Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS SÁBADO 21- -7- -2007 ABC Vitoria LUIS MARTÍN FLAMENCO PA TÓS Spike Lee, maestro de ceremonias Spike Lee, que ofició de maestro de ceremonias en la velada. Larga es ya la relación entre ambos artistas- -han trabajado juntos en doce películas- -y la iniciativa es de las que merecen reseña. Fotogramas de filmes como Jungle fever Malcolm X Clockers o Inside man se proyectan en un par de pantallas situadas en los laterales de la escena, mientras el quinteto de Terence Blanchard, acompañado por la Orquesta de Cámara de Vitoria, bajo la dirección de Iker Sánchez Silva, interpreta la banda sonora de cada uno de estos filmes. No cabe sino aplaudir sin reservas una iniciativa que, como ésta, cultiva nuevas fórmulas y hace atractivas apuestas por la música de nuestros días. La afición lo agradece, el programa se renueva y sólo un par de apuntes de mejora cabe exponer para futuras similares experiencias: proyectar fragmentos de las películas y no fotogramas encadenados y, ya puestos, hacerlo sobre el fondo de la escena, integrando a los músicos en la imagen final. El detalle, por no ir más lejos, habría suministrado mayor intensidad emocional a las terribles imágenes con las que Spike Lee ha montado recientemente el documental Sobre los diques de Nueva Orleáns El Katrina proporciona el siniestro argumento; Terence Blanchard, la música que escuchamos. Poco antes, el pianista McCoy Tyner había dejado en evidencia que ser una gloria del jazz es un problema cuando se lleva demasiados años siéndolo. Su concierto homenaje a Coltrane tuvo un aliento altamente conservador y el mal acabado de sus intervenciones, y de las de su invitado, el saxofonista Gary Bartz, truncaron las expectativas de cuantos habíamos reseñado en rojo esta cita. No defraudó, en cambio, Esbjörn Svensson, otro pianista, éste sueco, en las sesiones del Jazz del Siglo XXI. Su trío tensa la cuerda de la intensidad, pero sin romperla. Una montaña rusa de emociones en la que una dinámica sucesión de piezas de filiación pop convive con inspiraciones próximas a Bill Evans. Recomendable hasta para los profanos. La lección emocionada de Blanca del Rey Cante- -Ezequiel Benítez y Alicia Gil Guitarra- -Pedro Sierra Baile- -Blanca del Rey Lugar- -Auditorio del Colegio de Médicos, Madrid Fecha- -19- VIIl C omienza el espectáculo. En Mendizorroza, el trompetista Terence Blanchard ha llevado su música al terreno cinematográfico con la ayuda del cineasta McCoy Tyner Spike Lee, vestido con una camiseta del F. C. Barcelona, en el concierto de Vitoria EFE Más información sobre el festival: http: www. jazzvitoria. com MANUEL RÍOS RUIZ Cuando en el género flamenco artistas como Blanca del Rey anuncian su retirada, se crea en nosotros cierto desasosiego, porque supone una pérdida insoslayable para el género. Ocurre así, sobre todo, cuando acabamos de comprobar que el intérprete en cuestión está en la plenitud de su arte. Y Blanca del Rey, en la función de clausura del VIII Festival Flamenco Pa Tós, dejó patente su maestría, que es una maestría emocionada por la intrínseca manera que tiene de vivir y sentir, incluso de sufrir y gozar bailando. Su actuación puede considerarse la más importante del festival, magníficamente arropada por la guitarras magistrales de Felipe Maya y Curro de Jerez, por los cantes cabales de Pedro Montoya y Pedro Sanz. Bailó Blanca del Rey su enjundiosa, magna siguiriya, con bata de cola y castañuelas, desarrollando una estética insuflada de embrujo, baile dibujado como a buril, en el que desde el taconeo a las grecas de las manos, dejaba en el espacio escénico el dramatismo de lo legítimamente jondo. Una lección que ya está en los anales del arte flamenco para siempre. Y después, la creación más emblemática de su personalidad creativa: la soleá del mantón, todo un prodigio de destreza y donosura artística, un dechado de flamenquería fetén. Naturalmente, se desbordaron las palmas y los oles. El programa comenzó con la guitarra señera de Pedro Sierra, tocando por farruca, granaína, tangos, siguiriya y bulería. Se le tributó una fuerte ovación. Cerrando la primera parte se presentaba una nueva cantaora, es de Sevilla y se llama Alicia Gil, está en el buen camino, sobrada de compás y con tablas, lo demostró por tonás, tientos- tangos, alegrías, soleares y bulerías, ganándose justamente los aplausos de la asistencia. Igualmente se los mereció el joven cantaor jerezano Ezequiel Benítez, por su festero repertorio, especialmente por las alegrías.