Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 17 s 7 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EL EJEMPLO BRITÁNICO N tribunal londinense ha condenado a prisión perpetua a cuatro de los terroristas islamistas que, el 21 de julio de 2005, intentaron repetir la masacre perpetrada dos semanas antes en la capital británica. El fallo de los explosivos impidió la consumación del atentado, pero esta circunstancia no ha sido atenuante para los acusados, a los que el juez del tribunal de Woolwich mantendrá en prisión por un período de seguridad mínimo de cuarenta años. Antes de que se agote este plazo, no será posible modificar su condena. Para el tribunal fue irrelevante que los artefactos explosivos no estallaran, pues la conspiración terrorista estuvo muy cerca de ser un éxito Además, el veredicto vincula a los condenados con Al Qaida y establece una continuidad con la cadena de atentados del 7 de julio de 2005. Es decir, se trataba de una agresión terrorista planificada y decidida a causar otra matanza de civiles. Es probable que la dura condena impuesta a los cuatro acusados sea motivo de opiniones contradictorias entre quienes aprueban la máxima contundencia contra el terrorismo y los que se oponen a la prisión a perpetuidad. Sin embargo, el terrorismo integrista debería llevar a Europa, especialmente a los europeos continentales, a revisar su capacidad de respuesta legal frente a una amenaza que no hace concesiones yquehaceañicoscualquieresquema policial y judicial sobre la delincuencia organizada hasta ahora conocida. Felizmente derogada la pena de muerte, la prisión a perpetuidad es una opción legítima delEstado deDerecho y democrático, cuando cree que debe anteponer la función sancionadora y disuasoria de la pena a cualquierotrafinalidad teóricadelamisma, como la resocialización. El Tribunal Constitucional español ha admitido la conformidad de la prisión perpetua con la Constitución, siempre que se contemple un sistema de revisiones periódicas de la evolución del reo. Por otro lado, la legislación penal española contempla para delitos terroristas el principio de cumplimiento íntegro de las penas, hasta un máximo de cuarenta años, perosiempreque el autor haya sidocastigado por dos o más delitos de esta naturaleza yunode ellos tengaprevistaunapenasuperior a veinte años de prisión. Esta reforma supuso un gran avance de la legislación penal, aunque no es el límite máximo al que puede llegar el Estado, porque el terrorismo no ha demostrado aún todo lo que es capaz de hacer. Europa y, por supuesto, España, se debería preparar para revisar algunos principios desus sistemas penales, porque se están quedando pequeños para neutralizar al enemigo integrista. Una prisión de por vida puede parecer desproporcionada aquienes, porconvicción, nieganlaposibilidad de que existan personas que la merezcan. Pero ahí están los violadores que abandonan la cárcel sin estar rehabilitados o los terroristas que se reenganchan en cuanto cumplen sus condenas. La justicia británica ha dado dos lecciones. La primeraesqueun EstadodeDerechoydemocrático puede ser implacable con el terrorismo. Lasegunda, que aun terroristadispuestoa masacrar civiles no se le debe conceder otraoportunidad y, graciasa esto, cuatroterroristas no tienen esperanza alguna. Es complicado pero hay que levantar el tabú sobre la cadena perpetua. U RUPTURA IMPOSTADA EN NAVARRA I se confirma la falta de acuerdo entre el Partido Socialista de Navarra y la coalición nacionalista Nafarroa Bai para formar gobierno en la comunidad foral, quedaría demostrado el papel obstructivo que han desempeñado los socialistas al no ser capaces de pactar ni con los nacionalistas ni con Unión del Pueblo Navarro. Por el contrario, la ruptura de negociaciones entre NaBai y el PSN ratifica el resultado electoral del 27- M, en el sentido de que los navarros dieron una clara mayoría, no absoluta pero al límite, a los partidos que formaban la coalición foralista gobernante, UPN y Convergencia de Demócratas Navarros. En el Parlamento foral las fuerzas no nacionalistas superan el 75 por ciento, y este dato es el que expresa la verdadera voluntad de los votantes sobre el futuro de la comunidad. Por eso, UPN ofreció un generoso pacto de gobierno a los socialistas, que ayer mismo reiteró Mariano Rajoy. La contraoferta del PSN anunciada ayer por la tarde- -un Gobierno en el que participaran todos los partidos navarros- -demuestra la falta de rigor con el que se ha conducido el candidato socialista, Fernando Puras, apremiado por endosar como sea la responsabilidad última de la crisis a UPN, a sabiendas de que este partido no puede aceptar la presencia de los nacionalistas en el gobierno foral. En caso de que cada partido vote a su candidato o de que los partidos de la oposición se abstengan, Miguel Sanz volverá a ser presidente de la comunidad foral de Navarra. Según la normativa que regula la investidura del presidente navarro, en la primera votación es precisa la mayoría absoluta, pero en la segunda y sucesivas basta la mayoría simple, que está al alcance de UPN y CDN. En