Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 18 s 7 s 2007 ABC Un avión con 175 pasajeros se estrella al intentar aterrizar en Sao Paulo El aparato, un Airbus 320, derrapó en la pista del aeropuerto de Congonhas y chocó contra un depósito de combustible VERÓNICA GOYZUETA CORRESPONSAL SAO PAULO. Todo resultó tan trágico como espectacular. Un avión con 175 pasajeros se estrelló anoche en el aeropuerto de Congonhas, en Sao Paulo y quedó envuelto en llamas, según informó la autoridad aeroportuaria Infraero. El aparato, un Airbus 320 de la aerolínea brasileña Tam Linhas Aereas, había partido de Porto Alegre y derrapó en la pista de aterrizaje del aeropuerto paulista, que había sido reformada recientemente. El Airbus 320 pasó por encima de la transitada avenida Washington Luiz para estrellarse a continuación contra un depósito de materiales de la aerolínea TAM Express. Al cierre de esta edición, no había constancia del número de muertos o heridos, aunque dada la espectacularidad de las llamas y el humo, que alcanzó una altura cercana a los 20 metros, se teme lo peor. Globo TV afirmó que al menos seis pasajeros estaban siendo atendidos. En este momento, no podemos determinar hasta qué punto han resultado heridos los pasajeros y la tripulación indicó TAM. La empresa informó que sólo difundirá los nombres de las víctimas cuando contacte a los parientes de todas las personas que estaban en el avión, confirmó que había 175 personas a bordo. Inmeditamente después de la fuerte explosión, un total de 30 equipos de bomberos se personaron en el lugar de los hechos para sofocar las llamas y socorrer a los afectados. También fueron cerradas al tráfico las avenidas próximas al aeropuerto. Asimismo, el tráfico aéreo fue desviado a las vecinas terminales de Guarulhos y Campinas, a unos 100 kilómetros de Sao Paulo. El aeropuerto de Conconhas ha estado en el centro de la polémica en los últimos años debido a la alta probabilidad de que ocurriesen accidentes como el de anoche. La escasa longitud de la pista no es especialmente apta para aviones de gran envergadura, sobre todo cuando la pista está húmeda a consecuencia de la lluvia. De hecho, el accidente es el segundo de grandes proporciones en menos de un año. El 29 de setiembre pasado, Brasil registró el mayor accidente aéreo de su historia, cuando un avión de Gol cayó con 154 pasajeros en medio de la selva. Pero el accidente trae a la memoria otro grave ocurrido en condiciones similares en 1996, cuando un Fokker 100, también de TAM, se estrelló poco después de despegar sobre las casas vecinas al aeropuerto de Congonhas. La inminente tragedia recupera la polémica sobre el peligro de la ubicación del aeropuerto de Congonhas, que queda en medio de la ciudad de Sao Paulo. Construido en la década de 30 y pasando por una reforma de modernización, éste es el principal aeropuerto doméstico del país, registrando 600 despegues y aterrizajes diarios. Eso significó 228.000 vuelos y 18 millones de pasajeros en 2006, cuando su capacidad es para 12 millones como máximo. Especialistas consideran que el aeropuerto es prácticamente un portaviones, y que está colapsado. El accidente también rescata la crisis que vive la aviación comercial brasileña. Según datos de Infraero, empre- sa estatal que administra los aeropuertos, hubo un aumento de 43 en el movimiento de pasajeros entre 2003 a 2006, de 71 millones a 102 millones. Un estudio de la Agencia de Desarrollo de Guarulhos (Agende) realizado en São Paulo concluye que los viajes de avión en Brasil crecen a tasas superiores a su economía, resultado también de la combinación de pasajes baratos y la estabilidad económica. El país también afronta desde octubre, después del accidente de Gol, una crisis en su sistema de control aéreo, al cual algunos especialistas vincularon la tragedia. La crisis, que aún afecta los aeropuertos locales, viene siendo llamada caos aéreo Se desvió el tráfico aéreo Los bomberos intentaban sofocar las llamas de más de 20 metros de altura que se produjeron tras la explosión EFE El Príncipe de Asturias expresó desde Brasilia sus condolencias por la catástrofe a Lula Da Silva El Príncipe de Asturias transmitió esta madrugada al presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, la condolencia y la solidaridad del pueblo español por el accidente de avión en la ciudad brasileña de Sao Paulo en el que viajaban un total de 175 pasajeros. Don Felipe recibió la noticia de este accidente cuando se encontraba en la residencia de la Embajada de España en Brasilia donde se ofreció una recepción con motivo de la inauguración del plan de expansión del Instituto Cervantes en este país americano, acto central de su visita de dos días a la capital brasileña. El Príncipe estuvo permanentemente informado por el embajador español en Brasil, Ricardo Piedró, y por representantes del Gobierno brasileño y de la diplomacia que asistían como invitados a la recepción. Antes de abandonar la Embajada, el Príncipe hizo llegar a Lula el mensaje de pesar del Gobierno español y de la Casa Real. Inmediatamente después de conocer la tragedia, Lula da Silva convocó a los ministros de la Presidencia, Dilma Rousseff; Defensa, Waldir Pires; Información, Franklin Martins; y Relaciones Institucionales, Walfrido dos Mares Guia. La primera decisión del presidente fue enviar a Sao Paulo al comandante de la Aeronáutica, Juniti Saito, para que le tenga informado desde el lugar del accidente dijeron fuentes gubernamentales consultadas por Efe.