Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 20 de Julio de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.455. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL SUBMARINO I A Tsedendorj Purevdoo no le sirvieron ni el lenguaje de signos ni el idioma mogol para luchar contra su pesadilla de silencio El silencio del sin papeles El presidente de la Federación de Personas Sordas de Mongolia es oficialmente un sin papeles ¿La causa? Ser víctima de un atraco... y de las barreras silenciosas que sufren las personas con discapacidad auditiva POR JESÚS BASTANTE LIÉBANA FOTO JAIME GARCÍA El hecho en sí no pasaría de amarga anécdota sobre la falta de seguridad en los transportes públicos... Sin embargo, Tsedendorj Purevdoo se encontró con una tremenda odisea de silencio y descoordinación, que, de no ser por la solidaridad entre las personas sordas podría haber acabado en tragedia. Porque el delegado mongol en el Congreso de Personas Sordas acudió, con un intérprete del sistema de signos internacional- -una suerte de esperanto para sordos en apuros, pues cada país tiene su propia lengua de signos (alrededor de 120 en todo el mundo, todas diferentes) a la comisaría de Policía más cercana, donde le dijeron que lo único que podían hacer era trasladar la denuncia al Consulado de Mongolia en Madrid. Allí el problema se tornó más preocupante, pues, por difícil que pueda parecer, nadie entendía a Tsedendorj Purevdoo. Ni en lengua de signos... ¡ni en mogol! Después de muchas trabas, los representantes diplomáticos se excusaron, aduciendo que ellos no podían expedir pasaportes. Sólo podía hacerlo la Embajada en París. Vuelta a empezar. Para nada, porque dicha embajada estaba cerrada por vacaciones Así, el delegado de las Personas Sordas de Mongolia es, oficialmente, un inmigrante sin papeles que no puede salir del país, en una aventura que se asemeja demasiado a la de Tom Hanks en La Terminal sólo que sumando la discapacidad auditiva del señor Purevdoo, que afronta en silencio, y con toda la serenidad posible, su extravagante situación. Si esto hubiera sucedido un día normal, el delegado habría estado condenado a vagar por las calles, sin solución y sin esperanza. La suerte es que esta semana Madrid se ha convertido en Signolandia apuntó a este diario José, uno de los responsables del evento celebrado en el Ifema, y quien ha dado carta de denuncia a este caso. Esta situación- -alertan en la Confederación Nacional de Personas Sordas (CNSE) -debe ser un toque de atención a las autoridades, para que reflexionen sobre la necesidad de poner los medios precisos para que las personas sordas no seamos islotes en mitad de la nada cuando tengamos un problema O currió el pasado martes, cuando el presidente de la Federación de Personas Sordas deMongolia, Tsedendorj Purevdoo, se dirigía alIfema, donde esta semana se celebra el XV Congreso Mundial de este colectivo, que agrupa a más de 70 millones de hombres y mujeres. Algúndesaprensivoaprovechó su discapacidad auditiva para birlarle el maletín, con su documentacióny 2.000 dólares, eldinero recaudado por su delegación para pagar los gastos del hotel y la manutención. mpresiona mirar el buque gemelo del Don Pedro el Don Fernando y pensar que hay uno igual bajo el agua, como un submarino, tan cerca que se podría ir a verlo a nado. Se dice que no hay que decir nada para no perjudicar los intereses de la isla, ¿pero es que Galicia no tenía intereses? y sí, claro que hay que decir, y hay que preguntar muchas cosas. Yo tengo mil preguntas. ¿Qué mercaba el buque? ¿Violines o maquinaria pesada? ¿Qué substancias hay en sus garajes sumergidos en el agua? ¿Cómo es el fondo del mar que está aplastando el Don Pedro Hasta el silencio es submarino en este asunto. Es submarino que, tratándose de playas públicas, no se hagan públicos los análisis, ¿hay aceite, hay metales pesados? ¿está el agua viva, o se está muriendo? porque el agua, cuando se muere, no tiene por qué ser negra, a veces es transparente como un fantasma, clara como el agua hervida, insulsa como el agua destilada cuando, el plancton, está de luto. Todo es submarino. Es submarino que, estando el buque hundido a las puertas de un parque natural marino, se diga que no está afectado, cuando ¿quién pone barreras al mar? siendo el medio marino infinitamente más homogéneo que el campo, al que no hay quien le ponga puertas. Y es submarino que, habiendo tantos submarinistas trabajando a su alrededor, no hayamos visto aún la imagen submarina del buque Don Pedro hundido, y sólo nos enseñen a su hermano gemelo, su réplica, su clon: otro señor buque, otro Don el Don Fernando A falta de imágenes, imagino al mercante hundido, y la costa ibicenca me parece más blanca, ingenua, inocente, vulnerable y pequeña.