Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN LUNES 16 s 7 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro LOS DIENTES PUTIN ENSEÑA GUERRA ABIERTA EN EL PNV L presidentedelPNV Josu Jon Imaz, dioayer un golpeestratégico definitivo contra Ibarretxe, al descalificar en un artículo publicado en la prensa vasca la consulta popular que nuevamente quiere convocar el lendakari. La dimensión de esta crisis es histórica, no sólo porque enfrenta abiertamente al presidente del PNV con el presidente del Gobierno vasco- -algo que no es nuevo, pues ya sucedió con Carlos Garaicoechea- sino también porque los argumentos esgrimidos por Imaz implican una ruptura con la línea soberanista radical de Ibarretxe y de un sector del PNV Para Imaz, la clave del mo. mento es que ETA condiciona la agenda política, nos guste o no lo que expresa una sinceridad a la que no ha llegado, en absoluto, Rodríguez Zapatero después de la revocación del alto el fuego etarra. Ese condicionamiento que impone la violencia a la sociedad vasca es lo que lleva a Imaz a rechazar, en las actuales circunstancias, la consulta popular soberanista que anunció hace pocos días, otra vez, Ibarretxe. Para el presidente del PNV tal consulta puede ser el plan b al que se acoja una ETA, que declare un alto el fuego permanente como los anteriores, esperando que la misma se lleve a cabo Se trata de una crítica directa y absoluta a la iniciativa del lendakari, tachada como coartada para los terroristas, pero también es una toma de posición frente al PSOE, porque la conclusión a la que llega Imaz es que la prioridad actual es hacer frente a ETA. Por esto mismo, con un ojo puesto en los contactos del PSE con Batasuna y del Gobierno socialista con ETA, Imaz afirma que sólo la acción policial y la deslegitimación social y política de su entorno son los caminos que nos permiten trabajar por la paz y la libertad en Esukadi Es evidente que el presidente del PNV quiere zafarse de la hipoteca del plan Ibarretxe y no caer, tampoco, en los mismos errores de fondo cometidos por los socialistas tras sus cinco años de contactos, negociaciones o conversaciones con ETA y Batasuna, es decir, de legitimación de aquellos a los que Imaz ahora propone marginar políticamente. Por paradójico que parezca, el diagnóstico de Imaz está más próximo a los planteamientos firmes de Rajoy que a la política oportunista de Rodríguez Zapatero. El PNV se ha rebelado contra Ibarretxe porque el lendakari E es una figura política sin contenido, que no tiene nada que ofrecer al nacionalismo, salvo el riesgo de perder el poder en el País Vasco. Además, Imaz utiliza un lenguaje inusual en el nacionalismo, porque el objetivo de la libertad se asocia a la derrota de ETA y porque apuesta por aislar a la izquierda proetarra. Con este discurso, aparte de derogar la estrategia del Gobierno tripartito de Vitoria, marca distancias con la gestión de Zapatero- -que ha hecho lo contrario de lo que defiende Imaz ahora- -y prepara al PNV para una nueva legislatura en la que, con estos planteamientos novedosos, se abre cualquier posibilidad de pactos, incluidos los que pudieran permitir a Rajoy llegar a La Moncloa. Hay suficientes lecciones históricas para recibir con escepticismo los movimientos de apertura del PNV porque mu, chos de ellos han ido seguidos de profundas decepciones, como le sucedió al famoso Discurso del Arriaga Sin embargo, en esta ocasión, Imaz ha llevado la renovación de su partido a una encrucijada y sólo puede saldarse con su victoria o la del sector más soberanista del PNV Además, el Ejecutivo de Ibarretxe se ha quedado sin programa de gobierno, porque la consulta popular era la iniciativa con la que el lendakari tapaba sus irreparables carencias como gobernante y la vacuidad de su equipo. Sin apoyo del PNV el lendakari y su Gobierno están desahucia, dos, porque han perdido y su única opción es la disolución del Parlamento Vasco o la dimisión de Ibarretxe. Imaz ha dicho en el PNV a Ibarretxe lo que nadie ha dicho en el PSOE a Rodríguez Zapatero: cuando una apuesta se pierde, se paga. En democracia, esto consiste simplemente en llamar a los ciudadanos a las urnas. Ahora bien, por favorable que sea la acogida que merecen las palabras de Imaz, quien muy seguro tieneque estar desu fuerza en el partido, alPNV hay que exigirlemucho más queolfato y astucia para superar sus crisis. La responsabilidad de Imaz no acaba en el PNV y sus palabras le obligan moral y políticamente a un cambio de actitud concreto y verificable frente a ETA y Batasuna, porque su partido es culpable en términos políticos de que no se haya conseguido antes lo que ahora- -la deslegitimación social y política de ETA- -reclama con tanto acierto. Si emprende este camino contra ETA, al PNV no le faltarán apoyos. HIPOTECAS INVERSAS Y DEPENDENCIA A aparición, años atrás, delas llamadas hipotecasinversas o de las rentas vitalicias como fórmulas alternativas para que nuestros mayores puedan disponer de más recursos económicos en el tramo final de su vida, fue bien acogida. Es saludable que las sociedades no dejen de idear mecanismos que permitan conjugar el negocio legítimo con la satisfacción