Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20- -7- -2007 40 FLAMENCO PA TÓS 77 FESTIVAL DE VITORIA Granizado de limón Intérpretes- -Antonio Serrano (armónica) Niño Josele (guitarra) y Buika (voz) Lugar- -Teatro Principal y Polideportivo Mendizorroza, Vitoria Fecha- -18- VII Chano Lobato, el venerable decano del cante Intérpretes- -Chano Lobato (cante) Antonio Carrión (guitarra) Pastora Galván (baile) Cuadro flamenco de Tito Losada Lugar- -Colegio Oficial de Médicos, Madrid Fecha- -18- VII LUIS MARTÍN El productor Javier Limón es el rey Midas de varias de las iniciativas fonográficas de mayor calado en los últimos años. Aunque no se diga en el programa, a Vitoria ha venido con tres de sus propuestas más señeras: Antonio Serrano, Niño Josele y Concha Buika. Y como el primero ha sido el último en quedar marcado con el hierro de la casa con la edición del espléndido disco Armonitango la organización incluyó su concierto en las sesiones vespertinas del Teatro Principal. Todo un acierto. Antonio comparecía con uno de los cuartetos base del disco. Un eficaz combo que tiene en el pianista José Reinoso a uno de sus mejores valedores. Todo cuanto hay en Armonitango es Astor Piazzolla y lo que Serrano hace con el gran compositor argentino es proporcionarle un revestimiento flamenco que descubre rincones escondidos en el ya de por sí original ayuntamiento entre jazz y tango. Niño Josele persigue algo parecido. Y, para conseguirlo, reduce su radio de acción al flamenco y al jazz. Su temperamental recreación del mundo de Bill Evans llenó Mendizorroza de atronadores aplausos. Es, sin duda, la iniciativa más entera de todas las surgidas tras Paco de Lucía y como consecuencia de él. En el puente que tendía entre el flamenco y la música libre, el elegido para probar suerte fue el tenorista Joe Lovano, un coloso que cumplió bien aunque acariciase la enjundia flamenca sólo en su superficie. Era, en cualquier caso, el segundo concierto de una noche que aún reservaba la visita de Concha Buika. Esta cantante tiene el catálogo de la copla en un hemisferio de su cerebro y, en el otro, las formas de Billie Holliday y Edith Piaf. Y, escuchando Miénteme bien cabe añadir a Chavela Vargas. Con frecuencia, todas parecen la misma cosa, pero, en esta ocasión, el jazz era aduana de paso obligado. Remató faena con My one and only love y Bye bye blackbird suerte de estándares que cantó con el trompetista Terell Stafford. Chico listo Javier Limón; su granizado de estrellas demostró que el jazz existe en muchos géneros. Y con fuerza. PAU BELLIDO Arrancó el Festival de Benicasim El Festival de Benicasim echó ayer a andar. El certamen se ha convertido en una cita imprescindible del verano musical español. Cerca de cuarenta mil personas asistirán, según los organizadores, al centenar de conciertos del FIB. Iggy Pop (en la imagen) fue, junto con Los Planetas, la estrella de la primera jornada En Shakespeare siempre hay cosas nuevas que descubrir El británico Declan Donnellan presenta Cymbeline hoy en el Teatro Español de Madrid junto a su compañía, Cheek by Jowl JULIO BRAVO MADRID. El Teatro Español acoge hoy su último montaje de la temporada, que tiene sello británico y de calidad: Cymbeline una de las obras menos conocidas de William Shakespeare, con dirección de Declan Donnellan, uno de los grandes nombres del teatro europeo de nuestros días. Donnellan viene a Madrid junto a su compañía, Cheek by Jowl, que ya pudo verse en el pasado Festival de Otoño con otro montaje shakespeariano. Shakespeare- -dice Donnellan a ABC- -es un gran autor por muchas, muchas razones. Sobre todo está fascinado por el amor. El amor en sus muchas formas. Su obra se puede ver como una gigantesca investigación acerca de cómo nos amamos los unos a los otros. Y cómo no lo hacemos. Su alcance es inmenso, y sus límites inalcanzables. Podemos vivir con sus obras y representarlas durante muchos años, y a pesar de ello encontrar cosas