Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 14 s 7 s 2007 ABC ¿La solución del misterio H. P. El sorprendente éxito mundial de los libros de J. K. Rowling se debe- -a pesar de la incompentencia literaria de la autora- -al apoyo mediático que ofrecen las películas POR ANDRÉS IBÁÑEZ Nos acercamos al final de la saga Harry Potter, y ya podemos decir sin temor a exagerar que el personaje creado por J. K. Rowling es el fenómeno literario más sorprendente y significativo de este comienzo de siglo. Pero, ¿a qué se debe tanto revuelo? ¿Por qué gustan tanto los libros de Harry Potter? Los tres primeros libros (aparecidos respectivamente en 1997, 1998 y 1999) eran literatura infantil, obras repletas de magia y de sorpresas divertidas. Sin embargo, a partir de la cuarta entrega, Harry Potter y el Cáliz de Fuego (2000) y en lo que podemos considerar la segunda trilogía que incluye Harry Potter y la Orden del Fénix (2003) y Harry Potter y el Misterio del Príncipe (2005) el tono se hace más sombrío y los libros parecen aspirar a una complejidad mayor, lo cual quiere decir que la política y las intrigas por el poder cobran importancia. Hay problemas en el Ministerio de Magia, que se parece cada vez más a una especie de gobierno paralelo al de Downing Street (el ministro de magia se presenta regularmente en el despacho del primer ministro de turno en medio de un fuego verde y, aparentemente, tiene tanto poder como éste) Voldemort y sus magos oscuros se dedican a asesinar a muggles (personas que no son magos) o bien a obligarles a hacer cosas horribles en lo que parecen actos terroristas, pero el ministro de magia no quiere que se sepa nada de esto. La escalada terrorista de Voldemort sólo es posible a causa de la falta de previsión del Ministerio de Magia que, frente a las denuncias de Dumbledore, se dedica ahora a levantar una cortina de humo para ocultar su propia incompetencia. ¿Les suena de algo todo esto? A pesar de todo, la saga de Harry Potter da la impresión de colgar de alfileres de un puñado de decisiones apresuradas. No parece lógico que el gran mago Dumbledore tenga el cargo, insignificante al fin y al cabo, de director de un colegio, y uno no acaba de entender dónde está esa especie de reali- Dos niñas, auténticas devotas del mago juvenil Nadie lee los libros de Harry Potter con tanta atención como los niños, y entre ellos, destacan dos grandes fans del mago. Laura Mañas Arana tiene doce años, estudia en la Clinton School for Writers and Artists de Nueva York y escribió un trabajo de clase sobre Harry Potter y el Misterio del Príncipe la sexta entrega. Sin embargo, Laura no está sola en su admiración, porque María Lakhsmi Álvarez Portillo, de 16 años, ha confesado también su fascinación por las historias de la escritora J. K. Rowling en una magnífico texto. Mientras que a María le gustan más los tres primeros libros, más luminosos y divertidos Laura prefiere los tres últimos, con su oscuridad y su terror. En opinión de Laura, la autora escribe mejor y con un lenguaje más rico a medida que avanza la saga, aunque lamenta que el personaje de Harry Potter nunca acabe de estar bien definido por su autora. Un grupo de niños en San Francisco espera para pasar a un autobús temático sobre Harry Potter dad paralela en la que habitan los magos, que parece reducida en la práctica a un cierto callejón mágico de Londres donde se venden varitas y capas de invisibilidad. Uno no acaba de entender tampoco por qué la saga no establece ningún vínculo con la tradición mágica de las Islas Británicas, que incluye leyendas y tradiciones folclóricas, obras literarias y tratados medievales. Uno sospecha que Rowling no ha deseado establecer tales vínculos porque eso le habría obligado a pasar meses documentándose y le habría quitado tiempo en su tarea de escribidora. La lectura de los libros tampoco sirve para explicar su éxito universal y la pasión que generan en sus seguidores. Están escritos de cualquier manera, con un lenguaje tosco y apresurado, y proceden por acumulación de acciones, de escenas, de diálogos, todo ello salpicado, eso sí, de trucos mágicos. Las capacidades descriptivas de Rowling son nulas, como lo es su capacidad para crear personajes o para hacer que se manifiesten a través del diálogo. Los últimos libros de la saga son más largos simplemente porque la autora se ha relajado y se pierde en larguísimas y tediosas escenas que han olvidado ya toda idea de función, ritmo o economía expresiva. Pero lo más sorprendente en estos libros supuestamente narrativos es que J. K. Rowling parece ser totalmente incapaz de Laura Mañas Arana 12 años UNA PUERTA A LA FANTASÍA M e ha encantado este libro. Hay tanto misterio y tanto suspense, y partes de miedo, y está tan lleno de fantasía y de magia y de emoción... Además es muy triste, casi no podía soportarlo. Es muy difícil aceptar la muerte de Dumbledore y el hecho de que a Harry le va a resultar muy difícil matar a Voldemort ahora que está completamente solo y que Dumbledore no está a su lado para ayudarle. Además, es deprimente ver que Harry casi no tiene posibilidades contra Voldemort y que es probable que no siga siendo el chico que sobrevivió mucho tiempo. Éste es también el mejor libro de todos porque está escrito con belleza y riqueza y está lleno de detalles. Este libro hace que te metas en la historia y que se te queden los ojos pegados al libro, la verdad es que no podía parar de leer. Ahora me siento vacía por dentro, como si hubiera dejado atrás una parte de mi vida porque Harry Potter se había convertido en una parte de mi vida diaria, era un libro que leía todos los días durante un cierto tiempo aunque tuviera cosas que hacer. Las páginas de este libro son como una puerta a un mundo mágico que se ha convertido en parte de mí. Yo podía olvidarme de todos mis problemas y de mis días aburridos y meterme en este mundo lleno de fantasía y de magia, vivir en un castillo, hacer embrujos, visitar recuerdos, etc. Por eso, entenderéis que después de tener esta obsesión con Harry Potter me sienta completamente vacía y a la espera del siguiente libro. Recomiendo este libro a todos los fans de Harry Potter ¡claro! y a todos los que aman los libros llenos de fantasía.