Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 DEPORTES www. abc. es deportes MARTES 17- -7- -2007 ABC Severiano Ballesteros aparca su mejor golpe El genial golfista se retira con una ristra de 95 títulos, entre ellos los más grandes MIGUEL ÁNGEL BARBERO CARNOUSTIE (ESCOCIA) Los logros deportivos se engrandecen con la perspectiva. Y con el paso del tiempo se podrán valorar en toda su grandeza los conseguidos por Severiano Ballesteros. Hace cincuenta años nadie podía predecir que el chavaluco que nacía en una humilde familia de Pedreña iba a ser el genio más grande que el golf europeo iba a tener en su historia. Pese a ser el más pequeño de los cuatro hermanos, pronto descubrió que el golf era algo más que una profesión. Para él se convirtió en una auténtica devoción, a la que a la postre dedicó toda su vida. Y, casi siempre, con gran éxito. En el temible campo de Carnoustie, que acoge esta semana el Open Británico, comenzó la leyenda de Severiano Ballesteros. Aquí participó el cántabro en su primer grande y justamente éste ha sido el lugar elegido para anunciar su despedida. En 1975 se presentó con todo su desparpajo juvenil y fue devorado por el links más peligroso de todas las Islas. Eso le dolió tanto en su amor propio que al año siguiente rompió la banca por completo: acabó segundo en Royal Birkdale, ganó su primer torneo continental en Holanda y se hizo con el primero de sus seis lideratos de ganancias. A partir de ahí, todo vino rodado. Se convirtió en todo un ídolo para los británicos, sobre todo cuando fue capaz de ganar su primer Open en 1979, a los que siguieron los cosechados en 1984 y 1988. Sin embargo, nadie es profeta en su tierra. Muchas veces ha recordado con lástima que su hazaña pasó inadvertida para la prensa nacional y, lo que le dolió más aún, para la local. Pero él siguió en su lucha y una vez conquistado el Viejo Continente asaltó sin pudor a los altivos estadounidenses donde más les dolía: en el Masters de Augusta, el grande más exclusivo de todos. Y por dos veces tuvieron que rendirse a su grandeza. En el 80 y el 83 se hizo con la chaqueta verde y obligó a aprender geografía a más de uno. Las claves para ese éxito eran varias: unas facultades innatas para este deporte, un swing natural a prueba de bombas, una genialidad capaz de inventar golpes imposibles y, sobre todo, un carisma arrollador. La fuerza mental que desarrollaba en el campo avasallaba a los rivales y su sonrisa al conquistar los trofeos encandilaba a los aficionados. El número uno mundial que ostentó durante 61 semanas no fue baladí. Era el mejor embajador con todo merecimiento. Sin embargo, esa fuerte personalidad que tanto le ayudaba en el extranjero no terminaba de resultarle en España. Es cierto que los reconocimientos han terminado llegándole, pero nunca cayó del todo simpático y se creo muchos enemigos. Todos esos que ahora que no atraviesa por su mejor momento están frotándose las manos de satisfacción. Es imposible negar la evidencia. En España el golf es hoy lo que es (el tercer deporte en número de federados, con 300 campos construidos) gracias a él y los 30 recorridos públicos existentes son una lucha personal que le acarreó no pocas enemistades. Lo mismo se puede decir de Europa. Hace tres décadas, la Ryder Cup era un torneo menor sin interés siquiera para los americanos que siempre lo ganaban. Hasta que el cuadro británico se abrió Ídolo británico El golf es lo que es gracias a él Severiano Ballesteros, genio y figura dentro y fuera de las canchas, en uno de sus golpes característicos Sus galones PALMARÉS Desde 1974 a 2007, ambos incluidos, años en los que ha desarrollado su carrera deportiva, Severiano Ballesteros ha ganado un total de 95 torneos, de los que destacan los tres Open Británicos (1979, 1984 y 1988) conseguidos, los dos Masters de Estados Unidos (1980 y 1983) y las cuatro Ryder Cup, tres como jugador (1985, 1987 y 1995) y una como capitán (1997) GALARDONES Mejor deportista masculino (1976 y 1978) Medalla de Oro al Mérito Deportivo (1976, 1978, 1980 y 1983) Encomienda de la Orden de Isabel La Católica (1979) Premio Príncipe de Asturias de los Deportes (1989) Gran Cruz de la Real Orden del Mérito Deportivo (1993) Orden Olímpica (1998) Deportista español del Siglo XX (2000) Es miembro del Salón de la Fama del Golf. Seis veces número uno de Europa. Sesenta y una semana (1987) siendo el número uno del mundo. DISTINCIONES Personalidad internacional del año para la BBC (1984) Personalidad del año en Francia (1988 y 1989) Llave de la ciudad de Augusta (1999)