Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 29 Las encuestas dan la victoria a Erdogán en su pulso al Ejército Después de la reacción del Estado Mayor en abril, los militares se quedan sin argumentos en la elección de presidente ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL ANKARA. En medio de todo el despliegue de banderolas y carteles de propaganda electoral que tapizan estos días todas las calles de Turquía, pocos recuerdan ya que esta convocatoria electoral es fruto de una grave crisis entre el Gobierno del partido islamista de la Justicia y el Desarrollo (AKP) y el Ejército turco. Y sin embargo, está claro que ese es el fondo de lo que se discute en el proceso electoral que culmina el domingo. Aunque nadie lo diga, el resultado electoral marcará seguramente el final de una época en la que los generales tenían la última palabra en la política turca. En efecto, las encuestas no ofrecen ninguna duda de que el AKP de Tayip Erdogán va a volver a arrasar. Aunque los distintos estudios no se ponen de acuerdo en la cifra concreta, los más pesimistas le conceden al menos el 40 por ciento de los votos y los más favorables el 47 por ciento. No es fácil predecir cuantos escaños va a significar ese porcentaje, porque todo dependerá de cuantos partidos más logren rebasar la exigente barrera del 10 por ciento que le da derecho a entrar en el parlamento, pero en todo caso no se podrá considerar una derrota, ya que en 2002 se hizo con la mayoría absoluta con 34 por ciento de los votos. Si hay que repartir los escaños entre tres partidos, Erdogán tendrá otra vez mayoría absoluta (y no tendrá que dimitir como ha dicho) y partirá con una enorme ventaja para dirigir la futura elección del presidente de la República, que a causa de esta crisis pasará a ser elegido por sufragio universal. Las elecciones tendrán lugar bajo la sombra de dos asuntos esenciales: la futura elección presidencial y los ataques del PKK (los terroristas kurdos) reconocía ayer Murat Yetkin columnista del diario Radikal. Ambos están en el radio de acción más directo del Ejército. Fue el intento de nombrar presidente de la República en el Parlamento al actual ministro de Asuntos Exteriores Abdulah Gul lo que desencadenó una estruendosa reacción de los militares que estuvieron sopesando la posibilidad de una intervención directa, aunque después de una serie de declaraciones hostiles hacia el Gobierno no pasaron de un comunicado, hecho por primera vez a través de internet, el pasado 27 de abril. Para Walter Posch, un investigador del Insti- tuto de Estudios de Seguridad de la UE, el asunto que hierve en el fondo de esta crisis política es el hecho de que el Ejército no quiere aceptar que su comandante en jefe, en este caso el presidente de la República, lo designe el AKP En los últimos cinco meses, el Ejército ha multiplicado sus actividades en la frontera iraquí, incluyendo un despliegue masivo de tropas. No faltan inquietantes razones que lo justifican, puesto que los ataques del PKK también se han incrementado y según todos los indicios gracias al apoyo que reciben de los kurdos iraquíes. Pero más allá de los factores que se puedan producir sobre el terreno, al Ejército le interesa seguir presentándose como el salvador de la patria y podría incluso lanzar para ello una operación al otro lado de la frontera. Las manifestaciones contra Erdogán que se sucedieron por todo el país en esta primavera eran la expresión de este pulso entre los kemalistas (respaldados por el ejército) y Erdogán y sus inquietudes islamistas. Las elecciones dieron una imagen de que el país estaba dividido en dos mitades. Las elecciones pueden dejar las cosas mucho más claras. Despliegue en la frontera