Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 15 s 7 s 2007 ABC (Viene de la página anterior) constituye en un momento determinado con fecha y hora? ¿O es un proceso continuo y lento que depende de muchos factores: culturales (fabulaciones históricas entre ellos) socioeconómicos y políticos? De todas maneras, el hecho de que los liberales usaron (o mitificaron) la Guerra de la Independencia desde la mitad del siglo XlX para intentar crear un sentido de unión nacional me indica que, a juicio de la élite política, aún le faltaba un camino largo al proceso decrear la nación. Tampoco creo que el intento liberal llegara al final del camino, lo que explicaría en gran parte el surgimiento de nacionalismos regionales a finales de aquel siglo... Sin duda, la guerra habrá impulsado el proceso, pero no lo acabó ni mucho menos. La resistencia española erosionó las posibilidades de Napoleón El hispanista asegura que durante la Guerra de la Independencia Bonaparte no fue capaz de esbozar una estrategia efectiva y coherente de contrainsurgencia -En 1808 Francia y España, aliadas durante doce años, se ven inmersas en una guerra que durará seis años. ¿Por qué Napoléon, agresivamente, y la monarquía española, con gran reticencia, se precipitaron a ciegas? -La hemorragia de pérdidas humanas en la Guerra de la Indepedencia se situó entre 560.000 y 885.000 personas: ¿Por qué en todas las grandes tragedias el pueblo es carne para la guerra? -El pueblo constituye la mayoría de la población y por lo tanto la mayor parte de los ejércitos en lucha. Y no suele tener los recursos de los acomodados o privilegiados para escapar de los estragos de la guerra. -Creo poder afirmar que nadie (o muy pocos) querían una revolución social. Dudo incluso de que entre el pueblo llano muchos quisieran una revolución política. Reformas, sí. Lo que querían en particular los trabajadores de la tierra era la abolición de los diezmos y los tributos señoriales que pesaban como una losa sobre ellos. ¿El pueblo llano español no quería ninguna revolución contra el invasor francés en 1808? ¿Cuál fue la hemorragia de pérdidas humanas en la abominable Guerra Civil (1936- 1939) -La gestión de las zonas conquistadas por los rebeldes sublevados durante la guerra en primer lugar, y en segundo tras la victoria a nivel nacional, fue de lo más brutal: 120.000 personas asasinadas o ejecutadas por la represión franquista durante la guerra y posguerra- un número que puede finalmente llegar hasta 150.000- según estimación del profesor Reig Tapia; en el bando gubernamental, 38.000 asesinados o ejecutados- que rondarán en la cuenta final los 50.000- Para los rebeldes y luego para el régimen dictadorial victorioso se trataba claramente de una guerra de exterminio del enemigo político, de la antiEspaña, como decían; en la zona gubernamental- muy particularmente en los primeros meses de la guerra- se trataba de vengarse del enemigo socioideológico, ya fuera de clase, de religión, o de política adversa. Luego, estos paseos se podían frenar. Hay que condenar los asesinatos de cualquier parte. -Varios motivos incitaron a Napoleón en 1808 a querer dominar a su aliado español, que erróneamente, por las remesas de plata colonial, él creía mucho más rico de lo que era, pero cuyos recursos eran, a su juicio, mal aprovechados. En su lucha contra Inglaterra, que en aquel momento consistía en una guerra económica total para bloquear el comercio inglés con el Continente, el control de las costas, puertos y barcos era vital. España, con su largo litoral mediterráneo y atlantico, había sido hasta la batalla de Trafalgar un gran poder naval; tras la derrota, sus arsenales y astilleros se paralizaron. Napoleón estaba convencido de que si se ponía fin al desorden y desperdicio la marina española podía recuperar su potencia antigua que el Emperador necesitaría, además de los recursos de plata, para sus principales objetivos en Oriente. Al mismo tiempo, Napoleón consideraba España un aliado poco satisfactorio, con un gobierno cuya adhesión a su causa no era demasiado fiable y regida por el último Borbón que ocupaba un trono de importancia en toda Europa. Así él se lanzaba con cierta agresividad a controlar el destino de su aliado, mientras la monarquía española, sin saber a qué atenerse, no podía ser más que reticente a entrar en conflicto sin perspectivas de ganarlo contra el todopoderoso Emperador. Ronald Fraser ha volcado en La Maldita Guerra de España doce años de investigación citaba en España. Era durante la Guerra de la Convención entre España y Francia (1793- 1795) cuando los ejércitos revolucionarios invadieron Cataluña, el País Vasco y Navarra. Una guerra de ocupación en España es inviable- -advertía con perspicacia Napoleón- -porque esto provocaría un levantamiento popular Para su desgracia, ya Emperador, Napoleón olvidó sus propias advertencias una década más tarde. Y al final de su primer reino, cuando en 1814 los aliados avanzaban por la frontera francesa, llamó al pueblo francés a formar guerrillas para resistir al enemigo por todos los medios. Entonces, tal vez, entendió lo que no quiso entender antes de la resistencia popular española, la guerrilla en particular. Porque durante la Guerra de la Independencia no fue capaz de esbozar una estrategia efectiva y coherente de contrainsurgencia. No se puede decir que España fuera la tumba del imperio napoleónico; los sueños imperiales, por no decir imperialistas, de Napoleón se enterraron en la nieve rusa. Pero eso sí, la resistencia española, ayudada por los ejércitos anglo- portugueses, erosionaba sus posibilidades militares en otros países, obligándole a dedicar hasta 350.000 soldados en un intento infructuoso de controlar España. cima de todo, ¿mucho miedo... -Curiosamente, cuando con sus 25 años era el general más jóven del ejército revolucionario francés, Bonaparte dejó constancia de la resistencia popular que una invasión extranjera sus- ¡La guerra de España me ha perdido! confesaría Napoleón en el destierro de Santa Elena. ¿Llegó a comprender Bonaparte la naturaleza de un conflicto que no le enfrentó a un ejército, sino a todo un pueblo? ¿Fue España la tumba del imperio que soñó? El Emperador consideraba España como un aliado poco satisfactorio -La realidad de la guerra para las clases populares fue muerte, enfermedad, hambre, huidas, incursiones, batidas, redadas, requisas de víveres, y miedo, por en- -Miedo de todos los ejércitos, francés, inglés y español, al igual que en ocasiones de los guerrilleros, porque el mundo rural sabía lo que les podría costar: si no la vida, la pérdida de sus bienes o la requisa de sus cosechas y animales. En el primer año de la guerra, el miedo fue tan tremendo que ante la amenaza de una incursión enemiga los habitantes de los pueblos huían al monte donde sobrevivían en condiciones infrahumanas, lo que en el frío invernal de 1808- 1809 aumentó la tasa de muertes, tanto de los mayores como de los niños. En un caso catalán, que no sería atípico, los habitantes de Bràfim en la provincia de Tarragona, huyeron 18 veces de sus casas en los seis años que duró la guerra; y la última vez fue ante el avance del ejército español que venía a liberarles.