Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 19- -7- -2007 ETA rompe la tregua s Crisis en el PNV ESPAÑA 13 AYUNTAMIENTOS Bilbao Alcalde: Iñaki Azcuna (PNV) PNV 13 PP 7 PSE- EE 7 San Sebastián Alcalde: Odón Elorza (PSE) PSOE 11 PP 6 PNV 5 Vitoria Alcalde: Patxi Lazcoz (PSE) PSE- EE 9 PP 9 PNV 6 EB- Aralar 2 Frustración en el PSN El líder socialista navarro, en una frágil situación, explica hoy a los perplejos militantes el fracaso de las negociaciones con NaBai. En UPN temen que una metedura de pata del PP frustre la investidura de Sanz POR BEGOÑA LÓPEZ PAMPLONA. El Partido Socialista de Navarra celebra hoy un nuevo comité regional, el primero tras la ruptura de las negociaciones con NaBai, que ha abierto la posibilidad a la formación de un gobierno de UPN en solitario. El líder del PSN, Fernando Puras, afronta un cónclave difícil. Atraviesa Puras un momento muy delicado. Las negociaciones públicas con la coalición independentista habían generado unas expectativas de gobierno en su partido que ahora se ven frustradas de forma amarga. Y lo que es peor: no ha sido muy afortunado Puras a la hora de explicar de forma convincente la ruptura del diálogo con la coalición de Patxi Zabaleta. En realidad, el papelón es tremendo, porque ha sido Ferraz quien ha ordenado no pactar: no es conveniente, por incomprensión en el resto de España, dicen los socialistas, un pacto con un grupo imprevisible como NaBai camino de las generales. Y Puras tiene que salir del atolladero de forma aseada y, al mismo tiempo, facilitar la investidura de Miguel Sanz sin que su partido derive en un terremoto. Miembros del comité y militantes del partido han manifestado su decepción, sobre todo después de que en la última reunión socialista se diera el visto bueno, con 104 votos a favor y uno en contra, a una coalición con NaBai e IU. En la cita de hoy, los socialistas recibirán explicaciones de Puras, el cabeza de lista, y de Carlos Chivite, secretario general. La decepción cunde en el PSN, un partido donde la línea vasquista en la actual ejecutiva domina sobre la españolista Chivite, en su momento vetado por Ferraz como candidato, reconoció que en el PSN anida la frustración pero deseó que se dé paso a la responsabilidad para hacer gobernable, estable y operativo un EB- Aralar 3 EB- Aralar 2 Total: 29 EA 2 Total: 27 EA 1 Total: 27 ABC Fernando Puras EFE Josu Jon Imaz y Patxi López se saludan en una imagen de archivo las Juntas, como el diputado general y el ayuntamiento de la capital, lo que ha permitido al presidente peneuvista mantener el tipo frente a Egibar, fortificado en Guipúzcoa. Perdida por el PSE la oportunidad de obtener el diputado general de Guipúzcoa, la última partida se disputa en Álava. El socialista Patxi Lazcoz se ha convertido en alcalde de Vitoria como cabeza de la lista más votada, pero necesitará apoyarse en el PP o en el cuatripartito para poder gobernar, y ahí cobra todo su relieve lo que pase con la diputación alavesa, la única institución en la que todavía no se ha resuelto quién gobernará, incógnita que se despejará a mediados de la próxima semana. El pacto transversal entre PNV y PSE hubiera permitido a los dos partidos formar gobiernos de coalición y repartirse los principales cargos en Guipúzcoa y Álava, pero esta posibilidad ya es sólo teoría política. El PNV negocia presentando como propios los 18 junteros que suma con EA, EB y Aralar frente a los 15 del PP y los 14 del PSE, y ofrece a los socialistas participar en el gobierno, pero el PSE quiere para sí el diputado general mientras que el PP se mantiene el pairo después de haber obtenido la presidencia de las Juntas Generales con el apoyo del PSE, que con este gesto quiso dejar abierta la puerta a una eventual alianza con los populares. Siendo Álava territorio controlado por los soberanistas del PNV en clave orgánica, que se alcen con la diputación sería no sólo un revés para el PSE, y para el PP, sino también para Imaz. TELEPRESS Álava, la última partida Las paralelas se tocan Las paralelas se rozan aquí más que en ningún otro punto. Si la ruptura por ETA del proceso de paz forzó a Zapatero a cambiar de guión y renunciar a gobernar en Navarra con los nacionalistas para emitir un mensaje globalizado de lucha implacable contra ETA, la necesidad ansiedad de los socialistas navarros de intentar volver al poder tras más de una década y de ajustar cuentas con UPN ha impedido una negociación de doble vía en la que el PSOE hubiera podido reclamar el apoyo del PP para obtener el diputado general de Álava a cambio de dejar gobernar a la marca regionalista del PP en Navarra. Este es el acíbar de los socialistas vascos, al que se añade la frustración del PSN y la contrariedad intelectual de muchos que creen que gobernar Navarra con NaBai habría hecho mucho daño a ETA porque supondría la visualización de que Batasuna ha dejado de existir en la comunidad foral. Pero todos asumen que, ahora, a Zapatero no le queda más opción que el discurso del implacable Gobierno para Navarra Chivite lo dejó muy claro: el PSN ha contado siempre con el apoyo de la Ejecutiva Federal del PSOE pero es en ella en la que en materia de pactos radica la competencia Ya se escuchan las primeras voces críticas. Es el caso de la ex edil de Pamplona Ainhoa Aznárez, quien señaló que si queríamos ser una sucursal más del PSOE, se dice desde el principio que este gobierno no se podía dar, pero no se puede defraudar a tantas personas que apostábamos ya por un cambio en el Gobierno Sólo taponar la salida a Puras y al PSN puede frustrar la investidura de Miguel Sanz. De hecho, en UPN tratan de no levantar la voz ni meter en más problemas a los socialialistas. El entusiasta anuncio de Sanz de que Puras le garantizó estabilidad cayó como un jarro de agua fría en el PSN, y dirigentes de UPN se llevaron las manos a la cabeza por la imprudencia de su líder. Ahora temen al PP. Si los dirigentes nacionales siguen meneando el árbol, dicen en UPN, la frágil posición de Puras puede venirse abajo. De hecho, ayer sentaron mal una declaraciones de Ángel Acebes en las que decía que UPN está preparado para otras elecciones. Es justamento lo que no desean. El PP lo puede estropear