Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA LUNES 16 s 7 s 2007 ABC Edurne Uriarte Catedrática de Ciencia Política de la UPV No supimos transmitir nuestra gran gestión de estos cuatro años sospecha en este caso, mientras que otros partidos en casos similares no han hecho lo mismo. ¿Por qué no fue posible llegar ahora a un acuerdo con Unión Mallorquina (UM) -No lo sé, a esta pregunta debería responder UM. Nosotros somos los mismos de siempre, los que con nuestros votos apoyamos a UM para que pudiera presidir el Consejo de Mallorca entre 2003 y 2007, los que durante 1.500 días tuvimos una lealtad exquisita hacia UM en la institución insular, a pesar de que en muchas ocasiones tuvimos que poner evangélicamente la otra mejilla. Nosotros seguimos defendiendo lo mismo en medio ambiente, salud, servicios sociales o educación. Es UM quien ha cambiado, y no sabemos por qué. De hecho, sabemos que en este partido hay ahora disensiones internas a raíz de haber decidido su cúpula pactar con el PSOE. ¿Cree que los ataques del PP a UM en la pasada campaña electoral podrían explicar, al menos en parte, este cambio? -Pienso que no, una campaña dura sólo quince días y en la misma siempre se expresan diferencias entre unos partidos y otros. Aun así, yo todavía no le he dicho nunca a nadie que es una bruja (Se refiere al calificativo que le dedicó a ella la presidenta de UM y del Consejo de Mallorca durante doce años, María Antonia Munar, en la pasada campaña) ¿Piensa que, con todo, será posible llegar a acuerdos con UM en un futuro? -Insisto en que debe ser UM el partido que tiene que contestar a preguntas como ésta, es UM quien debe explicar por qué se ha convertido en un partido de izquierdas por qué ha hecho posible que haya un hexapartito en Baleares, que será un gobierno débil e inestable, por qué no ha hablado con el Bloc a la hora de conformar este nuevo gobierno y sólo lo ha hecho con el PSOE. ¿No cree que ha sido un error la marcha de Jaume Matas en este momento? -No. Se trata de una decisión personal y muy meditada que yo respeto. Jaume Matas ha sido el mejor presidente autonómico de Baleares y un ejemplo de valentía y coraje para nuestro partido. La herencia que nos deja es muy buena. -Aun así, hay dirigentes en la cúpula del PP nacional que no lo ven del mismo modo. -Insisto en lo que ya le he dicho. Además, Jaume Matas ha sido una persona que ha puesto siempre los intereses del partido por delante de los suyos propios. Lo que debemos hacer a partir de ahora es recoger su testigo. ¿Qué le diría a los casi 194.000 electores que confiaron en el PP el 27 de mayo? -Que pueden estar seguros de que sabremos estar a la altura de las circunstancias desde la oposición, que seguiremos siendo un partido de centro que estará vigilante ante las actuaciones del hexapartito, por ejemplo en lo que respecta al modelo educativo, que pienso que ha de responder a las necesidades de los ciudadanos. En este sentido, creo que nuestra propuesta de trilingüismo era buena, mientras que el deseo del nuevo gobierno de catalanizar el modelo educativo no nos lleva, sino todo lo contrario, a defender nuestras señas de identidad. ¿Le gustaría presidir el PP balear o ser la candidata de su partido a las elecciones autonómicas de 2011? -Es una posibilidad que en estos momentos no me planteo. Mis prioridades son otras. ¿Cuáles son? -En estos momentos, esencialmente tres: llevar a cabo en la Cámara autonómica una oposición con mucha lealtad y contundencia, trabajar para conseguir en las próximas elecciones generales- -en las que creo que el PP ganará por goleada- -unos grandes resultados en Baleares y llevar a mi partido hasta la celebración del futuro congreso regional. ¿Y si Mariano Rajoy ganase las elecciones y le propusiera ser ministra? -Mis compromisos son los que ya le he dicho, siempre pensando en Baleares. En política se equivoca quien sueña. INTELECTUALES FRACASO DE LOS Rosa Estarás s Coordinadora del PP balear hasta el congreso de 2008 E l historiador José Álvarez Junco afirmaba hace días que los intelectuales catalanes se están distanciando del nacionalismo mientras que el vasco siempre careció de ellos. Sin intelectuales mediante, sin embargo, la realidad política española es que los nacionalismos están más fuertes que nunca. Y que un estatuto ultranacionalista como el catalán ha sido aprobado con el silencio de la mayoría de los intelectuales. Las nuevas reformas nacionalistas del sistema político español son, en buena medida, un reflejo del fracaso de los intelectuales. La inmensa mayoría de ellos son profundamente críticos con