principio, no cabe esperar un cambio de opinión de última hora entre socialistas y nacionalistas que llevara a éstos a apoyar a Fernando Puras. Sin embargo, aunque finalmente Miguel Sanz sea investido, la situación resultante de la indefinición socialista es de precariedad, porque una cosa es que PSN y NaBai no ha- S yan llegado a un acuerdo de coalición y otra muy distinta es que faciliten a Sanz la gobernación de la comunidad. Por eso no es descabellado pensar que Fernando Puras, presionado por Ferraz y en contra de la mayoritaria opinión del partido que dirige, haya optado simplemente por una solución provisional, por una ruptura impostada que aplace la formalización del acuerdo con los nacionalistas y que no conlleve para el PSOE, en este momento, costes electorales para los próximos comicios, aunque su figura quede seriamente en entredicho. Tal solución, en la que habría pura táctica y ningún principio, consistiría en dejar gobernar a Miguel Sanz y esperar a los resultados de las elecciones generales del próximo año, en función de los cuales nacionalistas y socialistas podrían plantear una moción de censura y pactar el gobierno que ahora no han podido o querido formar. En este contexto, la disolución anticipada del Parlamento foral sería una posibilidad a disposición del presidente de la comunidad, con las condiciones previstas en la Ley de Amejoramiento del Fuero, pero sería un error que Miguel Sanz la asumiera, salvo que la legislatura se hiciera realmente inviable, porque es el PSN el que tiene la carga de probar cuál es su actitud ante la estabilidad institucional de Navarra. UPN tendrá el mandato de gobernar. Los socialistas navarros aún tienen que decidir cuál va a ser su papel en esta nueva legislatura, el de oposición constructiva- -y leal a su propia identidad foralista- -o el de socio oculto del nacionalismo panvasquista. Lo más adecuado para Navarra y para España era un gobierno formado sobre el acuerdo entre UPN, CDN y PSN. Pero si los socialistas no quieren facilitar, ni por activa ni por pasiva, la investidura de Miguel Sanz, éste debe seguir adelante con su política foralista, más aún cuando el candidato socialista ha declarado que su programa y el de UPN son compatibles en cuanto a las propuestas institucionales para Navarra, que es lo realmente importante y lo que está en juego en esta comunidad. CHAPAPOTE EN IBIZA L chapapote no entiende de ideologías políticas. El pequeño reguero de fuel luego convertido en un hilo lleva camino de ser un grave desastre económico y ecológico. El siniestro provocado por el mercante Don Pedro hundido el pasado miércoles a una milla náutica de Ibiza, ha generado una mancha de aceite que crece de forma imparable sin hacer caso de los pronósticos optimistas ni de los desmentidos de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, sobre el parque natural de Las Salinas. De hecho, este siniestro, supuestamente menor y bajo control según el Ejecutivo, se extiende por diversas playas y lugares de la costa y no parece tan sencillo sellar las tres fisuras del buque ni frenar la expansión del fuel a través de barreras anticontaminación. La presencia sobre el terreno de Magdalena Álvarez y la titular de Medio Ambiente, Cristina Narbona, es fiel reflejo de la preocupación que alcanza al Gobierno. Tampoco es una buena noticia para el recién estrenado Ejecutivo multipartido que preside Francesc Antich empezar su andadura con esta crisis. Eso sí, no falta entre los responsables, tanto estatales como autonómicos, el resabio de echar la culpa de la falta de medios a los Gobiernos anteriores, sin reconocer sus fallos evidentes en la gestión. Entre ellos, la tentación de minimizar los daños y distraer la atención de la opinión pública cuando E lo razonable sería asumir el problema y buscar soluciones desde el primer momento. Después de haber utilizado a tope el Prestige el PSOE está probando su propia medicina, aunque el comportamiento de la oposición dista mucho de ser tan agresivo como entonces. Hay muchas razones para la crítica. Sigue pendiente un control riguroso de la navegación y, en concreto, de los buques que transportan productos de riesgo. Los medios son insuficientes, por mucho que Fomento pretenda disculparse. Lo peor, no obstante, es el intento de negar las evidencias y de impedir que los ciudadanos sean informados verazmente sobre la gravedad del problema. Por lo demás, es absurdo tratar de recordar los hilillos de plastilina de otros tiempos a la vista de las comparaciones poco afortunadas de la ministra de Fomento. En estos casos, es mejor ponerse a trabajar y evitar los discursos supuestamente tranquilizadores pero que no convencen a nadie. El mal ya está hecho, porque el sector turístico sufre las consecuencias del cierre de las playas afectadas y de las imágenes poco atractivas sobre las algas en aceite que transmiten los medios de comunicación. En estas circunstancias, los vuelos de reconocimiento de las autoridades solo sirven para aumentar el malestar de la gente y poner al descubierto que las administraciones reaccionan tarde y mal ante la crisis.