nuevas que descubrir. Es como un azúcar lento que con el tiempo se va liberando en el torrente sanguíneo No es Cymbeline una de las obras más conocidas de Shakespeare, pero a Donnellan le parece fascinante. Parece bastante difícil la primera vez que la leemos. Pero, poco a poco, también libera su esplendor. Su tono es impredecible, no sabemos si estamos en una farsa, o en una película de terror, o en una sátira, o en una obra histórica, o en una tragedia. Hay sexo y risas y muerte y amor... y cuando menos los esperamos. Como en la vida real. Escrita, según cuenta el propio director británico, al final de su vida, en el mismo año en que murió su madre, Cymbeline es uno de los cuatro dramas tardíos de Shakespeare, que Donnellan y su compañía han afrontado en los últimos años. Podemos sentir al genio bregando con todos los problemas del amor, la pérdida, la furia y la importancia crucial del perdón. En esta secuencia de cuatro romances parece estar esforzándose duramente para superar la amargura. Cualquiera que fuese el resultado para Shakespeare en el plano personal, tenemos el testimonio más conmovedor de esa batalla Donnellan asegura que esta obra es una de las más anárquicas y conmovedoras de Shakespeare. Es anárquica porque es como si con su furia creativa estuviera insultando al nuevo realismo de moda. Hay una mujer que despierta junto al cadáver sin cabeza de su marido, el payaso es decapitado, Júpiter desciende, hay personajes que mueren y luego resucitan, niños secuestrados que reaparecen 20 años después. Está llena de humor negro, una carcajada salvaje fuera de control que encuentra una paz misteriosa en el cataclismo de coincidencias final Aunque ligado a su compañía, Donnellan trabaja con distintas compañías. He descubierto que es enriquecedor trabajar en condiciones diferentes, pero mi hogar siempre estará en Cheek By Jowl, sea en inglés, en ruso o en otro idioma Más información en: www. esmadrid. com teatroespanol MANUEL RÍOS RUIZ Con el acompañamiento de un tocaor auténticamente magistral, Antonio Carrión, el decano del cante, el gaditano Chano Lobato, con ochenta años de edad, casi todos ellos verdaderos años- cante, en la tercera función de VIII Festival Flamenco Pa Tós, puso de manifiesto que conserva asombrosamente facultades y una vigente entrega a su arte. Es admirable, venerable quizá sea la palabra justa para aplicarla a su maestría y a su trayectoria artística y humana. Chano Lobato, como de costumbre, fue acogido por el público con una ovación cerrada y extensa. Y él, emocionado, se templó por tangos. Después dejó patente que no se puede cantar mejor por soleá. Y, entre chascarrillo y anécdota, que sus seguidores siempre aplauden, continuó su recital por cantiñas y canciones por bulerías, para rematar con sus inefables tanguillos, cantes premiados con largas aclamaciones de los asistentes. Asistimos, pues, a una magna lección de cante flamenco. Digámoslo así y que quede en la historia del género. El programa se inició con la actuación del cuadro flamenco del guitarrista Tito Losada y lo cerró la bailaora sevillana Pastora Galván. Bailaora de estirpe, hija de José Galván y hermana de Israel Galván, a sus veintisiete años ya ha desarrollado una trayectoria plena de éxitos, entre los que descuella su triunfo en el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba, donde en la edición de 2001 obtuvo el premio Matilde Coral. Su concepción de los estilos está cifrada en una búsqueda de la originalidad a ultranza y ha conseguido configurar una estética efectista, con la que rápidamente traspasa las candilejas y llega al público, consiguiendo el aplauso. En esta ocasión, en su primera salida ligó los aires festeros con los fandangos y la soleá, para en la segunda hacer alegrías y, finalmente, un popurrí de tangos y tarantos, así como un cierre acompañándose de los crótalos. La guitarra de Pedro Sierra fue fundamental en todos los pasajes de sus bailes.