Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 s 7 s 2007 MADRID 47 El concierto (rumano) del verano Más de 8.000 rumanos llenaron un campo de fútbol en Arganda del Rey en un concierto que contó con la presencia de los principales músicos del país, plagado de familias completas y sin ningún incidente POR JOSÉ M. CAMARERO FOTOS DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Restaurantes, peluquerías, agencias de viajes, tiendas de alimentación, templos religiosos... y ahora, también sus propios conciertos. La creciente comunidad rumana de Madrid puso de manifiesto ayer, en Arganda del Rey, que también son capaces de movilizarse por sus grandes ídolos musicales, a pesar de la distancia de su tierra. El macroconcierto organizado por una publicación rumana Roman in Lume junto al Ayuntamiento de la localidad, se convirtió en el acontecimiento del verano para esta comunidad de inmigrantes. Así lo certificaba el estado de la estación de Metro de Arganda del Rey, que no daba a basto ante el gentío, al igual que las calles del centro de la localidad, donde no parecía que fuera precisamente una jornada dominical en pleno mes de julio. La convocatoria fue todo un éxito. Se esperaba la asistencia de más de 8.000 personas, y se superaron las expectativas. Rumanos venidos de todos los puntos de la Comunidad se acercaron a Arganda del Rey, principalmente en transporte público, aunque muchos lo hicieron en autobuses alquilados, como los centenares de familias llegadas de otros puntos de la Península, como Valencia, Murcia, Barcelona... Y es que, no era una tarea fácil la de controlar a una marea humana que asistía entusiasmada ante un espectáculo que no se repetirá en mucho tiempo. La gratuidad del mismo hacía prever la llegada de varios miles de personas. Quienes se acercaban ayer hasta el campo de fútbol de Las Cañas tenían razones de sobra para hacerlo: los dos grupos musicales más conocidos en ese país del Este de Europa iban a amenizar la tarde. Se trataba de Talismán y Compact, dos conjuntos que, a tenor del entusiasmo mostrado por el público, hizo las maravi- El campo de fútbol de Las Cañas en Arganda del Rey, se encontraba abarrotado de público, entusiasmado con cada actuación po musical de 80.000 vatios, un sistema luminotécnico que precisaba de 40.000 vatios, y una gran pantalla panorámica. Algunos de los rumanos que ayer se encontraban en el campo de fútbol de Las Cañas ya habían acudido a la edición celebrada el año pasado. Volvemos porque no tenemos oportunidad de ver a este grupo y estar con nuestros amigos, como si estuviéramos en Bucarest relataban Boika y Plumed, una pareja de Usera. La asistencia de pequeños también fue masiva entre los asistentes. Muchas familias aprovecharon la tarde para dar una vuelta por el centro de Arganda y luego trasladarse hasta el recinto. Aquí, ellos disfrutan mucho más que nosotros, y también nos gusta que oigan esta música, porque saben mucho de Bisbal, pero poco de los cantantes rumanos explicaba riéndose Cristian. Y es que, los conciertos en países como Rumanía distan mucho de lo que los españoles están acostumbrados: las colas de entrada, aglomeraciones a pie de escenario, saltos inimaginables y voces por doquier son sustituidos por ritmos folclóricos, familias completas al danzando al son de la música y un ambiente mucho más distendido. De toda España Un espectáculo diferente Los rumanos pudieron incluso adquirir productos de sus ídolos musicales llas, sobre todo de los más jóvenes que allí se encontraban. Con el ir y venir de rumanos, el Ayuntamiento de Arganda del Rey puso en marcha un dispositivo especial de seguridad desde primera hora de la tarde. Varias dotaciones de la Policía Municipal, Guardia Civil y Protección Civil se congregaron en los alrededores del campo de fútbol para evitar cualquier tipo de incidente. No hizo falta ninguna actuación: quienes hasta allí se acercaban iban con ganas de pasarlo bien. Además, la organización dispuso de un sistema de seguridad que vigilaba todos los movimientos de los asistentes: estaba prohibida la entrada de bebidas alcohólicas, objetos contundentes y todo tipo de material peligroso. Luz y sonido, a lo grande El espectáculo no tenía nada que envidiar a otros muchos conciertos que se celebran en la región durante estos meses de verano. Las 8.000 personas que asistieron al evento se encontraron con un potente equi-