Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 40 gente MARTES 17- -7- -2007 ABC Isabel II La Reina de Inglaterra despide a su joyero EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL ue las joyas de tu orfebre sean promocionadas por Christina Aguilera, tengan la firma de Jade Jagger, hija del líder de los Rolling Stones, y se expongan en una lujosa tienda en Beverly Hills no es lo más satisfactorio si lo que quieres es contar con la asistencia y el esmero de una casa tradicional y artesana, más preocupada por una profesión heredada de padres a hijos que en los famosos y la publicidad. Esas parecen haber sido las razones por las que Isabel II ha prescindido de la casa Garrard, la joyería más antigua del mundo, que tenía el privilegio nada menos que desde 1843, poco después de comenzar la era victoriana, de hacer joyas para la Familia Real y de limpiar, fijar y dar esplendor a la colección de coronas, tiaras y demás preciados adornos de las colecciones de Buckingham Palace. Los orfebres Garrard de Londres fueron elegidos hace 164 años por la reina Victoria, cinco años después de su coronación, y ahora, la siguiente mujer que ocupa el Trono, ha decidido cancelar ese centenario servicio para ponerse en manos de un pequeño negocio familiar ubicado en Turnbridge Wells, no lejos del centro de Londres, pero ya en el condado de Kent. Las razones esgrimidas por el portavoz de Isabel II son simplemente que ha llegado la hora de cambiar sin querer dar más detalles. La prensa británica, no obstante, advierte que Garrard se había ido alejando demasiado de su línea tradicional. Un ejemplo de ello es que la joyería ha elegido a la cantante pop estadounidenese Christina Aguilera como nuevo rostro publicitario de la casa. Aguilera podrá engalanarse, pero no es desde luego una gran señora. La Soberana ha roto con la joyería Garrard, tras 160 años a su servicio, y ha escogido un pequeño negocio familiar para que cuide de su colección de joyas Q Ello sigue al nombramiento en 1996 de Jade Jagger, hija de Mick Jagger, como directora creativa de la prestigiosa marca, que ha introducido líneas más modernas en las concepciones de Garrard. El año pasado, la firma Garrard se declaró insolvente y fue adquirida por el multimillonario Ron Burkle a través de su grupo de empresas Yucaipa Companies. Ese traspaso supuso nuevos aires en Garrard y llevó a la apertura de una ostentosa tienda en el californiano Beverly Hills, donde se agrupan las mansiones de los famosos de Hollywood y de otras rápidas fortunas. En contraste, la tienda de Collins Sons es un pequeño establecimiento, perdido en una población sin renombre. La Reina lo ha escogido por recomendación de una amiga, y a partir del próximo sábado Harry Collins, que regenta el negocio familiar, pasará a trabajar para Isabel II. Collins sustituirá a David V Thomas, de Garrard, como joyero oficial de la Reina y se desplazará una vez por semana hasta el Palacio de Buckingham para ocuparse del mantenimiento de la importante colección de joyas de la Soberana. Si la pasada semana, Isabel II fue noticia en todo el mundo por negarse a desprenderse de su tiara en una sesión de retratos de la fotógrafa Annie Leibovitz, esta vez llega a los titulares la persona que se encargará de que ese real complemento, así como las demás tiaras, coronas, broches y collares de la Reina estén en perfecto estado. Harry Collins también será el responsable de elaborar las joyas que Isabel II pueda encargarle, amén de los pedidos que a partir de ahora le llegarán por tener tan ilustre cliente. Quizá llegue un tiempo en que, subidos a su vez a la fama como Garrard, Collins e Hijos también se vayan apartando de la tradición artesanal, pero eso será algo que tendrá que decidir quien ocupe el Trono después de Isabel II. La Duquesa de Cornualles, que sólo puede aspirar a título de Reina consorte, y está por ver que lo adopte, no ha desvelado futuras preferencias, aunque hoy habrá que estar pendiente a ver la joyería que luce cuando se engalane en el día que cumple sesenta años. Polémica con Leibovitz Isabel II, en una imagen tomada en 2005 AP