos y otro 25 para equipamientos, ingeniería, supervisión y puesta en marcha- más otros 50 millones para el centro tecnológico adjunto al ATC. Un total de 700 millones según datos elaborados por Enresa, las empresa estatal que gestiona los residuos radiactivos, hace dos años. Cuando por fin se ponga en marcha, el presupuesto tal vez roce los mil millones de euros. La primera fase del proyecto- -cuatro años- -acometería el acondicionamiento del terreno y la construcción de los edificios generales y las cuatro primeras bóvedas de almacenamiento. La segunda- -seis años- -daría paso a un nuevo edificio de almacenamiento; mientras que la tercera y ultima fase- -trece años- -levantaría otro edificio de almacenamiento y el parque tecnológico anexo. Total, mil millones que ahorrarían mucho dinero al contribuyente. El cierre del reactor de Vandellós I, en 1989, originó 400 toneladas de residuos radiactivos de alta actividad. El Estado, a través de Enresa, acordó con Francia que Cogema, la empresa pública que gestiona los residuos en el país vecino, se haría cargo de su tratamiento, vitrificación y almacenamiento a cambio de 58.000 millones de las antiguas pesetas, ampliados en otros 35.000 al prorrogar su almacenamiento hasta el 31 de diciembre de 2010. Suman 560 millones de euros. A partir del primero de enero de 2011, Enresa, financiada con fondos públicos y el 0,8 del recibo de la luz, deberá pagar a Cogema más de 50.000 dólares diarios en concepto de penalización. Ello supone algo más de 15 millones de euros anuales. Y habrá que pagarlos durante al menos cuatro años en el mejor de los casos. Los residuos de Vandellós I habrán costado 620 millones de euros. Si. tras las generales de la próxima primavera, la constitución del Parlamento, la toma de posesión del Gobierno y el parón veraniego, se decidiese desbloquear el proceso en septiembre de 2008, el inevitable procedimiento administrativo- -fase de información, de recepción de candidaturas, de elección del emplazamiento, de alegaciones, de ratificación, de concesión de permisos... -llevaría casi un año y medio. Podría empezarse la construcción a comienzos de 2010. Tras cuatro años de obras, el ATC estaría en servicio, como muy pronto, en los primeros meses de 2014. A Enresa, es decir, a España, le va a salir la penalización por un pico. Pero no se trata sólo de Vandellós I. El Gobierno ha anunciado su intención de no renovar- -algo que compete al Consejo de Seguridad Nuclear- -la licencia de explotación a la central de Santa María de Garoña en 2009. Una central más a desmantelar. Cerca de 500 toneladas más de residuos a tratar y almacenar. ¿Se recurrirá también a los caros servicios de Cogema? La decisión gubernamental de elaborar un calendario, an- Penalización diaria Inversión de 700 millones