Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 22- -7- -2007 40 85 José Antonio Fernández Ordóñez ABC Eduardo Serra CHEMA BARROSO Nueva etapa en el Patronato tras la muerte de Rodrigo Uría NATIVIDAD PULIDO Museo del Prado T res personalidades muy dispares han capitaneado el Patronato del Museo del Prado en los últimos 14 años. José Antonio Fernández Ordóñez, Eduardo Serra y Rodrigo Uría, hombres con caracteres muy marcados, han dejado su impronta en él. A cada uno le tocó lidiar un toro- -en algunos casos, un miura y, en otros, una manada entera- tuvieron que dar capotazos a diestro y siniestro y no siempre salieron por la Puerta de Velázquez a hombros. Y es que el Prado es mucho toro. Los tres nacieron en Madrid (Fernández Ordóñez en 1933, Uría en el 41 y Serra en el 46) El primero, respetado ingeniero y arquitecto, aterrizó en el Prado en 1993, cuando la entonces ministra de Cultura, Carmen Alborch, lo nombró el 4 de noviembre vocal del Patronato del museo. El día 16 de ese mismo mes fue elegido presidente, cargo en el que fue ratificado en dos ocasiones más, en 1996 y en 1999. A esta última votación ya no pudo asistir al hallarse muy enfermo. Falleció en 2000 víctima de un cáncer. Fue él quien comenzó una ardua labor para impulsar la modernización y ampliación de nuestra principal pinacoteca. Se remodeló el edificio de Villanueva, se inauguraron 27 nuevas sa- las y se reordenaron las colecciones de pintura. Pero no pudo ver cumplido un sueño: la integración del claustro de los Jerónimos y la recreación del Salón de Reinos en el Museo del Ejército. Sin embargo, hizo una importante labor al frente del Patronato del Prado, como le reconoció, a título póstumo, el Gobierno, al concederle la Medalla de Alfonso X el Sabio. Con Eduardo Serra llegó la disciplina- -lo de ser ministro de Defensa marca mucho- -y comenzó a ver la luz tanto la ampliación como la modernización del museo. Fue nombrado presidente del Patronato del Prado el 8 de junio de 2000 y destituido en el cargo por Carmen Calvo el 15 de julio de 2004. Se veía venir que la ministra reincidente del Vogue -dijo hola y adiós en esta revista tan glamourosa, hola en compañía y adiós en solitario- -no tenía mucho feeling con Serra. Pero él impulsó la Ley del Prado y el museo cambió de naturaleza jurídica, lo que le proporcionó mayor agilidad en la gestión. Rodrigo Uría, abogado de pro, era miembro del Patronato del Prado desde 1988. Se conocía al dedillo todos los entresijos del museo. Fue vicepresidente de 1999 a 2004, año en el que tomó el relevo de Serra. A él le tocó culminar el Prado del siglo XXI, aguantar carros y carretas de los vecinos de los Jerónimos y enseñarnos con orgu- llo el fin de los trabajos de Moneo. A título póstumo le han concedido la Medalla de Oro a las Bellas Artes. Aunque será su sustituto- a quien inaugure a finales de octubre la ampliación. La costa croata fue el último viaje de este socarrón y viejo zorro, que se las sabía todas. ¿Quién tomará ahora las riendas del Prado? Será el recién elegido ministro de Cultura el que lleve su propuesta el próximo jueves a un Pleno del Patronato convocado para tal fin. Puede que César Antonio Molina guarde un as en la manga y sorprenda con un candidato externo o quizás apueste por alguien de dentro: una opción es nombrar presidenta a la hasta ahora vicepresidenta, Amelia Valcárcel. La filósofa asturiana, a la que muchas encuestas dieron hace años como posible directora del Cervantes (paradójicamente lo fue quien ahora tiene que decidir este nuevo cargo) es, dicen, una mujer combativa. Podrían ser premisas a su favor (mujer y peleona) para lidiar este toro. El Patronato es un órgano rector colegiado del museo, integrado por vocales natos y designados. Según el Real Decreto 433 2004 de 12 de marzo, por el que se aprueba el Estatuto del Museo del Prado, tanto el presidente como el vicepresidente del Patronato son elegidos por el Pleno para un mandato de cinco años entre los vocales designados. De éstos, dos son elegidos por las Academias de Historia y Bellas Artes, otros dos por el Consejo del Patrimonio Histórico y hasta un máximo de 15 por Cultura. Una de las últimas incorporaciones al Patronato fue Alicia Koplowitz. Sea quien sea el- la elegido- a, tiene un terreno abonado en 14 años por tres hombres entregados al Prado. Más información sobre el museo: http: museoprado. mcu. es Rodrigo Uría CHEMA BARROSO