Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 16 s 7 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES Y LA CRUDA REALIDAD NACIONAL El fantasma de unas elecciones anticipadas sigue presente e impide que nadie baje la guardia camino del mar cita una reforma de la ley electoral municipal en beneficio de sus alcaldes. Un brindis al sol como la reiterada petición de las actas de la negociación con ETA para probar que el Gobierno mintió en ese templo de la mentira gubernamental en el que se ha convertido el Parlamento, una vez que parece claro que la ley, las instituciones y sus representantes no están para defender intereses generales de los españoles. La CNMV ha trabajado para el Gobierno de Italia (a favor de Enel y contra Endesa) la fiscalía general legalizó a Batasuna bajo en ANV la abogacía del Estado irrumpió en el Tribunal Constitucional, a favor de los nacionalistas, la Generalitat monta su agencia tributaria y el juez Garzón parece guardar las espaldas a los negociadores de ETA, por lo que pudiera pasar. Y si algo pasara y Zapatero se viera en apuros, ahí está Bono disfrazado de patriota y haciendo de esquirol españolista, bendiciendo a Nafarroa Bai, pero a la espera de que, si por un casual, el líder del PSOE se desvanece él estará en el Congreso de los Diputados presto a tomar el relevo. Que es lo mismo que piensa Gallardón si pierde Rajoy, y lo que debe imaginar Rato si el director del FMI está decidido a volver a la política y llega a tiempo- -un adelanto electoral y le puede pillar en plena despedida del FMI- aunque es posible que al liberal del PP le de pereza el salto por haber sido preterido por Aznar y desalojado por Rajoy. Aunque, visto lo que ocurre en LA ESPAÑA FELIZ DE ZAPATERO Pablo Sebastián L fin del curso político discurre como una continuada bronca política que se inició en el pasado debate sobre el estado de la Nación, al que siguió la crisis del Gobierno y la jubilación anticipada del presidente del Congreso de los Diputados, Marín, una vez que el PSOE anunciaba el regreso de Bono como candidato a ese sillón que algunos también habían sugerido para Rato si aceptaba incorporarse a las listas de Rajoy, donde pretende estar Gallardón, mientras Aguirre llama la atención con su desafío a la legalidad por la Educación para la Ciudadanía y Aznar, truena desde FAES contra todo el que se mueve. Empezando con Zapatero, el gran ausente de Ermua, y siguiendo con De la Vega, la vicepresidenta que ha convertido la reseña del Consejo de Ministros en un mitin semanal contra el PP. Por lo que se ve, el fantasma de unas elecciones anticipadas sigue presente e impide que nadie baje la guardia camino del mar- -donde el fuel del buque don Pedro el pequeño reguero según la asombrosa ministra Álvarez, inunda las playas de Ibiza y amenaza su parque natural de Ses Salines- o de la montaña, donde el Príncipe de Asturias acaba de inaugurar, en la isla de La Palma, el mayor telescopio del mundo para que los españoles puedan ver las más hermosas estrellas, aunque sean incapaces de detectar la crisis institucional que nos invade, porque vivimos disfrutamos de una inmensa felicidad según Zapatero. El presidente, viajero de placer a México, a donde llegó convencido que se ha ganado el descanso y que puede marchar tranquilo, porque el ministro Rubalcaba no duerme y espera ojo avizor a los comandos de ETA, porque cree que lo de Navarra está atado y bien atado, porque sabe que los correos de la Moncloa imploran a ETA otra prórroga del alto el fuego, porque ha dejado a Bono con la bandera de España al pie del cañón de Agustina de Aragón, y porque los españoles ya están de vacaciones, aunque los jefes del PP y la Conferencia Episcopal sigan aporreando su liderazgo de cartón como si de una piñata se tratara. Suponemos que, para empatar los 2.500 euros por nuevo hijo, Rajoy se sacó de la bocamanga una importante rebaja de la presión fiscal, al tiempo que soli- E Para Zapatero estas elecciones no son, solamente, el trámite para la renovación del poder. Los comicios generales tendrán también una función plebiscitaria sobre las negociaciones con ETA y la reforma territorial del Estado España y en el PP, son muchos los que acuden a su sentido de la responsabilidad y a su instinto político para que regrese, junto a Rajoy y Gallardón, y fuerce el Congreso y la renovación del PP, si quieren ganar y están convencidos de que otros cuatro años de Zapatero serían una calamidad. Y que su derrota, con Bono sentado en los bancos del PSOE, permitiría la reconstrucción del consenso constitucional. Porque para Zapatero estas elecciones no son, solamente, el trámite para la renovación del poder. Los comicios generales tendrán también una función plebiscitaria sobre las negociaciones con ETA y la reforma territorial del Estado. Y si Zapatero gana podrá presumir de que los ciudadanos revalidaron su gestión, e incluidos los nuevos Estatutos y el llamado proceso de paz con ETA, al que Zapatero podrá darle una segunda oportunidad si, de aquí a las elecciones, ETA no mata. Y ese es el mensaje que el Gobierno está enviando a la banda terrorista a ver si prorroga el alto el fuego, o al menos si se limita a los atentados de baja intensidad sin muertos, porque si ETA mata, en la Moncloa entenderían que la banda habría dado por agotado el tiempo de Zapatero, de las palomas, como negociador, y estarían dándoles alas a los halcones del PP. Los que hoy vuelan en desbandada, mientras Zapatero estira la sonrisa- -como le ocurrió el pasado 29 de diciembre- -a la espera que ETA permanezca inmóvil y confirme su predicción de que por ahora España es un paraíso tranquilo y feliz.