Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍA En portada s Las comunidades autónomas piden para sí la gestión aeroportuaria DOMINGO 15 s 7 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) España cuenta con ocho de los 50 aeropuertos más importantes de Europa. Sin embargo, su gestión es, hoy día, muy diferente a la de la mayoría de sus socios europeos. Mientras que la tendencia es individualizar la gestión aeroportuaria, aquí se mantiene el modelo que siguen países como Rumania, Portugal o Bulgaria. El de una gestión centralizada, bajo el paraguas protector del Estado. En nuestro caso, Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea, adscrito al Ministerio de Fomento) Precisamente, fuentes de Fomento defienden el modelo de gestión de Aena, porque sólo una gestión común, en red, como la que realiza esta institución, permite beneficiar no sólo a un aeropuerto determinado, sino al conjunto de todos los aeropuertos del país, de una forma solidaria La polémica, pues, está servida. Y, como no podía ser de otra manera, su politización, también. De hecho, las reacciones de los políticos, y sus intereses, no se han hecho esperar. El presidente de CiU, Artur Mas, fue el primero en coger el guante lanzado por los empresarios y presentaba a principios de esta semana una propuesta sobre el Los empresarios proponen: 1. Nuevo modelo aeroportuario extensible a todo el territorio 2. Las competencias de navegación y seguridad aérea dependerán de la Administración central 3. Creación de un fondo de cooperación para financiar los aeropuertos deficitarios 4. La gestión de los aeropuertos se realizará a través de un nuevo ente autónomo, en régimen de concesión directa por parte de la Administración central mediante un canon. 5. Las competencias de los entes autónomos pasarían por la gestión de slots política de inversiones y endeudamiento, acuerdos estratégicos con otros operadores y recaudación de tasas aeronáuticos. modelo aeroportuario catalán. Según Mas, es necesaria la creación de una Autoridad Nacional de Aeropuertos de Cataluña- -similar a lo que Aena representa en el conjunto del Estado- -que implicaría otorgar el 60 del control de la gestión del aeropuerto de El Prat a la Generalitat, entidades locales y organizaciones sociales y empresa- riales catalanas, frente al 40 del Estado. Una vez más, los nacionalistas catalanes vuelven a utilizar asuntos de interés general como moneda de cambio en forma de concesiones para el autogobierno De hecho, el principal partido de la oposición del Gobierno catalán quiere hacer extensivo el acuerdo alcanzado con el tripartito sobre la Agencia Tributaria de Cataluña al nuevo modelo de gestión aeroportuaria. Sin embargo, esta reivindicación de CiU- -que, por cierto, se quedó fuera durante la campaña del Estatut- -no ha contado con el apoyo de los partidos que componen el tripartito, del PP y de Ciutadans. Entre las críticas, las palabras de Roberto Labandera, diputado del PSC: Está comprobado que las fórmulas monopolísticas no funcionan en materia aeroportuaria. Y es que el reparto de poder para la gestión del aeropuerto barcelonés planteado por los nacionalistas catalanes- -un 40 bajo el control de la Generalitat, un 10 a entidades locales, otro 10 a organizaciones sociales y empresariales catalanas, y otro 40 al Estado- -no supondría una gestión privada e independiente del mismo. Según el portavoz parlamentario del PP catalán, Francesc Vendrell, el modelo de gestión de El Prat propuesto por CiU sería más intervencionista que Stalin ya que tan sólo un 10 estaría en manos de organizaciones sociales y empresarios, lo que significa que un 90 de la gestión dependería de las administraciones públicas, que no son precisamente manos privadas Ante estas acusaciones, el portavoz parlamentario de CiU, Felip Puig, se defiende y señala que, en el modelo planteado por su partido, si bien en el consorcio que gestionaría el aeropuerto deberían estar las distintas administraciones, el consejo de administración sería plenamente profesionalizado, no político En esta línea, estaría el sentir de los empresarios. Que si bien no han hecho público su interés por gestionar al 100 pequeñas Aenas locales según qué aeropuertos y qué autonomía, sí ven con muy buenos ojos el compartir la gestión con la representación pública, pero autónoma. Francisco Longo, profesor de Esade, advierte que en este asunto, los empresarios han tomado un fuerte protagonismo, pidiendo, en primer lugar, una gestión que se acerque al territorio, esto es, la descentralización. Y, segundo, la intervención del sector privado, o lo que es lo mismo, la profesionalización Fórmulas para un nuevo modelo de gestión podría haber varias, aunque primarían dos: o bien transferir la gestión total al sector privado, o bien, partenariados entre sector público y privado, tal y como funciona, y con éxito, en la Feria de Barcelona dice el profesor Longo. En cualquier caso, el servicio seguiría siendo público, y la gestión privada, o semiprivada. Entre los empresarios, la postura es firme y clara: el grado de privatización de los aeropuertos debería ser considerable, para conseguir la máxima eficacia de cada uno de ellos dice un ejecutivo del sector. Además- -continúa- si se gestionan cada uno por su cuenta, podrán competir entre sí, lo que redundaría de forma positiva en una mayor transparencia de su financiación y destino de los fondos El profesor del IESE, Pedro Nueno, se inclina más por recordar las ventajas que acarrearía una nueva concepción de la gestión aeroportuaria en España: Se debe pensar más en el cliente, en la eficiencia, en la competencia y en salir al encuentro de la demanda con agilidad. Políticos y empresarios deberían negociar para conseguir en el sector el máximo de compañías y el máximo de conexiones. Un operador