Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 20- -7- -2007 La dimisión de Piqué abre una crisis en el PP ESPAÑA 13 miento de Ercros y las conflictivas relaciones con el Grupo KIO derivadas de ese desastre. El ex presidente del PP catalán cuenta de ese primer encuentro que se empeñó en recriminarle al líder popular la política del partido hacia Cataluña y que lo que menos podía esperar era una llamada de Aznar. Pero ésta se produjo, y vinieron otras, hasta que Piqué se convirtió en el catalán del primer Gobierno de Aznar, donde ocupó primero la cartera de Industria y después la portavocía del Gobierno, en la que introdujo un perfil más moderado que el del combativo Miguel Ángel Rodríguez. Suya fue la responsabilidad- -siempre con permiso de Rodrigo Rato- -en las privatizaciones de Repsol, Aceralia, Telefónica o Endesa, aunque el vicepresidente primero y ministro de Economía tuteló todos esos procesos, provocando no pocos roces con Piqué. Unos roces que el hasta ahora dirigente catalán también tuvo con el secretario general del partido, Ángel Acebes, que finalmente ha precipitado su salida, o con el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana. En 2005 Piqué tuvo que disculparse tras asegurar que ambos dirigentes pertenecían al pasado, y en 2006 ya presentó su dimisión tras otro enfrentamiento abierto con Acebes y Zaplana por la estrategia ante la reforma del Estatuto catalán. Josep Piqué (Vilanova i la Geltrú, Barcelona, 1955) es doctor y premio extraordinario en Económicas y Empresariales, lincenciado en Derecho y profesor de Teoría Económica. Fue director de Industria de la Generalitat, a la que accedió de manos del ex líder de ERC Joan Hortalà, pero abandonó la Administración autonómica antes de comprometerse políticamente por CiU. Ahí empezó su periplo por la empresa privada, a la que con toda probabilidad volverá ahora. EL VUELCO DE JOSEP PIQUÉ Ahora no se sabe ya si el llamado giro catalanista fue una aventura personal o una estrategia específica de partido paña por el PP vaciló demasiado en sus aproximaciones al electorado catalán: sucesión insólita de líderes, mensajes contrapuestos, estrategias a muy corto plazo. Así fue como Piqué asumió el papel de penúltimo cartucho, orillando del argumentario liberal- conservador aquella agenda que incomodase a CiU: por ejemplo, la defensa de la Cataluña bilingüe. Muy al contrario, emitía mensajes que desorientaban a los votantes de siempre del PP y configuraba una posición tan vaporosa como contradictoria. Quizás es más un político de despacho- -brillante, buen comunicador, de la nueva tecnocracia- -que una personalidad dispuesta a fajarse en la calle. Ahora se sirve de la renovación del equipo del PP catalán ideada por Rajoy para criticar una estrategia electoral que de hecho todavía no ha sido completamente diseñada. Si no se trataba de una aventura personal, habrá quien crea que eso convierte a Piqué en víctima de una re- españolización del PP catalán. Lo refutan esos nombres y perfiles que han sido seleccionados para llevar el peso de las elecciones generales y que dan un caleidoscopio representativo de otra forma de ver las cosas, ni españolista, ni catalanista. En estos momentos, el futuro político de Piqué es más que una incógnita. Esas heridas políticas son así de crueles, sobre todo si uno ha comenzado como estrella invitada. Fue feliz siendo ministro de Exteriores pero contrarrestar el acoso político en Cataluña le ha llevado a una grave decisión. Ciertamente, el concepto de lealtad política es muy elástico. FAES está tras la propuesta de reforma electoral lanzada por Rajoy El líder del PP formalizará su oferta en septiembre para incluirla en el programa C. DE LA HOZ ABC MADRID. La Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales (FAES) está detrás de la propuesta de reforma electoral que ha lanzado Mariano Rajoy (ABC, 13 de junio) y provocado un fuerte debate entre el conjunto de las fuerzas políticas. Rajoy encargó hace más de dos años a la fundación dirigida por Aznar un estudio de expertos sobre las posibilidades de modificar la Ley Electoral, intención que se ha visto acrecentada tras la consulta del 27- M por la riada de pactos postelectorales que ha permitido al PSOE hacerse con el Gobierno de veinte capitales de provincia pese a haber ganado tan sólo en cuatro, ejemplo