Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS DOMINGO 22- -7- -2007 ABC El saxofonista Ornette Coleman, durante el concierto que ofreció en Vitoria JESUS ANDRADE XXXI Festival de Jazz de Vitoria Descargas de alto voltaje Y en la batería, Denardo Coleman, hijo de Ornette, y verdadero marcapasos rítmico del grupo. La música de esta gente es inconforme e inteligente, tiene un perfil de corte de mangas, de exabrupto controlado, de desplante a las convenciones. Y, sin embargo, que nadie piense que trabajan a espaldas de la lírica. Detrás de su apariencia alborotada, hay una poesía musical sincera, desinhibida y libre. Ornette puede introducirnos en una alocución dislocada y veloz, en la que triplica labores en saxo alto, trompeta y violín, para después estampar su inconfundible garabato atonal sobre una sonata para cello de Bach. Es una de las verdaderas caras de la vanguardia musical contemporánea. Su música parece afirmarse y desdecirse en una metáfora acerca del mundo, que si algo de hermoso LUIS MARTÍN ylan hablaba en una de sus canciones de ser eternamente joven. No es mala cosa. En su penúltima jornada, este festival hizo coincidir dos buenos ejemplos de juventud perenne. El altista Ornette Coleman llevó su irreductible discurso a la primera sesión del programa doble de Mendizorroza. Y para los amantes de una rítmica para toda clase de públicos, el quinteto de Dave Holland hizo lo propio, sucediéndole en la misma escena. El saxo alto de Ornette Coleman, de 77 años, viaja con una formación que remite a su trío de los 60- -David Izenzon y Charles Moffett- si no fuera porque ahora se triplica la función del contrabajo. Greg Cohen y Tony Falanga (espléndido este último con el arco) y, asumiendo funciones melódicas, un bajista eléctrico sorpresa. D Poesía musical sincera tiene es, invariablemente, un espejismo. Dave Holland, por su parte, dibuja con su contrabajo frases incesantes, largas y repletas de contenido. Su presencia ya nos es familiar, pero siempre sorprende. Es un contador de historias animado y sensible. Su territorio es la prospección sonora donde consigue un sonido verdaderamente ensamblado, gracias a socios soberbios como el trombonista Kevin Eubanks y, sobre todo, el tenorista Chris Potter, uno de los grandes de la época moderna del jazz. Junto al baterista Nate Smith y al vibrafonista Steve Nelson, ambos dotados de un vibrante equipaje rítmico, esta banda regaló un concierto hermoso, emocionado y trabajado desde el ingenio. Fue el mismo al que, en la tarde, habían recurrido el guitarrista John Scofield y el pianista John Medeski, explicándose en algunas invenciones alternativas a las del álbum Out louder grabado con la complicidad de Chris Wood y Billy Martin. Tralla y buen pulso a dosis masivas. Un vibrante ejemplo de jazz actual. Música con clara voluntad de sorprender al personal, ya sea balanceándole con versiones chispeantes de Superstition de Stevie Wonder, o achicharrándole de quietud en las baladas. Y de entre éstas últimas, muy especial la de You don t know what love is el clásico de Don Raye y Gene De Paul. Desde Vitoria para el mundo, una jornada repleta de descargas de jazz de alto voltaje. Conciertos de John Scofield John Medeski, Ornette Coleman y Dave Holland Quintet. Lugar: Teatro Principal y Polideportivo Mendizorroza (Vitoria) Fecha: 20 de julio