Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 21- -7- -2007 40 Biblioteca de Oro 77 Ancas, para qué os quiero Consiga mañana, con ABC, la quinta entrega de la colección Biblioteca de Oro, La banda de la rana de Edgar Wallace, por tan sólo un euro y el cupón del día Una escena de la producción de Las bodas de Fígaro vestida por Christian Lacroix ABC Ópera LUIS CONDE- SALAZAR Londres. Un grupo de vagabundos de la más diferente ralea decide formar una especie de sindicato. Entre sus cometidos figuran con letras mayúsculas las acciones violentas (pero no mortales, aunque ya se sabe, a uno se le va la mano... contundentes, rápidas, extravagantes y aparentemente sin fin ni objeto alguno contra personas de elevada posición económica. Llegar, golpear y darse el bote de un salto. Su seña de identidad, el carné de socio, es una ranita, símbolo de la vida entre dos mundos, tatuado en la muñeca, y una pequeña burbuja a su vera. La noticia no escapa a la prensa, que en un principio trata el tema casi como algo anecdótico, motivo de risa más que de preocupación, tal vez por pensar que no es algo natural que los vagabundos hagan algo sistemático: se parece demasiado al trabajo. Pero el monstruo crece: Los ranas obraban con prudencia, pues había surgido una fuerza nacida del terror y madurada en la oscuridad, con gran asombro de su propio creador, que tenía en sus manos y empleaba un poder tiránico igualable al de un gobierno Al frente de la banda, El Rana por excelencia, por Su Excelencia, un individuo enigmático, de identidad desconocida, oligarca del submundo, que cada vez quiere más. Miembros de esta especie de logia de los arcenes cometen un robo en casa del secretario del Ministro de Estado de Gran Bretaña que puede hacer tambalear los cimientos mismos de la seguridad inglesa. Nada más y nada menos. El encargado de la investigación es el teniente Elk de Scotland Yard, un tipo alto, delgado, desairado y lúgubre que Bodas de alta costura en Aix- en- Provence El festival del sureste francés ha rendido homenaje al diseñador Christian Lacroix, autor del vestuario de su nueva producción de Las bodas de Fígaro que ha cojeado sin embargo por su parte vocal JUAN ANTONIO LLORENTE de los Muertos -respondió a las demandas de Daniel Harding, que insiste en el empeño de hacerse grande en Mozart desde esta plaza. Y lo va consiguiendo, amoldándose cada vez con más flexibilidad a las demandas de las voces, aunque a veces le falte razonar el modo en que acomete las dinámicas en las partes sinfónicas de la obra. Las objeciones vienen ante todo por el capítulo vocal, al diseñar un reparto demasiado lineal, en el que no se establecen los debidos planos, hasta el punto de poder aburrir en ciertos momentos. De ser así, por mucha alta costura en los figurines, el resultado final corre el riesgo de no pasar de un prêtà- porter. Eso puede suceder cuando- -como es el caso- -en el cartel se barajan una Susana de bonita voz, pero corta de recursos, una Condesa falta de peso dramático para los requerimientos del personaje y un Cherubino poco convincente en su impostación. Dos voces baritonales salvan el resultado final: el valiente Conde de Almaviva, que defiende el estadounidense Nathan Gunn, y el espléndido Fígaro, que se intuye será el italiano Giorgio Cauduro, de 27 años. Tampoco ayuda a resaltar el ingenio de Beaumarchais, recogido por DaPonte en el libreto, la neutralidad del decorado, simplista y sin sorpresas, como el fondo aséptico al esperado desfile de modelos: ellos, con la viril rigidez del algodón con apresto; ellas, con los elegantes y abullonados trajes de organza de seda. En un espacio así, lucen poco los denodados esfuerzos que se perciben en el trabajo de dirección de Vincent Boussard, aliado escénico en los últimos tiempos de Lacroix. Porque ninguno de los palos escénicos le es ajeno al modisto desde que, a mediados de los años 80, se dejó tentar por todos los flancos del espectáculo. Desde la ópera al cabaret, pasando por el teatro más convencional, sin olvidar sus pasiones por los universos casi coincidentes del toro y del flamenco, como los diseños para el espectáculo Arsa y Toma de Cristina Hoyos, o el vestido que lució Chamaco en su alternativa a comienzos de los 90. Más información sobre el festival: http: www. festival- aix. com umerosos acontecimientos se centran últimamente en torno a Christian Lacroix (Arles, 1951) celebrando los 20 años del lanzamiento de su primera colección en solitario y de la apertura en París de sus famosos salones del 73 Faubourg Saint- Honoré. A la cabeza de los reconocimientos está la muestra de su trayectoria creativa que le dedica hasta el 11 de noviembre el Centro Nacional de Trajes de Escena y Escenografía de Moulins. En esa línea de homenajes ha querido incidir el Festival lírico de la Provenza al solicitar una colaboración a este famoso creador de moda, también provenzal, para diseñar los figurines de una ópera tan fundamental en la trayectoria de Mozart como Las Bodas de Fígaro Hasta aquí, todo bien. El problema en esta ocasión ha consistido en querer jugarlo todo, o casi, a esta única carta. Por supuesto que la orquesta, la dúctil Mahler Chamber- -que un día antes deslumbraba, con Boulez al frente, en De la Casa N porta siempre en la mano un paraguas que jamás abre. Un hombre con un instinto especial para olisquear el crimen que si no es inspector es por que en las pruebas de ascenso en el escalafón siempre es tirado por lo mismo: La historia. Es incapaz de recordar una fecha y siempre confunde los nombres. A su lado, Balder, ayudante, y Richard Gordon, teniente fiscal, un señor con verdadera querencia por ser tiroteado. Y por encima, Wellingdale, el Jefe de Policía. El sagaz Elk fue creado en 1925 por el prolífico escritor inglés Edgar Wallace (1875- 1932) un maestro de las novelas de misterio que con La banda de la rana alcanzó un enorme éxito. No es para menos. A lo largo de su vida escribió más de 150 novelas (no todas del género) y hubo un momento en el que se llegó a decir que uno de cada cuatro libros vendidos en Inglaterra llevaba su firma. Cuidado, lector: en los detalles más insignificantes se encuentran las claves que llevarán a Elk a la resolución del misterio anfibio. No se descuide. Colección Biblioteca de oro. N 5 LA BANDA DE LA RANA Título original: The fellowship of the frog. Edgar Wallace. 1925