de las necesidades reales de las personas. Sin embargo, las hipotecas inversas no terminan de consolidarse en España. Un estudio de la Universidad de Barcelona ha analizado las causas: el arraigo en España de la llamada cultura de la herencia la falta de un conocimiento suficientemente extendido sobre las virtudes y defectos de estos productos; la desconfianza hacia algo que aún se percibe como novedoso y no sometido a una experiencia más amplia; o la adaptación de los mayores a mantenerse con bastantes menos recursos de los que disponían durante su vida laboral. Sin embargo, esun hechoconstatado- -ypreocupante- -elrápido envejecimiento de la población española. La tasa de natalidad no crece en la misma proporción que la de envejecimiento, y la esperanza de vida es cada vez mayor. Se calcula que hoy, en mayor o menor grado, hay ya en torno a un millón de personas mayores calificables como dependientes Por lógica, la cifra crecerá y en 2015 habrá varios cientos de miles más de ancianos L con enormes dificultades para valersepor símismos en muchos aspectos, entre ellos el económico. La Ley de Dependencia promovida por el Gobierno está llamada a ser el remedio a una situación injusta a la que se ven abocadas miles de personas que, en su ancianidad, no se ven amparadas por el Estado en la misma medida en que ellos contribuyeron, durante años y con su trabajo, al sostenimiento del Estado. Pero la Ley de Dependencia necesita menos alharacas electoralistas, menos demagogia, un desarrollo urgente y eficaz, una dotación generosa y una implicación decidida y sincera por parte del Gobierno y las comunidades autónomas. De nada le servirá a Zapatero dar un giro social a su agonizante legislatura si todo lo reduce a palabrería o a los golpes de efecto como la concesión de 2.500 euros por niño nacido. Desde este punto de vista, la apelación que desde el Ministerio de Hacienda se ha hecho a la necesidad de plantear productos financieros que sirvan de apoyo a las familias es oportuna siempre y cuando tal aseveración no esconda el propósito de que las hipotecas inversas por ejemplo, representen el grueso de la financiación dela ley de Dependencia. Estetipoderentas vitalicias son muy aceptables como complemento económico, pero en ningún caso deben configurarse como sustitutivos de los instrumentos financieros de la dependencia. A decisión de Rusia de abandonar los compromisos del tratado que limita la proliferación de armamento convencional en Europa es una mala noticia. No tanto porque vaya a despertar las viejas amenazas militares, algo que afortunadamente ya no es posible, sino porque significa que en Moscú los dirigentes políticos, empezando por el presidente Vladimir Putin, siguen pensando con los mismos esquemas caducos de la guerra fría. Que Rusia decida ahora anunciar formalmente que no respetará el Tratado de Limitación de Armas Convencionales (FACE) -siendo verdad que hace tiempo que no lo respeta casi ninguno de sus firmantes- -no tiene la menor relevancia desde el punto de vista militar. Las tropas rusas no están para amenazar a Europa Occidental y si lo que más desasosiego le crea al Kremlin es que todos los países del centro y el Este de Europa qua antaño fueron sus satélites (incluyendo Ucrania) se vayan aproximando a la OTAN, su actitud no hará sino atemorizarlos aún más. Lejos de despertar simpatías prorusas en Polonia o en la República Checa, lo que Putin logra con este tipo de gesticulaciones es sencillamente que la opinión pública de estos países se reafirme en lo procedente de su opción atlantista. Técnicamente, la única interferencia en la ratificación del protocolo que actualizaba el tratado FACE es la presencia de tropas rusas en la región separatista de Transdiniestria, en Moldavia. Desde la disolución de la Unión Soviética y con el pretexto de proteger a una comunidad rusa, un contingente enviado desde Moscú protege la existencia de este territorio rebelde que constituye un criadero mafioso cuyas ramificaciones llegan a todo el continente. No parece razonable que esta curiosidad geoestratégica se anteponga a la estabilidad de Europa y pueda ser la causa de el empeoramiento de las relaciones con Estados Unidos. Ahora, Putin se siente fuerte porque el alza de los precios del petróleo le proporciona un caudal inmenso de recursos económicos, lo que a su vez le permitirá excitar los sentimientos patrióticos de los rusos como si de verdad existieran las razones de seguridad nacional que ha invocado. La realidad es muy distinta. Hace una década que la OTAN le ha ofrecido a Rusia un modelo de convivencia basado en la idea de que sea un socio estratégico privilegiado, porque desaparecida la dictadura expansiva que gobernó Moscú hasta 1991, no hay ninguna razón para continuar con un espíritu de enfrentamiento. El presidente Putin debería saber que la verdadera amenaza para unos y otros viene del terrorismo extremista contra el que estamos obligados a colaborar. La opción de abandonar el tratado FACE, con los mecanismos de confianza que incluye, es, como ha dicho la OTAN, un paso en la dirección contraria. Es malo para Occidente, pero sobre todo es malo para Rusia. L