Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 DEPORTES Fútbol LUNES 16 s 7 s 2007 ABC Iván De la Peña costaría entre 12 y 15 millones, aunque a día de hoy es libre ENRIQUE YUNTA BARCELONA. No tiene precio porque en realidad no tiene contrato. Iván de la Peña es, en estos momentos, un jugador libre, pues terminó su vínculo con el Español el 30 de junio y su renovación está apalabrada, que no firmada. Para que se entienda: si el Madrid llega a un acuerdo con el jugador a día de hoy, no tendrá que abonar ni un euro al Español, aunque nadie cree que el futbolista sea capaz de propinar un golpe tan bajo a la entidad. Es más, se espera que Iván y Manel Ferrer, su representante, pasen esta misma semana por las oficinas para firmar, algo que quedó aparcado en su momento por las vacaciones del centrocampista. La noticia que publicó el sábado este periódico sobre el interés de Schuster en contar con Iván de la Peña se convirtió en el tema estrella de las improvisadas tertulias en bares y playas de Barcelona y más allá. Después de que el sufrido aficionado españolista descansara tranquilo cuando se anunció hace un mes el acuerdo de renovación del cántabro con el club, ya nadie imaginaba un contratiempo como éste. Y menos con el Madrid de por medio, un caramelo para cualquier profesional que se acentúa cuando el interés recae en un jugador de 31 años que puede tener la jubilación soñada. Sin embargo, el más tranquilo parece ser el presidente del Español, que ayer dijo tener absoluta confianza en la palabra de De la Peña, que, según el nuevo contrato, tendría una cláusula de rescisión que oscilaría entre los 12 y los 15 millones de euros: No hay caso, porque el Madrid no ha hecho ninguna oferta. Es una información que ha salido publicada en ABC, pero no tengo constancia oficial. Creo que De la Peña jugará en el Español porque se ha llegado a un acuerdo, y si renovó es porque nos interesa Cierto; acuerdo hay, y es total. Pero en el mundo del fútbol, como bien apuntó el propio Sánchez Llibre, no hay nada seguro. Ahora, un jugador está hoy aquí y mañana en otro club manifestó. Hoy se espera que hable Iván de la Peña en la vuelta al trabajo del equipo. ¡Poderoso caballero, don dinero! El caso Ayala abre las puertas del recuerdo con la forma en que Rivaldo dejó al Deportivo o Angulo hizo un viaje de ida y vuelta a Londres POR RAÚL COSÍN VALENCIA. No es ningún secreto que en el mundo del fútbol se ha perdido el respeto al valor no sólo de la palabra, sino también de los contratos y los preacuerdos. El último bombazo en el mercado de fichajes lo dio el sábado el central argentino Ayala, quien, después de firmar un contrato con el Villarreal que entró en vigor hace catorce días, comprará su libertad en los próximos días (seis millones de euros) con dinero del Real Zaragoza; su próximo equipo, salvo sorpresa... Sin embargo, no es la primera ni la última vez que a un equipo se le va a quedar la cara de tonto como a los gestores del Villarreal. El Deportivo de La Coruña vio como el Barcelona le birló a su estrella en la pretemporada de la campaña 1997- 1998. Rivaldo acababa de demostrar en La Coruña su clase con un temporada excepcional. Mucho se habló del jugador el verano del 97, pero fue el Barça el que apuró los plazos del mercado y dejó a Lendoiro huérfano de su crack. Los blaugranas hicieron efectiva la cláusula de rescisión del brasileño, cifrada en 4.000 millones de pesetas, apenas 24 ahoras antes de que se cerrase en mercado de fichajes. El conjunto de Van Gaal acababa de perder a Ronaldo y los gestores catalanes decidieron firmar otro superclase. Caso similar al del Zaragoza con Milito y Ayala. También el Real Madrid fichó a Sergio Ramos sobre la campana, pagando la cláusula de rescisión. El Sevilla pidió un aplazamiento a la Liga para cubrir la baja del central. El jugador del Valencia Miguel Ángel Angulo dejó plantado, en agosto de 2004, al Arsenal de Arsene Wenger. El punta asturiano viajó a Londres para rubricar su contrato con los gunners después de que el conjunto che y los ingleses llegasen a un acuerdo para su traspaso por cinco millones de euros, y que el propio futbolista aceptase la oferta a pesar de tener una oferta de renovación de la entidad valencianista. Pero se arrepintió horas antes de comprometerse con el club británico y decidió regresar a Valencia, donde el club blanquinegro le mantuvo la misma oferta de renovación. Me fui a Londres con muchísimas dudas. Quise descubrir lo que me encontraría allí, pero estaba fuera de mi sitio dijo entonces Angulo, quien reconoció el malestar que supuso su decisión para el Arsenal. Uno de los casos más sonados en el mercado de fichajes de agosto de 2006 fue el de Simao Sabrosa por el Valencia. Las negociaciones fueron desde el principio duras. El entonces director deportivo valencianista, Amedeo Carboni, consiguió llegar a un acuerdo con el Benfica y con el jugador pocos días antes de la presentación de la plantilla. El circo de esa operación llegó el mismo día del acto de ver las nuevas caras de los blanquinegros. El Valencia había impreso ya las camisetas con el nombre de Simao. Pero en la última reunión entre las partes, el representante del jugador, Jorge Mendes, pidió al presidente del Valencia, Juan Soler, más dinero. La firma se trunco y Carboni se quedó con la camiseta de Simao en la mano. En la campaña 96- 97, Goran Vlaovic fichó por el Valencia y dejó en el olvido el acuerdo que tenía con su equipo, el Padova italiano. El caso llegó a la FIFA y los che pagaron una multa. Con la camiseta en la mano El Español no sabe nada El Barcelona se la jugó al Deportivo en el fichaje de Rivaldo REUTERS Me voy, no me voy Simao dejó al Valencia, con las camisetas ya impresas con su nombre, el día en que se presentaba el equipo Camacho y López Caro, últimos ejemplos de técnicos que plantaron al Madrid y Racing, respectivamente El Barcelona pagó al Deportivo la cláusula de Rivaldo apenas a 24 horas de cerrarse el mercado de fichajes de la temporada 97- 98 Los entrenadores también incumplen su palabra ante los clubes José Antonio Camacho dejó plantado al Real Madrid en julio de 1998. Apenas 22 días después de que entrase en vigor su contrato con los merengues dejó su puesto de entrenador de la primera plantilla a causa de unas diferencias con el entonces presidente, Lorenzo Sanz. Camacho rompió su vínculo con el club de toda su vida debido a un desacuerdo respecto a la situación contractual de sus colaboradores, que el presidente no quiso adecuar a las peticiones del técnico. En septiembre de 2004, Camacho, quien esta vez sí que comenzó la temporada con la entidad que presidía Florentino Pérez, presentó su dimisión de nuevo a inicios de campaña, ya que no veía un vestuario acorde con su filosofía de trabajo. José Manuel López Caro, quien entrenó al Real Madrid en la segunda parte de la temporada 2005- 2006, protagonizó otro de esos casos en los que los acuerdos, en realidad, están de más. Tras su paso por el club madridista firmó con el Racing de Santander, pero apenas unos días antes de comenzar la pretemporada dejó a los cántabros en la estacada, presentando su dimisión y vinculándose con el Levante, recién ascendido a Primera. ABC. es Siga la actualidad del mercado de fichajes en http: www. abc. es informacion fichajes 07