Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL DOMINGO 22 s 7 s 2007 ABC La ONU recluye a cascos azules marroquíes en Costa de Marfil por abusos sexuales ABC ABIDJAN. El contingente de cascos azules acusados de cometer abusos sexuales sistemáticos en el norte de Costa de Marfil fue acantonado ayer, según informaron fuentes de la misión de la ONU en el país. La medida afecta al contingente marroquí de la Misión de la ONU en Costa de Marfil (ONUCI) desplegado en Bouaké, la ciudad más importante del norte del país, región que estuvo controlada por los rebeldes de Guillaume Soro hasta principios de este año. La decisión se tomó tras conocerse el pasado viernes los resultados de una investigación interna de Naciones Unidas, en la que se hallaron indicios de que los soldados de este batallón habían sometido sistemáticamente a abusos sexuales a la población local. Aunque no se ha llegado aún al final de la investigación la ONU decidió suspender todas las actividades del contingente acusado y acantonar sus soldados a la base de operaciones debido a la gravedad de las acusaciones dijo el portavoz de la ONUCI, Hamadoun Touré. El Consejo de Seguridad extendió esta semana el mandato de la misión en Costa de Marfil hasta enero del próximo año. Esta misión tiene como objeto ayudar a superar el conflicto desatado en 2002, cuando una asonada del Ejército degeneró en una guerra civil al unirse los amotinados a dos movimientos de liberación que se apoderaron del norte y oeste del país. Las acusaciones en Costa de Marfil representan un nuevo escándalo para las misiones de paz de la Naciones Unidas, después del descubrimiento en años recientes de graves abusos cometidos en la República Democrática del Congo y otros países de África Occidental, que obligaron a revisar las políticas internas del organismo. Fuentes de Naciones Unidas aseguraron que más de 300 miembros de las misiones de paz en todo el mundo han sido investigados por estos casos de explotación y abuso sexual durante los últimos tres años en países como Congo, Camboya o Haití. Al menos 18 empleados civiles de la organización han sido despedidos, mientras que 17 policías internacionales y 144 militares han sido enviados de vuelta a sus países de origen. La mujer de Kirchner se mira en el espejo de España para alcanzar la Presidencia CFK utiliza el ejemplo de la Transición en el lanzamiento de la campaña argentina s Desde mañana, visita un país que lleva en la cabeza, el corazón y la cartera CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. En La Plata, ciudad donde nació, estudió Derecho y conoció a su marido, Cristina Fernández de Kirchner, de 54 años, pronunció el jueves su primer discurso de campaña. Minutos antes, un vídeo ilustraba en imágenes fragmentos clave de su carrera política. Los Reyes, Felipe González, José Luis Rodríguez Zapatero y el juez Baltasar Garzón, la acompañaban en algunas escenas. A lo largo de la cinta España era el país con mayor presencia en la película de lanzamiento de la candidata. A lo largo y ancho del discurso, también lo sería por referencias implícitas y explícitas. CFK, siglas suficientes para entender de quién se trata, vuelve mañana a España, el país que más ha visitado en los últimos cuatro años. Busca un espejo en el que mirarse. Considera que ha descubierto en Rodríguez Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega dos grandes y útiles amigos. No es de extrañar que su primera escala internacional como candidata peronista a la Presidencia del Gobierno, por el Frente para la Victoria, sea Madrid y, naturalmente, Mallorca, es decir, el Palacio de Marivent. En vísperas de las legislativas de 2005, la foto del matrimonio Kirchner con los Reyes en la Cumbre Iberoamericana de Salamanca se publicó en toda la prensa nacional. Cristina arrasó después en Buenos Aires con su candidatura como senadora. Hoy, a tres meses de las presidenciales, donde la totalidad de los sondeos le dan como ganadora, el retrato con Don Juan Carlos y Doña Sofía, con la mujer de Kirchner, tendrá garantizado un espacio. La candidata cruza los dedos para que el encuentro le dé tanta suerte como en 2005 y logre la presidencia en primera vuelta. Un nuevo escándalo Estrechos los lazos con España, la senadora participará en Madrid del Foro Nueva Economía y permitirá lo que está prohibido en Argentina: que le hagan preguntas. De maestro de ceremonias actuará la secretaria de Estado Trinidad Jiménez, con la que Cristina también mantiene un trato muy cordial. Ajustándose el traje de futura presidenta, CFK mantendrá diversos contactos con empresarios y se entrevistará personalmente con Mariano Rajoy, mientras en Argentina a la oposición, pese a sus palabras, no les ofrece ni agua. En un último gesto de preocupación por la cultura, visitará al escritor Francisco Ayala. Pareciera que ha llovido mucho desde su primera visita a Madrid. Acompañó a Néstor Kirchner en el chorreo que el por entonces desconocido presidente le echó a los inversores españoles y a las empresas de servicios públicos privatizadas (Telefónica, Gas Natural, Tres intensos días Cristina Fernández, en el primer mitin de su campaña, en La Plata EPA Endesa... en julio de 2003. El rapapolvo cayó como un balde de agua helada en la CEOE y, micrófono en mano, José María Cuevas reaccionó: Usted nos ha puesto a parir le dijo. Los que conocen o fueron testigos de aquel episodio esbozaron una sonrisa el jueves cuando Cristina Fernández mencionó, por su nombre y apellido, al ex titular de la CEOE como uno de los artífices del milagro de crecimiento que tiene España Mayor fue la sorpresa cuando la senadora rememoró conversaciones privadas con un banquero español con el que dijo compartir visión de América Latina. Cristina Fernández hizo un canto a la institucionalidad, al Estado de Derecho que, a su juicio, ha logrado establecer su marido respetando la división de poderes y el necesario pacto de todas las fuerzas vivas para crear reglas permanentes y respetadas. De nuevo, los Pactos de La Moncloa. De nuevo, España. La sonrisa de sus críticos fue enorme al escucharla. El Gobierno de su marido donde ella es una pieza clave no habla con la oposición, administra a golpe de decreto, absorbe atribuciones propias del legislativo que hace dejación de sus funciones en favor del Ejecutivo y, para colmo de males, la ola de casos de corrupción salpicar a los ministros: Felisa Miceli, de Economía, tuvo que renunciar; Julio De Vido, de Planificación, está bajo sospecha, y media docena de funcionarios de su órbita tuvieran que abandonar sus puestos. Romina Picolotti, al frente de Medio Ambiente, afronta varias denuncias por corrupción, y la última, Nilda Garré, ministra de Defensa, está imputada en un caso de contrabando de armas. El Gobierno, como reacción, suspendió de sus funciones al juez que la investiga y le ha abierto un juicio político.