Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Cinco años de la recuperación de Perejil DOMINGO 15 s 7 s 2007 ABC Los Barrios texto normal Los Barrios Palmones Palmones Alicante La Línea de la Concepción Botafuegos El Rinconcillo Rabasa Mar Algeciras Los Pastores Los Pastores Algamasilla El Pelayo El Pelayo Bahía de Gibraltar Algeciras Golfo de Cádiz Mediterráneo Cádiz San Fernando San Fernando Isla Perejil Ceuta Cortijos de Arenillas Estrecho de Gibraltar Isla del Perejil Buque Castilla (Mando operativo) Fragata Navarra Tarifa Punta Leona Dalia Dalia Punta Almina Benzú Beni Beni Mesal Mesal Helicóptero Bolkow de apoyo y vigilancia 2 Ceuta Helicópteros de transporte Cougar Helicóptero Bolkow de apoyo y vigilancia Beni Mesal Península 7 helicópteros, 4 de ellos con 28 soldados de élite, de ellos 23 son boinas verdes con base en Rabasa (Alicante) y los otros de infantería de Marina de San Fernando (Cádiz) 1- Antes de las a las 6.00 parten de la 3 4 5 Isla del Perejil 2- Tres de los siete helicópteros sobrevuelan la zona en misión de apoyo y vigilancia 3- 6.21- Los restantes aparatos dejan en tierra a los dos comandos en lo más alto de la isla Campamento marroquí 4- El campamento marroquí, que se encuentra en la parte baja junto a una pared de rocas, es vigilado por un comando de seguridad español Fuente: Ministerio de Defensa- Military Balance 5- Mediante megafonía y desde lo alto de la isla, el comando español exige a los soldados marroquíes su rendición Si veis algo extraño, disparad Cinco años después de la operación militar que desalojó a los soldados marroquíes que habían ocupado la isla Perejil, de soberanía española, varios protagonistas narran a ABC cómo se vivió en la primera línea y en el mando de operaciones POR PALOMA CERVILLA MADRID. Hubo tensión, algo de miedo, buen humor y alguna que otra sorpresa. La operación de reconquista de Perejil hace cinco años, con la que se puso fin a la ocupación marroquí de este pequeño islote de soberanía española de no más de quinientos metros de largo, es recordada en ABC por algunos de sus protagonistas como una relevante actuación de las Fuerzas Armadas, no por la envergadura de la misma, sino por lo que subyacía detrás de este pulso lanzado por el vecino marroquí. El inicial desconocimiento de las intenciones reales de Marruecos ¿por qué se ocupaba este islote tan insignificante, sobre la mesa, para España y Marruecos? ¿escondía unas pretensiones más ambiciosas sobre otras plazas como Ceuta y Melilla? ¿con qué fuerza militar contaba Marruecos para mantener este desafío? convertían la operación en una incógnita sobre su resultado final. Estas fueron algunas de las preguntas a las que intentaron responder los responsables militares y políticos que tuvieron que diseñar el dispositivo militar. Fueron unos días de una gran tensión y hubo más de un momento difícil y complicado comenta una de las fuentes consultadas por ABC. Se plantearon, fundamentalmente, dos alternativas: la intervención de la Armada, a través de buceadores que ocuparan la isla, y la actuación de las Fuerzas Especiales, que fue la que finalmente se utilizó recuerdan los testigos. La operación era sencilla, pero el problema era que no se sabía lo que había detrás y, por eso, hubo que poner en alerta a todas las Fuerzas Armadas y tener previsto un despliegue para operar en el norte de África Desde un primer momento, lo esencial para el Gobierno de José María Aznar era disponer de información sobre el tipo de armamento con el que contaban los marroquíes que habían ocupado la isla y cuántos eran. Para conseguir este objetivo, los servicios de inteligencia se pusieron a trabajar y realizaron un trabajo excepcional Con los datos en la mano y tras el fracaso de los esfuerzos diplomáticos desplegados para recuperar la normalidad de un territorio que no era valioso, pero sí tenía un valor simbólico tres días después de la ocupación se da la orden de preparar un plan de acción. La operación, que tiene lugar el miércoles 17 de julio, se dispuso a lo largo del fin de semana. Se quiso dar una sensación de normalidad durante esos días para no descubrir ningún tipo de movimiento cuentan los testigos. Una normalidad que consistía en la no utilización de los coches oficiales y en cumplir los ritos habituales de comer en casa a la hora de siempre. Esta normalidad la rompió el jefe de la unidad de las Fuerzas Especiales, al que también se le pidió discreción cuando se le citó en el Ministerio de Defensa para preparar el despliegue, pero que cruzó el Paseo de la Castellana, desde el hotel donde estaba alojado, con el uniforme de camuflaje y la boina verde. Esto obligó a taparlo con una capa, a pesar de las altas temperaturas, en el momento de ir al Palacio de la Moncloa a presentarle el dispositivo al presidente del Gobierno. Con el visto bueno al plan militar, días antes de su inicio, los jefes de las unidades que iban a participar en la recuperación de Perejil comenzaron a reclutar a los soldados que tomarían parte en la misión. Recibí una llamada de mi jefe diciendo que necesitaban pilotos que utilizaran gafas de visión nocturna comenta uno de los protagonistas de la operación, un piloto, y que nos presentáramos en la unidad, sin decirnos para qué. Posteriormente, sólo nos apuntaron que posiblemente habría que realizar una operación en Perejil Tres días antes de la acción, cinco helicópteros se desplazan a la base de Morón y allí se organizó lo que se denomina el orden de batalla el lugar y la posición que iban a ocupar en Desde el helicóptero veíamos muchos puntos blancos; pensábamos que era el enemigo, pero eran cabras Avanzábamos poco a poco por la isla, muy despacio, por temor a que estuviera minada