Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15- -7- -2007 El modista Yves Saint- Laurent, distinguido con la Legión de Honor francesa 105 Grazie Gianni, con amore de Béjart para Versace R. B. MADRID. Versace empezó a colaborar con la Scala de Milán en los años 80. Debutó con el vestuario de La leyenda de José ballet de Richard Strauss, y continuó con Don Pasquale ópera de Donizzeti. Luego llegaría su colaboración con el coreógrafo francés Maurice Béjart, que sería constante a partir de entonces. En 1987, Gianni vistió a su Ballet del siglo XX. Béjart también había creado una coreografía con motivo del lanzamiento del perfume Versace L Homme. Hoy, en la Scala, Béjart homenajea Versace. Para ello ha creado Grazie Gianni, con amore En la primera parte, los vestidos son de Donatella; en la segunda, se utilizarán diseños originales de Gianni. El acto de la Scala es el principal de una serie de homenajes al creador. En el ballet (y la cena posterior) la principal protagonista será Donatella. La hermanísima y directora creativa de la firma ha declarado que para ella Gianni fue un gran hermano, un gran hombre y un gran artista. Era un genio que se merece todo esto ha afirmado. A la hermanísima se le ha olvidado invitar a Antonio D Amico, novio de Gianni, como él se ha encargado de difundir, así como que no le dejan visitar la tumba de Gianni. El coreógrafo Maurice Béjart, entre los hermanos Versace (Santo y Donatella) ayer en la Scala de Milán de las finanzas) Pero la heredera y socia mayoritaria es su hija Allegra Beck, a quien Gianni había dejado su participación en la compañía (un 50 por ciento) más sus cuatro casas. A su sobrino Daniel, hermano de Allegra, le dejó la colección de arte (diez picassos, por ejemplo) y a su novio una asignación mensual de 33.000 dólares y el uso de la casa que quisiera, pero Antonio D Amico renunció a ello. En The Diana Chronicles Tina Brown vuelve a recordar que Versace cruzó la separación entre moda y fama, como Diana de Gales había cruzado la separación entre realeza y fama. Y sólo dieciséis días AP separaron la muerte de uno en la suntuosa escalera de su casa de Miami y de la otra en París y rodeada de fotógrafos. Dos figuras fundamentales de la cultura popular del siglo XX, pese a quien pese. Victoria de Suecia celebró su trigésimo cumpleaños CARMEN VILLAR MIR CORRESPONSAL ESTOCOLMO. Acababa de cumplir 18 años y era solamente una niña alegre y espontánea, cuando vestida con una capa de terciopelo azul, con colas de armiño, y ante su padre, el Rey, juró solemnemente asumir sus responsabilidades como jefe de Estado, en una palabra, actuar como reina de Suecia a falta de su progenitor, Carlos Gustavo XVI. Ayer Suecia entera, con las banderas al viento, celebró con júbilo que Victoria cumplía 30 años. Un show lleno de sorpresas al que asistieron distintas Casas Reales europeas. La celebración oficial comenzó con una recepción a miembros del Parlamento y del Gobierno, incluido el primer ministro, Fredik Reinfeldt, quien en nombre del Ejecutivo regaló a la princesa una televisión de pantalla plana para su despacho, y culminó con una cena en la residencia de verano de los reyes suecos en la isla Oland. Daniel, el fiel amor de la Heredera, que no acudió a los actos oficiales, se reunió pasada la medianoche con Victoria y varios amigos para disfrutar de un tentempié privado. Aunque se asegura que dentro de poco se anunciará el compromiso de los jóvenes, de momento Sus Graciosas Majestades no quieren oír hablar del asunto. La princesa se dispone a abrir la caja que contenía la televisión que el Ejecutivo le regaló AP