Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Drama en el Atlántico SÁBADO 21 s 7 s 2007 ABC Edurne Uriarte Familias enteras rotas en el mar Un joven buscaba a sus cinco hermanos, otro a una mujer y un niño; también viajaban en el cayuco de la muerte, que dejó el jueves tras de sí más de cincuenta desaparecidos POR ERENA CALVO FOTOS DESIRÉE MARTÍN SANTA CRUZ. Hemos hecho todo lo que hemos podido; siempre lo hacemos y siempre nos sabe a poco nos explicaba sin poder disimular su cansancio Austin Taylor, coordinador del Equipo de Respuesta Inmediata (ERI) de la Cruz Roja en la provincia tinerfeña. El jueves empezamos a atender a los 36 inmigrantes que llegaron en el remolcador Luz de Mar a las ocho y media de la tarde No terminaron hasta pasadas las dos de la madrugada. Había inmigrantes muy afectados, sobre todo un muchacho de 23 años que parece que perdió en la travesía a sus cinco hermanos y a varios amigos Familias enteras se rompieron tras el golpe de mar que derribó el cayuco en el que viajaban. La otra embarcación de Salvamento Marítimo, el Conde Gondomar llegaba justo un día después al tinerfeño puerto de Los Cristianos. Las condiciones meteorológicas complicaron su regreso a tierra firme. Ayer a última hora de la tarde hacía su entrada en el muelle con los otros doce supervivientes del trágico naufragio en el que perdieron la vida más de cincuenta indocumentados. Muchos tenían la esperanza de que sus familiares se encontrasen entre ellos, y que se hubiesen salvado del mayor desastre humanitario ocurrido en nuestras aguas desde que España se convirtiera en destino de las mafias que trafican con seres humanos. Fue un milagro que los miembros de Salvamento Marítimo que acudieron en su auxilio pudieran rescatar a tanta gente; la operación entrañaba mucho peligro apunta Taylor. Es cierto. Las condiciones para ejecutar con éxito el operativo no eran las mejores. Todo lo contrario. A cien millas de las costas de Tenerife se encontraron un cayuco sin motor sacudido por vientos de hasta 30 nudos y olas de cinco metros. Un terrible golpe de mar terminó por derribar una precaria embarcación en la que dece- LOS COLORES DE ESPAÑA l PP le fastidia que sintamos los colores de España dijo José Bono hace unos días. Antes incluso de lo que yo misma pensaba, he aquí que la realidad política española me permite ofrecer a José Bono un ejemplo de lo que piensa su propio partido, no el PP, de los colores de España. Que son de extrema derecha, intolerantes, radicales, poco centristas y agresivos para Cataluña. Es un resumen de la interpretación socialista de la dimisión de Piqué. El reforzamiento del mensaje españolista y crítico con el nacionalismo que esa marcha representa es, según Blanco, un abandono del centrismo. En otras palabras, que ser españolista en Cataluña es ser un extremista, que discrepar del nacionalismo es poco democrático. Que en Cataluña o te haces nacionalista, o eres una especie de Le Pen a la española. Que los catalanes contrarios al nuevo estatuto y partidarios de un vínculo más fuerte con el resto de España son unos indeseables. Que reivindicar el derecho a la enseñanza en español es de retrógrados. En definitiva, señor Bono, que sentir los colores de España como usted o como yo es ser un exaltado muy poco presentable. Según la cúpula de propio partido, no lo creo de la mayoría de los militantes, y no sólo según los nacionalistas. ERC ya ha avisado que el PSOE tendrá complicaciones para pactar con ellos si coloca a Bono en una posición relevante. Que para ellos Bono es persona non grata en Cataluña. Y el problema de Cataluña es que la dirección del PSOE hace más caso a ERC que a Bono. El fondo de la crisis del PP y de sus malos resultados electorales en Cataluña es ése, la aceptación de las imposiciones nacionalistas por una buena parte del espectro político no nacionalista y la condena al ostracismo de quienes defienden la españolidad de Cataluña. Los catalanes no nacionalistas viven bajo esa presión en grado bastante más acusado que los vascos. Y la crisis de los populares es producto de la misma presión, de las tentaciones de los unos de seguir el mismo camino que los socialistas y de las dificultades de los otros para navegar contra corriente en una tierra donde el centrismo lo define ERC. A Un milagro Muchos de los indocumentados perdieron amigos y familiares en la tragedia nas y decenas de inmigrantes se movían nerviosos esperando su turno para salvarse de una muerte casi segura que alcanzó a más de la mitad de la expedición; no se sabe la cifra de desaparecidos a ciencia cierta. Muchos indocumentados perdieron amigos y familiares en el desastre No sólo el joven de 23 años que buscaba a la desesperada a sus cinco hermanos y otros tantos amigos; la mayoría de ocupantes del cayuco preguntaban por el paradero de sus compañeros; alguien se interesaba por el destino de una mujer, otro no localizaba a un niño. Lo que confirmaría que entre el grupo no sólo había varones adultos. Lo peor era el ánimo con que desembarcaron, estaban muy tristes y desorientados psicólogos y mediadores socioculturales les esperaban en el muelle para tratar de hacerles entender cuál es su situación actual y qué les va a pasar mientras permanecen en España a la espera de ser repatriados. No han muerto, pero el sueño ha terminado también para ellos. Nadie sabe si lo volverán a intentar. Pero muchos en su misma situación sí que lo han hecho. En cambio, cuenta Taylor, físicamente no estaban muy deteriorados para todo lo que habían pasado en los últimos días. Atendimos los casos típi-