Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 40 CULTURA Y ESPECTÁCULOS JUEVES 19- -7- -2007 ABC Grandes Óperas ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE Plácido Domingo se le puede ver estos días por Madrid. Dirige Madama Butterfly en el Teatro Real y ofrece un concierto lírico acompañado por la soprano Ana María Sánchez. Aunque el músico tiene el mundo por domicilio cada poco vuelve a la capital, que por algo es su ciudad natal. De entre las muchas visitas realizadas a lo largo de su carrera artística, cabe recordar ahora la producida hace ocho años cuando interpretó en este mismo teatro al protagonista de Samson et Dalila de SaintSaëns, uno más del largo centenar de papeles que le han dado fama. Pero no uno cualquiera. La personalidad del general hebreo posee rasgos muy cercanos a la propia naturaleza artística del músico: es ardiente, apasionado, heroico, vocalmente rico en el registro central, esporádicamente brillante en el agudo en donde realiza arriesgadas incursiones, alguien, y aquí es donde entra la ficción, de carácter noble que se ve obligado a discenir entre el deseo carnal y el deber hacia los suyos. Conviene recordar todo ello en el justo momento en el que la colección Grandes Óperas de ABC se detiene en una de las más importantes grabaciones de este singular título. Por supuesto, ya se puede adivinar, que su excepcionalidad debe mucho a la presencia de Pláci- Sansón y Domingo, la fuerza del ciclón A Cómo conseguir esta nueva entrega A partir de mañana viernes, y a lo largo de todo el fin de semana, el lector podrá conseguir la vigésima entrega de la colección Grandes Óperas, que corresponde a la obra Sansón y Dalila de Saint Saëns, por tan sólo 9,95 euros más el precio del ejemplar del diario. Esta colección consta de veinticinco entregas y finaliza el fin de semana del 24, 25 y 26 de agosto. do Domingo. El registro se realizó a finales de 1978, poco después de que el tenor lo interpretara por primera vez en escena, en Orange, lo que es tanto como decir en plenitud asbsoluta de facultades. Durante una buena serie de años Domingo será el mejor defensor de este papel. Junto a él, dando la réplica, está Elena Obraztsova, de quien destaca el temperamento con el que da forma a Dalila, la mujer sirena capaz de dejar al descubierto sus encantos con el único fin de destruir a aquel a quien sólo desea venganza y odio. No le falta al personaje un halo de misterio, voluptuosidad erótica y poderosos agudos a los que Obraztsova se encarama con dirección. Puede hacerlo, pues SaintSaëns compuso para Dalila la música más bella de toda la obra. Recuérdese la gran escena de la seducción del segundo acto. Un momento decisivo en el que ella se hace fuerte apoyándose en una grandiosa melodía que serpentea como una culebra e introduce su veneno en las venas de Sansón hasta arrebatarle sus últimas fuerzas La llegada al punto culminante, Mon coeur s ouvre á ta voix coincide a los protagonistas y la calidad que también se reclama del entramado orquestal con el fin de que todo ello forme una unidad coherente y bien armada. Aquí la versión viene firmada en la dirección musical por Daniel Barenboim, capaz de apasionarse, de descubrir sutilezas y de regular adecuadamente la tensión hasta alcanzar la cima arrebatadora de ese segundo acto. Pero no es el único. Y tiene que ser así, porque Samson et Dalila es ópera con escenas poderosas como estatuas. La razón es sencilla: fue concebida inicialmente como oratorio y en la versión final fusiona la inmovilidad del género con otros elementos de naturaleza más teatral. De ahí la importancia del coro y de otros elementos que, de alguna manera, vinculan al título con la grand opèra francesa y su característica grandeza, con la tendencia a lo espectacular y con los decorados imponentes. Es obvio que a nadie puede dejar indiferente una obra semejante, menos aún una versión como la que ABC ofrece. Porque es uno de los puntales en la carrera de Plácido Domingo, la gran creación operística de Camille Saint- Saëns. Escenas poderosas Grandiosa melodía con la conquista definitiva del héroe. Es uno de los instantes de mayor erotismo de toda la escena operística, aquel en el que se descubre el origen de la fuerza que otorga el poder a Sansón, en el que este reniega de su Dios, de su gloria, de su pueblo y de su juramento. Y mientras lo hace se escucha una tormenta de fondo, símbolo de la pasión y del inminente peligro que estallará allí donde todo alcanza la máxima intensidad. Al escuchar la escena se comprobará el calibre de las exigencias vocales a las que se somete