Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 18- -7- -2007 ECONOMÍA 37 www. abc. es economia La ofensiva empresarial francesa por Iberia, Hispasat y las eléctricas preocupa al Gobierno Moncloa ha protestado ya por el trato discriminatorio a Sacyr en Eiffage y la falta de reciprocidad que sufren los grupos españoles A. LASO D LOM MADRID. La irrupción de empresas francesas, la mayoría públicas, en operaciones económicas que están en marcha o diseñándose sobre grandes grupos españoles, están creando un cierto malestar en el Gobierno de Madrid, en gran parte debido a la falta de reciprocidad con que las empresas españolas son tratadas en el país vecino, según fuentes solventes. La ofensiva judicial, mercantil y hasta política que se está desarrollando contra los intentos de la española Sacyr de entrar en el consejo de la tercera constructora gala, el grupo Eiffage, es una prueba de esta falta de reciprocidad y ya ha provocado que la Oficina Económica del presidente, que dirige David Taguas, haya pedido neutralidad a sus homólogos franceses. La actual batalla sobre el futuro de la operadora española de satélites Hispasat, aún tutelada por la Administración y bajo control público aunque casi todos sus accionistas sean privados, tiene un nombre francés, Eutelsat, ya que esta compañía, en la que el Gobierno francés tiene una fuerte presencia, es a su vez propietaria del 27 de Hispasat y apoya a la española Abertis (de La Caixa y ACS) en la compra de las participaciones de los accionistas privados de la operadora, en torno a un 45 del capital (Telefónica, BBVA, Auna y EADS) Abertis, como propietaria de un 32 de Eutelsat, está dando todo tipo de garantías de independencia de Hispasat del Ejecutivo francés, en su oferta de compra por el operador de satélites, pero el Gobierno español desconfía y por ahora prefiere la opción que defiende la presidenta de la operadora, Petra Mateos, que es sacar a Bolsa las acciones en venta para diluir a la gala. El Centro Nacional de Inteligencia (CNI) ya ha advertido al Gobierno del riesgo de la opción Abertis- Eutelsat de cara a la gestión de las comunicaciones gubernamentales españolas y la Oficina Económica de Moncloa tampoco está por la labor y cree que el control español de Hispasat correría peligro con Abertis. Air France- KLM también ha puesto sus ojos en Iberia, según ha reconocido la propia compañía en un comunicado y de hecho mantiene negociaciones con socios españoles, como la constructora Sacyr y algunos de sus accionistas como Juan Abelló, así como más socios locales, incluso alguna compañía aérea. Pero donde los grupos galos tienen puestas sus mayores esperanzas ahora mismo es en el sector energético, sobre todo después del mensaje del Gobierno español no sólo aceptando sino apoyando que una empresa pública como la italiana Enel. aunque con la española Acciona, se vaya a quedar finalmente con el control de Endesa. La franco- belga Suez, socio tradicional de La Caixa en negocios como el gas o en Agbar, ha elevado su participación en Gas Natural de poco más del 5 hasta el 11,3 y quiere seguir. Su vicepresidente, Albert Frère, también ha comprado un 5 de Iberdrola, parece que a título personal, pero algunas fuentes dan por hecho que ya tiene cerca del 10 Y no sería extraño que pudiera sumarse a algunas acciones hostiles contra el presidente de la eléctrica Ignacio Galán si estas llegan a producirse. Galán, que ha blindado a Iberdrola con compras como la de Scottish Power o Energy East y dando entrada en su accionariado a empresarios afines, está enfrentado con el mayor accionista de su empresa, la constructora ACS que preside Florentino Pérez. Algunas fuentes aseguran que Galán podría tener un cheque en blanco de la gran empresa eléctrica francesa, la pública EDF, para que le apoyase si es sometido a operaciones hostiles, lo que ha desmentido Iberdrola. No obstante, Galán mantiene buenas relaciones con EDF desde hace tiempo. Podría tratarse del llamado efecto Sarkozy que podría haber afectado a estas grandes corporaciones galas en sus ansias expansionistas. También el sector aéreo Efecto Sarkozy Monti coordinará la interconexión eléctrica entre España y Francia M. NÚÑEZ CORRESPONSAL BRUSELAS. La comisión de Industria del Parlamento Europeo aprobó ayer la propuesta de la CE de que el ex comisario europeo Mario Monti sea el próximo coordinador de la línea de muy alta tensión eléctrica entre España y Francia, considerada un proyecto prioritario por la UE y atascada por las trabas francesas hace tiempo. A los problemas del Gobierno francés se han sumado también las reticencias de los grupos ecologistas y de los alcaldes de ambos lados de la frontera, sobre los que pesa más la ecología que las ventajas de la interconexión. El comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs, aseguró ayer que tenía toda su confianza puesto en Monti, ya que estoy seguro de que garantizará el éxito de este importante proyecto de infraestructura energética atascado desde años y del que se espera pueda salir adelante ahora. Accionistas de Eiffage pedirán a la UE que expediente al Ejecutivo de París DAVID BLÁZQUEZ MADRID. Un grupo de accionistas españoles de Eiffage solicitarán a la Comisión Europea que abra una investigación sobre por qué se vulneraron sus derechos de voto en la junta general del pasado 18 de abril y el Gobierno francés dé una explicación Las actuaciones consistirán en una ronda de entrevistas con Bruselas en nombre de la Asociación de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec) y de los accionistas individuales, que representan en total al 11,25 del capital de Eiffage (incluido Rayet) representados por el despacho de abogados Cremades Calvo- Sotelo, según avanzó ayer su secretario general, Javier Cremades. En concreto, consideran que este asunto debe ser estudiado por la comisaria de Competencia, Neelie Kroes, y por el de Mercado Interior, Charlie McCreevy, quienes podrían abrir un expediente al Gobierno francés si constatan que no se actuó ante la vulneración de los derechos de los accionistas españoles en la costructora gala. Según Cremades, el objetivo es que los accionistas recuperen su derecho a voto y la AMF no aporta pruebas de que hubiera un acción de concertación. CNI y Moncloa en contra