Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es DOMINGO 22- -7- -2007 ABC Deslegitimar a parte del país con el control de la memoria es insidioso Octavio Ruiz- Manjón s Catedrático de Historia Contemporánea Entre las falacias de la recuperación de la memoria histórica este historiador cuenta la equiparación de la actual democracia con la de 1931. La República fue rupturista, la Transición no. Se puso por encima de todo la convivencia POR TULIO DEMICHELI FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Octavio Ruiz- Manjón interrumpe unas horas su estancia en La Granja para atender asuntos universitarios. Por la ventana de su despacho en la cátedra de Historia Contemporánea de la Complutense, se contempla a vista de pájaro la extensión del campus. La gran apuesta educativa de Alfonso XIII fue esta Ciudad Universitaria, que en cierto modo era un modelo alternativo, el de crear un campus norteamericano... -explica el historiador a ABC- O mejor dicho: californiano. En ello tuvo que ver la fundación de Gregorio del Amo, pues conocía bien los campus de California El profesor Ruiz- Manjón acaba de publicar una biografía de Fernando de los Ríos (editorial Síntesis) uno de los grandes exponentes del pensamiento liberal y socialista de la primera mitad del siglo XX, una corriente no marxista que fluye junto con otras, como las de Besteiro o Prieto, quien se proclamaba socialista a fuer de liberal Esa fue una forma muy certera de caracterizarse de don Indalecio- -señala el autor- Su liberalismo era escasamente doctrinario y muy escasamente marxista drileña. Y cultivaban otras clientelas. Les unía la búsqueda de una renovación profunda de la sociedad española. minales; a la manera británica, sólo un candidato será electo. ¿Qué se acababa favoreciendo? El bipartidismo. Las terceras, cuartas, quintas opciones, nunca llegaban. En 1931, se eleva el tamaño de los distritos y se va a un procedimiento de escrutinio, también mayoritario, pero por listas. Hoy se votan listas cerradas, pero en la II República éstas sí se podían tocar. En cambio, la actual ley D Hondt es proporcional, con corrección mayoritaria, y favorece a los nacionalismos. -Algo de la mayor actualidad cuando el PP acaba de prometer que va a cambiar la ley, como alguna vez ya hizo el PSOE, antaño. -Más que democrática a la República creo que hay que llamarla reformista Y tuvo un impulso de urgencia, de sacar adelante, enseguida, un programa de reformas muy profundo. Quizá ese afán fue el que acabó por desestabilizar el nuevo régimen. El motor se puso a tal presión que terminó generando tensiones con un enorme costo social. Aquel programa de reformas se facilitó cambiando el sistema electoral. -Unos y otros se alinearon con el experimento democrático de la II República. -Hasta la República, el sistema electoral se sustentaba en distritos generalmente unino- -Se proponen cubrir una determinada necesidad. Entonces había que desmontar el sistema que facilitaba a los caciques el control de los pequeños distritos, para que el electorado pudiera participar masivamente. Ése fue un experimento democrático muy notable y las elecciones de la República, en líneas generales, fueron limpias, tuvieron una participación relativamente alta y hubo gran ilusión. Su nueva ley favoreció el éxito de las grandes coaliciones y permitió grandes oscilaciones de la composición del Parlamento. Se pasó de un triunfo de la izquierda en 1931 a otro de las derechas, en 1933, y a uno bastante ajustado de la izquierda, en 1936. ¿Para qué se hacen estas reformas electorales? PACTO DEL TINELL Negar de entrada el debate a una opción como el PP es un desastre político PERSECUCIÓN RELIGIOSA -Sin embargo, hubo prácticas tan antidemocráticas como negarle a la CEDA su lugar en el Gobierno, cuando tenía derecho a ello por aritmética electoral. -Hay quien sitúa a De los Ríos entre su pariente Francisco Giner y Pablo Iglesias; entre la Institución Libre de Enseñanza y un socialismo obrerista más bien marxista. -Los mundos del institucionismo y de los socialistas no vivieron una relación fácil. Iglesias y Giner mantuvieron poco contacto personal y se miraban a una cierta distancia. Existía mutuo respeto, porque ambos estaban empeñados en una transformación del país, aunque por caminos distintos; uno entre los obreros, el otro en ambientes de la burguesía ma- La quema de iglesias no es la II República... pero es significativo que el 14 de abril se proclame y el 10 de mayo estén ardiendo CONSTITUCIÓN DEL 78 ¿Coqueteó Azaña con la idea de una dictadura republicana? -Es un problema esencial para entender la época: hubo un exceso de celo por salvaguardar la República para los republicanos, que no contribuyó a un clima de integración de la sociedad española. -Hombre, tanto como una dictadura, no. Azaña pidió la suspensión de las elecciones del 33 y que un Gobierno transitorio, integrado por intachables republicanos, las volviera a convocar. En esencia, porque las había perdido, lo cual, desde el punto de vista democrático, resulta muy poco justificable. A su juicio, ese resultado ponía al nuevo régimen en manos de personas con escasas convicciones republicanas. Se puede -Lo cual, por desgracia, también es muy actual. El tripartito catalán suscribió el Pacto del Tinell en el que se excluye al PP del diálogo político, obligando al PSOE a extenderlo al resto de España. entender en términos de cierto jacobinismo, pero no es fórmula democrática, y la verdad, fue un mal síntoma. Otro síntoma malo ocurrió durante los meses siguientes, cuando se orquestó una continua descalificación de los vencedores: ¡Ustedes están ocupando una casa que no les pertenece! El rechazo del adversario es un problema muy español. Ya había ocurrido en época de Isabel II con el primer liberalismo, cuando hubo gran tensión entre moderados y progresistas. ción del adversario también se impulsa desde una recuperación de la memoria histórica que remueve las cunetas con los juicios, alentando viejos rencores más que adhesión constitucional. -La intención de deslegitimar moral y políticamente a una parte del país por medio del control del pasado es ciertamente insidiosa. Hay quienes están hablando de control de la memoria y pretenden deslegitimar a parte de la España política, atribuyéndole una conexión con el pasado que no es patente ni clara. La Transición está sufriendo un embate durísimo, como si hubiera una traición -El pacto del Tinell me parece un retroceso. Negar de entrada el debate a una opción como el PP me parece un enorme desastre político y una vuelta a situaciones arrinconadas hace muchos años. -Ese proceso de deslegitima- ¿Qué es eso de un pacto de silencio para no hablar de la Guerra Civil, especie que se difunde casi a modo de consigna? No hubo tal pacto. En un determinado momento optamos por primar la convivencia. Jamás se puso límites a la re- -También se aminora el pacto histórico de la Constitución del 78 y se desfigura la Transición alegando que hubo un pacto de silencio casi aberrante.