ellas, pero los españoles no se han enterado. La única oposición que han conocido es sustancialmente política, la del PP. Incluso el fenómeno Ciutadans debe ser enmarcado en ese fracaso. En la experiencia de unos disidentes que han sido marginados por la inmensa mayoría de una izquierda intlectual callada y sumisa ante los nacionalismos y el nuevo liderazgo pro- nacionalista de Zapatero. En términos intelectuales, se trata de un problema de la izquierda. La derecha intelectual sigue siendo una minoría frente al claro dominio numérico de los intelectuales de izquierdas. Ahora, de unas izquierdas calladas, críticas con el liderazgo de Zapatero, en muchos casos tanto como la propia derecha, pero completamente pasivas ante un proceso de reformas autonómicas con el que no se identifican. La soledad del PP que tanto celebra el Partido Socialista, o la marginalidad misma de Ciutadans, son, en realidad, la otra cara del silencio de los propios intelectuales socialistas. Y de la experiencia de lo que es en la práctica una segunda transición con profundos efectos sobre nuestro sistema político que está siendo liderada por las minorías nacionalistas y por el socialismo populista de Rodríguez Zapatero. Los intelectuales que lideraron la Transición y su construcción autonómica junto a los líderes políticos son incapaces ahora de alzar su voz crítica frente a la deriva nacionalista de la izquierda. Y lo que sea de España en estos próximos años nada tendrá que ver con su liderazgo. Rajoy reúne hoy a la direción del PP balear tras la amarga salida del Gobierno y otras instituciones y la espantada de Matas. Rosa Estarás (Valldemossa, 1965) lidera ahora el partido JOSEP MARIA AGUILÓ PALMA DE MALLORCA. El inesperado abandono de la política del ex presidente balear Jaume Matas ha colocado a Rosa Estarás al frente de su partido en las islas. Esta mujer, que fue la vicepresidenta del Ejecutivo autonómico en la pasada legislatura, fue también la candidata del PP al Consejo de Mallorca en las últimas elecciones, pero se quedó a un escaño de conseguir la mayoría absoluta, por lo que en la institución insular, al igual que en el Ejecutivo y en el Ayuntamiento de Palma de Mallorca, también gobierna el llamado pacto de progreso que ha unido a todos los partidos, salvo el popular. ¿Por qué cree que el PP perdió la mayoría absoluta en la Cámara autonómica? -Quiero recordar primero que obtuvimos casi el 47 por ciento de los votos y 194.000 sufragios, el mejor resultado de la historia, pero es cierto que por razones de aritmética electoral pasamos de 30 a 29 diputados. Aun así, con sólo 2.000 votos más habríamos vuelto a conseguir la mayoría absoluta. Dicho esto, pienso que no supimos transmitir al electorado la gran gestión que hemos hecho en estos últimos cuatro años. ¿Piensa que el denominado caso Andratx de presunta corrupción urbanística, pudo influir en los resultados? -Sinceramente, pienso que no. Recuerde, además, que nosotros, el PP, destituimos a todos los cargos que estaban bajo Tuvimos una lealtad exquisita hacia UM, aunque en muchas ocasiones tuvimos que poner evangélicamente la otra mejilla Matas ha puesto siempre los intereses del partido por delante de los suyos propios El deseo del Gobierno de catalanizar el modelo educativo no defiende nuestras señas de identidad El nuevo Gobierno ha nacido sin ninguna base doctrinal -El nuevo presidente autonómico, el socialista Francesc Antich, ha centrado y moderado su discurso con respecto a 1999. ¿Cree que el Pacto de Progreso pueda funcionar mejor que hace ocho años? -Es cierto que en su discurso de investidura Francesc Antich ofreció diálogo y consenso a todos, pero no concretó nada, y lo que debe hacer es dar contenido a partir de ahora a esas palabras, porque si no será una muestra del credo zapateril de un gobierno de gestos en el que los sentimientos priman por encima de los contenidos. Además, hay que recordar que deberá gobernar con seis partidos, que desconfían unos de otros, con pocas cosas en común, salvo el deseo de aislar al Partido Popular. El nuevo gobierno nace con el deseo de no enemistarse con nadie, pero sin base doctrinal. Por otra parte, el primer pacto de progreso no cumplió ni la mitad de sus compromisos, mientras que el Ejecutivo de Jaume Matas los cumplió todos. Dicho esto, el PP está dispuesto a llegar a acuerdos con el nuevo gobierno siempre que sean por el bien de los ciudadanos de Baleares. ¿Entonces habrá acuerdos para desarrollar el nuevo Estatuto? -Yo espero que los haya, pero espero también que el Estatuto se desarrolle con lealtad por parte del gobierno.