Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL www. abc. es internacional SÁBADO 21- -7- -2007 ABC Abogados paquistaníes celebran la decisión de reponer en su puesto al presidente del Tribunal Superior de Justicia, ayer en Islamabad ABC El Supremo de Pakistán repone en su cargo al juez destituido por Musharraf La decisión judicial supone el mayor desafío al presidente desde que llegó al poder en 1991 TEXTO Y FOTO MIKEL AYESTARÁN ENVIADO ESPECIAL ISLAMABAD. El informe ha sido desestimado y el juez puede retomar sus funciones Con este breve comunicado se puso fin a cuatro meses de intensa lucha entre el poder judicial paquistaní y el presidente Musharraf. El veredicto fue favorable a Iftijar Mohamed Chaudhry, que a partir del próximo lunes volverá a sentarse en el despacho del que fue expulsado el pasado 9 de marzo acusado de abuso de poder Los abogados y jueces del país soñaban con ver al presidente del Tribunal Superior (Supremo) de nuevo en su silla, pero no lo esperaban, ya que esto supone el mayor desafío al poder de Musharraf desde que llegara al poder en 1999. Chaudhry es inocente y su suspensión fue ilegal Lo acusaban de favorecer a su hijo en la búsqueda de un empleo, de intimidar a policías, forzar a los jueces a tomar determinadas decisiones o ser aficionado a los coches de lujo. Pero él se negó a aceptar la suspensión, no dimitió y decidió llevar el caso al Superior, que después de 43 días de audiencias, le ha dado la razón. Después de horas de espera a las puertas de la Corte Suprema una avalancha de jueces y abogados colapsó el acceso principal bajo los gritos de ¡Musharraf, vete a casa! y ¡Estamos vivos! No había habido aún comunicado oficial, pero no hacía falta. Los que estaban presentes en la sala salieron disparados a la calle. Habían ganado y lo festejaban con el grito de guerra que les ha acompañado en las decenas de movilizaciones que han llevado a cabo en estos últimos meses. La policía acordonaba la zona y las fuerzas antiterroristas protegían a los manifestantes que, repartidos en diferentes grupos, salieron de la Corte Suprema para dirigirse hasta la casa de Chaudhry. A pocos kilómetros de esta marcha, los miembros de la coalición ultrarreligiosa MMA (Muttahida Majlis- e- Amal) se manifestaron también ayer. El punto en común entre ambas marchas eran los gritos contra el presidente. Los islamistas clamaban ¡revolución! y recordaban que la sangre de Abdul Rashid Ghazi será vengada en alusión al clérigo radical fallecido en el asalto militar a la Mezquita Roja la pasada semana. El general Musharraf no hizo un balance de la decisión judicial, pero se reunió con su Gabinete para analizar el veredicto. Fue su primer ministro, Shaukat Aziz, quien compareció ante los medios para dejar claro que la Constitución debe prevalecer. Me gustaría enfatizar que todos debemos aceptar el veredicto con la dignidad de una nación madura. No es el momento de hablar de victoria o derrota dijo. Aitezaz Ahslan, abogado defensor de Chaudhry, por su parte, aseguró que le han devuelto su puesto y eso es un triunfo para toda la nación Pese a la importancia de esta decisión, la oleada de atentados de los últimos días eclipsó la celebración. Otras cinco personas murieron ayer tras el ataque de un suicida a un puesto de control del Ejército en Misransha (Waziristán Norte) Iftijar Mohamed Chaudhry Presidente del Tribunal Superior UN DESCONOCIDO CONVERTIDO EN LÍDER ciones el pasado marzo. El argumento oficial fue el de abuso de poder el oficioso, entre otros, los problemas que causaban las investigaciones de este juez que tocó hilos que nunca antes ninguno de sus predecesores había tocado. Chaudhry fue identificado como un obstáculo para los planes de futuro del dirigente y lo intentaron eliminar. Lo que nadie esperaba es que este gesto autoritario se encontrara con su respuesta valiente, ya que Manifestaciones paralelas M. A. ISLAMABAD. El presidente del Tribunal Superior no era muy popular en Pakistán hasta que el general Musharraf decidió suspenderlo en sus fun- no cedió a las presiones y se negó a dimitir, bien respaldado por los grupos de oposición al presidente. Desde entonces se convirtió en el símbolo de los que piden un cambio político en Pakistán. La atomizada oposición paquistaní necesitaba una chispa para mantener viva la resistencia al actual presidente y la encontró. Nacido en Quetta (Beluchistán) en 1948, empezó a ejercer la abogacía hace treinta y tres años y gran parte de su carrera la ha desarrollado en su provincia natal. En mayo de 2005 fue nombrado presidente del Tribunal Superior, cargo en el que debía permanecer hasta 2012 y que retomará el próximo lunes una vez declarada ilegal la medida adoptada por Musharraf.