Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 15 s 7 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 91 Madama Butterfly ópera para todos los públicos El debut de Plácido Domingo como director en el Real sirvió para congregar a miles de personas en los alrededores del coliseo s Los espectadores pudieron seguir la ópera de Puccini, en una producción de Mario Gas, a través de una inmensa pantalla RAQUEL RINCÓN MADRID. Ni el sofocante calor que padeció la capital ni el insuficiente número de localidades que se instalaron en la Plaza de Oriente para acoger a los espectadores evitaron ayer que Madama Butterfly sedujera a los madrileños. Así, y a pesar de que el inicio de la transmisión estaba previsto para las 10 de la noche- -una vez finalizada la ópera en directo en el escenario del Teatro Real- la mayor parte de las 1.500 sillas estaban ya ocupadas a las 8 de la tarde. Un gran cubo con pantallas que emitían imágenes de otras óperas de Puccini como La Bohème o Tosca una pantalla gigante y un grupo de chicas vestidas de geisha- -al modo de Cio- Cio San, la protagonista de Madama Butterfly -daban la bienvenida a los visitantes, equipados con sombrillas y crema solar. Aunque se trataba de la tercera vez que el Real acogía esta producción propia de uno de los títulos emblemáticos del género, nadie parecía querer perderse la representación, y los presentes, algunos devotos de la ópera y otros simples curiosos, miraban con ilusión a la pantalla a la espera de la gran historia de amor dramática. Yo intenté conseguir una plaza dentro del Real, porque han vendido 17.000, pero fue imposible. Sé que éste no es un buen sustitutivo, pero al menos me queda el consuelo de que los cantantes principales y Plácido Domingo saldrán a saludar al balcón en el descanso aseguraba uno de los afortunados de las primeras filas. Y es que, sin duda, el gran reclamo de la noche fue el debut de Plácido Domingo en el foso del Real en una ópera. Tenemos la suerte y el orgullo de que uno de los mejores tenores del mundo nos visite ahora como director. He seguido a Plácido durante 40 años y es increíble la cercanía que consigue con el público, aunque La traviata es su obra maestra aseguraba con entusiasmo una de las espectadoras. Otro de los alicientes que consiguió atraer al público fue el innovador montaje escénico de Mario Gas, quien sitúa la acción en un plató de cine de principios del siglo XX. Me encanta que se haga una versión distinta y fresca basada en los años 30 aseguraba una señora tras quejarse de que los árboles impedían una visión clara. A pesar de que no todos los DANZA Chanta La Mui Bailarines y Coreografía: Olga Pericet, Daniel Doña, Marco Flores. Lugar: Centro Cultural de la Villa de Madrid Jóvenes y sin complejos JULIO BRAVO El joven trío que conforman Olga Pericet, Daniel Doña y Marco Flores (al que hay que añadir a Manuel Liñán) son puntas de lanza de una generación de bailaores que trata de encontrar su propia voz coreográfica e interpretativa a partir del flamenco y de su aprendizaje en otras disciplinas artísticas. Habrá quién lo llame fusión (una palabra muy mal vista en el mundo flamenco) pero es en realidad más una búsqueda de identidad, una necesidad de escapar de ciertos corsés formales. El flamenco está en su raíz, pero la fascinación por las distintas formas de danza contemporánea o incluso clásica hace que las asuman también como propias. Al baile le hacen falta artistas con esta inquietud, siempre que, como en este caso, venga acompañada de calidad (algo que algunos bailaores más populares o mediáticos sustituyen por actitudes carnavalescas o chufleteras) Olga Pericet, Daniel Doña y Marco Flores acaban de presentar en el Centro Cultural de la Villa su último espectáculo, titulado Chanta la mui Cierra la boca en caló) también nombre de su compañía. Se trata de un trabajo común: los tres bailan y los tres coreografían para los tres. Son bailarines que han bebido en distintas fuentes y han forjado cada uno una personalidad distinta, pero que tienen en común la claridad de movimientos, la técnica segura, la sobriedad, la musicalidad, la calidad... y las ideas. Son tres bailarines que bailan lo mismo, que tienen la misma concepción de la danza, y eso se nota en sus intervenciones conjuntas, resueltas con sobrada solvencia. Su faceta creadora es únicamente el otro lado del espejo de su faceta interpretativa. La base es el escenario vacío, con apenas algunos elementos de atrezzo ocasionales (rompe la magia, eso sí, la demasidada limpieza del suelo a medio espectáculo y a la vista del público, algo que deberán resolver) Con la columna vertebral del flamenco, que es la razón de ser de este trío, sus coreografías exploran en otros terrenos distintos, siempre con equilibrio, siempre con conocimiento, con decisión, sin complejos ni miedos a lo desconocido. Un espectáculo más que notable. Numerosas personas se concentraron frente al Teatro Real presentes fueran expertos en el género, la mayoría coincidía en que Madama Butterfly posee una historia trágica que llega a todo el público. El mejor acto es el tercero, porque incluye el dramatismo de la muerte. La ópera podría ser más popular si no tuviera unos precios tan prohibitivos. Fíjate como se ha llenado esto Los más devotos del género se asomaban con resignación a los interiores del Real intentando imaginar la maravilla de la representación en directo: Junto con Tosca es lo mejor de Puccini, que es un autor na- DANIEL G: LÓPEZ Montaje cinematográfico Tenemos la suerte y el orgullo de que uno de los mejores tenores del mundo nos visite ahora como director da belcantista como ocurre con Rossini o Donizetti; y Cristina Gallardo- Domas, la cantante que interpreta a la geisha, es magnífica. Yo tuve la suerte de ver la obra en la Metropolitan Opera House, pero estar bajo las estrellas, es también toda una experiencia A medida que la noche caía, la Plaza de Oriente se silenciaba expectante. Los últimos en llegar se acurrucaban entre los setos y en los alrededores del Palacio Real se oía el murmullo de la música de Mozart. Un auténtico broche de oro para el cierre de la temporada del Real en su décimo aniversario estaba a punto de comenzar, y finalmente, el Palacio de Oriente y sus visitantes quedaron eclipsados por el vuelo de una mariposa que dibujó música con mayúsculas. Más información sobre el espectáculo: http: www. teatro- real. com Plácido Domingo, que dirigió ayer la ópera, y alguno de los actores saludaban ayer al público en el intermedio de la representación DANIEL G: LÓPEZ