que puso ayer sobre la mesa Rajoy. En todo caso, fuentes de la dirección de Génova matizan que hay un estudio, no una propuesta cerrada y que se han visto distintas variables en función del derecho comparado. Otra de ellas fue la de la segunda vuelta, como en Francia, aunque careció de tantos partidarios como la de establecer un porcentaje mínimo a partir del cual se puede aspirar a ostentar el Gobierno, medida que iría acompañada de la modificación del porcentaje mínimo necesario para conseguir representación. Ahora se trataría de abordar en el PP una segunda fase de redacción en la que hay que debatir y ponderar mucho un nuevo modelo electoral que ayer ya contó con el rechazo del PSOE y de prácticamente todas las fuerzas políticas. Sólo CiU se mostró más sensible después de que su protavoz adjunto en el Congreso, Josep Sánchez Llibre, compartiera la necesidad de buscar soluciones para lograr mayor correspondencia entre el partido quegana las elecciones y el que gobierna, aunque no comparte la literalidad de la propuesta de Rajoy. Tras subrayar las fuentes consultadas que una reforma de esta entidad necesitaría del consenso de las dos grandes fuerzas políticas del país por tratarse de una Ley que afecta a las reglas del juego- -aunque la norma electoral ya se ha visto modificada por la Ley de Igualdad del Gobierno, contra el criterio del PP, que obliga a la paridad en las listas- en Génova dan mucho valor al hecho de que este debate esté en la calle. ¿Merecen gobernar los partidos que han perdido las elecciones y, los que ganan, estar en la oposición? se pregunta otro dirigente nacional. Ayer, Rajoy insistió en su propuesta, que ya había adelantado en junio. Señaló que la alternativa con la que se presentará a las elecciones generales apostará por el cambio, ya que éste, dijo, es necesario, es posible y más que posible es probable y anunció que tras el verano dará a conocer su reforma electoral. El líder de la oposición intervino en la escuela de verano que su partido, bajo el lema Preparados para ganar ha organizado desde el pasado martes es Islantilla (Huelva) Durante su conferencia, titulada El futuro en positivo comentó que hará pública tras el verano su propuesta de reforma electoral de modo, dijo, que la voluntad de los ciudadanos sea respetada y se mostró contento de que su iniciativa haya provocado un debate, aunque sea para recibir críticas, informa Efe. En su conferencia, señaló que su partido está preparado para ganar y va a ganar y dijo estar decidido a trabajar para merecer la confianza de una mayoría de españoles Valentí Puig Roces con Rato y Acebes ersonalizar el posicionamiento político del PP en Cataluña a larga puede haber tenido un final abruptamentemelancólico. Ahora no se sabe ya si el llamado giro catalanista fue una aventura personal o una estrategia específica de partido. Lo evidente es que un partido nacional- -y más hoy, dadas las alianzas periféricas de Zapatero- -tienequeafrontar unas elecciones generales con un mensaje sólido, articulado y coherente. Piqué ha sido una de aquellas esperanzas blancas que dan mejor en televisión que en la ruda batalla. Era, sino el mejor, uno de los mejores diputados del parlamento autonómico catalán, pero su mensaje no llegaba más allá del hemiciclo. En realidad, tenía algo desorientados a los fieles votantes y no lograba captar nuevas voluntades en el caladero del centro catalanista. En los gobiernos de Aznar fue portavoz, varias veces ministro, un privilegiado de la política. Ahora dice no aceptar una imposición de Madrid: curiosamente ese es lenguaje propio del nacionalismo. Para las próximas elecciones generales, la dirección del PP ha diseñado un equipo de jóvenes políticos experimentados. En eso pocas veces acertó Piqué, acertadamente solícito con el mundo empresarial y mediático pero con un núcleo de colaboradores inmediatos- -es el caso de Francesc Vendrell- -que más de una vez estuvieron a punto de provocar un motín a bordo al descuidar de forma notoria esa ardua labor de organizar y contentar las bases de un partido yendo a comer caracoles a Lérida y pateándose el cinturón industrial de Barcelona. También es cierto que históricamente el centro derecha ahora representado en toda Es- P Emitía mensajes que desorientaban a los votantes de siempre del Partido Popular YOLANDA CARDO