Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22- -7- -2007 40 89 La cantante estadounidense sorprendió a los veraneantes bañándose en lencería rosa y negra La artista está rodando un vídeo- Vuelve -para regresar a la escena musical Victoria Beckham: Estoy más contenta en Los Ángeles que en Madrid ABC LONDRES. A la Spice Girl Victoria Beckham, Los Ángeles no le huelen a ajo. Al menos así se desprende de sus últimas declaraciones: Estoy muchísimo más contenta en Los Ángeles que en Madrid. Es como un nuevo comienzo para nosotros como familia En una entrevista en exclusiva en el tabloide sensacionalista The Sun Victoria aseguró que en Madrid pasó una dura etapa y casi no tenía vida social ahora pueden dejar atrás todo lo negativo que vivieron en España. La Spice indicó que su marido tiene por delante un nuevo desafío en Los Ángeles y esto es lo que le mueve y recalcó que la decisión de mudarse a EE. UU. tuvo mucho que ver con lo que iba a ser bueno para la familia Algunos críticos con la pareja han asegurado que los Beckham no causarán gran impacto en la sociedad norteamericana, algo que a Victoria le trae sin cuidado Dijo que su trabajo era apoyar a David y solucionar las cosas de los niños Sobre la próxima gira en diciembre de las Spice Girls Victoria explicó que todas estaban nerviosas, pero ilusionadas de volver a cantar juntas, y tenía ganas de que sus tres hijos la vieran en un escenario porque el héroe siempre ha sido su padre o la vestimenta que luciría. Pero ella misma se ha saltado a la torera (con una sublime portagayola) su embargo y sin embargo ha optado plantarle cara al chapapote luciendo lencería mortal y rosa en las playas de Malibú. Sostienen los que de esto saben que la Spears ha debido leer a Stendhal para asomar del rosa al negro en la costa angelina. De hecho, Britney es colega de Stendhal, y de Flaubert: ha escrito dos libros, el primero es una especie de autobiografía, con fotos inéditas de su infancia y juventud, Heart to heart (De corazón a corazón) El segundo es una novela ambientada en un pequeño pueblo americano de donde surge una chica joven que quiere ser estrella y narra cómo con la ayuda de su madre sale adelante. Esta obra se titula A mother s gift (El regalo de una madre) Desconocemos si para escribirla colocó un espejo en el camino. Spears regala ahora a sus devotos lencería rosa y negra, ligeramente stendhaliana, después de una desafortunada temporada en la cual el escándalo no le era ajeno: como cuando se rapó la cabeza o sus reiterados ingresos en una clínica de desintoxicación. Los que la han visto mortal y rosa por la arena de Malibú aseguran que Britney Spears hace ejercicio físico y quiere reactivar su forma física perdida. La popular y multimillonaria cantante se confesó en su página web ante sus seguidores y desveló que se vio obligada a ingresar en un lugar humillante llamado rehabilitación porque había tocado fondo. Hasta el día de hoy no creo que la razón fuera el alcohol o una depresión. Me parecía a un niño malo corriendo por ahí con un desorden de déficit de atención. Estaba perdida. Creo que el problema fue dejar entrar a demasiada gente en mi vida Ahora su vida es vigilada por un guardaespaldas, Daimon Shippen, y por un yorkshire, el mejor y fiel amigo para todo mortal y rosa. Su vida con un yorkshire La chica picante afirma que pasó una dura etapa y que no tenía vida social en Madrid Los Reyes acompañan a su amigo del mar en la última travesía ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS PUERTO PORTALS. Sus Majestades los Reyes acompañaron ayer a su querido amigo Ignacio Caro Aznar en su última travesía. A bordo del yate Fortuna en el que tantas veces había navegado, el ilustre marino de origen vasco hizo su último viaje ya convertido en cenizas, unas cenizas que Don Juan Carlos y Doña Sofía, acompañados por los familiares de Caro, arrojaron al mar que tanto amó en vida desde que empezó a navegar, cuando apenas tenía 16 años, con Don Juan de Borbón. Después la pasión por el mar le llevó a cruzar el Atlántico y el Pacífico, a participar en todo tipo de regatas y a cubrir tres ediciones de la Admiral s Cup. La ceremonia privada tuvo lugar en las aguas que separan a Mallorca de Cabrera sobre un mar encrespado por el viento que, a lo largo del día, fue calmándose. Cerca, relativamente, de Formentera, cuyas aguas navegó este excepcional marino por última vez en vida, el pasado 15 de julio, en su barco Alaskan cuando le faltaban quince días para cumplir 79 años. Aquel día, acompañado por su esposa, Marieli Echevarría y Wakonigg, se sintió indispuesto al sufrir un aneurisma de aorta que poco después le ocasionó la muerte. Caro era una persona tan discreta y tan leal, que sólo quienes estaban cerca de la Familia Real conocían la profundidad de la amistad que le unía con Don Juan Carlos. Una amistad que ya le venía de familia pues su padre, Juan Caro y Guillamas, fue secretario personal de Alfonso XIII y de los Condes de Barcelona. Si Ignacio Caro dedicó su vida al servicio a la Corona y a Don Juan Carlos; su hermano Eduardo hizo lo mismo con Don Juan. Uno, al mando del Fortuna y el otro del Giralda Apenas quince horas antes de arrojar las cenizas al mar, los Reyes, el Príncipe de Asturias y las Infantas Doña Elena y Doña Pilar asistieron al funeral por el eterno descanso del marino en la iglesia Bonanova de Palma de Mallorca y acompañaron a la familia Caro- -la viuda y sus tres hijos, Cristina, Diego y María Isabel- -en estos momentos tan dolorosos. Como el Rey quería acompañar a su amigo en su última travesía, Don Juan Carlos no se embarcó ayer en el velero Bribón ni compitió en la regata Breitling que se disputa estos días en Puerto Portals. Quien sí participó en la competición fue el Príncipe de Asturias. Aunque Don Felipe se mostró sonriente y con la misma naturalidad de siempre, se supone que debe estar dolido por la caricatura denigrante que publicó la revista El jueves A cambio, estos días recibe la reconfortante presencia de las numerosas personas que, cada vez que embarca o desembarca desde el muelle de Puerto Portals, se concentran para verle, saludarle, aplaudirle o felicitarle.