Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 16 s 7 s 2007 INTERNACIONAL 33 Casi 200 milicianos de Fatah deponen las armas tras una amnistía de Israel Olmert pretende reforzar la autoridad del presidente palestino frente a Hamás HUGO MEDINA SERVICIO ESPECIAL JERUSALÉN. Ciento setenta y ocho milicianos pertenecientes a las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, las milicias de Fatah, depusieron ayer las armas para beneficiarse de una amnistía que les ha concedido el primer ministro israelí Ehud Olmert. Se trata de una medida de gracia que beneficia a decenas de milicianos que aunque hasta ahora estaban armados apenas han perpetrado algunos ataques contra Israel en los últimos años y se limitaban a ocultarse de las incursiones del Ejército hebreo en la Cisjordania ocupada. Con esta medida Olmert pretende reforzar la posición del presidente Mahmud Abbás, que fue quien recientemente le pidió la amnistía para los milicianos de Fatah. Otros doscientos milicianos de Fatah que se encuentran en una situación semejante a los amnistiados ya han solicitado a Israel una medida de gracia similar a la que les permitirá a estos últimos llevar una vida normal después de años de vivir en la clandestinidad. El futuro de los ahora amnistiados será servir como agentes de la policía palestina en Cisjordania. Todos ellos se han comprometido por escrito a no participar en ningún ataque o atentado contra Israel. Uno de los amnistiados es Zakariya Zubeidi, un líder local de las Brigadas de Al Aqsa Los milicianos de Al Aqsa portan retratos del presidente palestino Mahmud Abbás en el área de Yenin, en el norte de Cisjordania, que se ha convertido en un personaje popular y mediático en Israel. Zubeidi, a quien Israel atribuye un sinfín de ataques y que ha sobrevivido a numerosos intentos de asesinato por parte del Ejército hebreo, se muestra satisfecho de la amnistía aunque dice que continuará alerta porque es difícil confiar en los israelíes La mayoría de los milicianos beneficiados odian a muerte a Hamás, y algunos han explicado que la reciente toma del poder de Hamás en la franja de Gaza ha hecho posible el acercamiento entre Fatah e Israel. Pero lo cierto es que pese a la brutal ocupación que sufren los palestinos en Cisjordania, los milicianos de Fatah mantienen desde hace tiempo una ac- AP titud reservada y casi no realizan ataques contra Israel. Olmert, además, ha autorizado la entrada en Cisjordania de dos líderes históricos de los palestinos, el jefe de la oficina política de la OLP en el exilio, Faruq Qaddumi, que reside en Túnez, y el líder del Frente Democrático para la Liberación de Palestina, Nayef Hawatmeh, que reside en Damasco.